News

2019: el año del Body Positive (menos expectativa, más sinceridad y felicidad)

Ya es el concepto del año. El movimiento “cuerpos en positivo” está rompiendo la dictadura de los cánones de belleza, y en esta nota repasamos (homenajeamos) sus hitos más recientes y sus mujeres símbolo.  El nuevo estereotipo es que ¡no hay estereotipos!

Ashley Graham, modelo de su propia colección para la marca Marina Rinaldi. Foto: Fotonoticias.

Hablar sobre Body positive (un movimiento global que trata específicamente de “cuerpos en positivo” y nace con la creación de la revista Belleza XL, en la cual muchas mujeres –famosas y no famosas– se animaron a hacer de sus cuerpos su propio escudo y derribar todos los estándares de belleza) y no hablar de perfeccionismo resulta imposible.

Y quizás por eso, porque soy mujer y porque el “síndrome del perfeccionismo” me ha perseguido y pisado los talones durante años (como a muchas de ustedes, seguramente) es que escribir esta nota (un lugar en el que siempre me siento expuesta y desnuda, para qué mentirles) es todo un desafío. Y es un desafío porque sé que debo y tengo que ser cuidadosa. Y porque nunca sabemos qué es aquello que lleva al otro a sufrirse y padecerse sin querer… y sin quererse, claro. Nadie sufre porque quiere. Nadie, por más intrépido que sea, se hunde en el pantano del dolor y el autorrechazo porque tiene ganas.

Mientras escribo me pregunto de quién es la culpa. Si propia o ajena… Si somos rehenes de nuestro propio y distorsionado espejo o, en realidad, nos entregamos como ofrendas y vivimos (y otras tantas veces morimos) presos del falso y lacerante reflejo que los otros proyectan sobre nuestras emociones, nuestras elecciones, nuestros cuerpos, ¿nuestros sueños?

Lady Gaga, modelo de su propia línea de cosméticos. Foto: Instagram.

¿Somos aquellas personas que queremos ser? ¿Nos animamos realmente a ser genuinos con nosotros mismos? ¿Realmente nos hace bien la exigencia de vernos siempre bien? ¿Nos sentimos obligados a parecernos al resto? No lo sé, pero de algo estoy segura: lo primero que nos enseñan desde que nacemos (y más a las mujeres que a los varones) es que debemos ser obedientes y gustarles a los demás.

Como si cualquier acto de rebeldía, alteración de algún orden preestablecido o intentar sacar el pie del barro de lo conocido (con la única y noble intención de transformarnos en las huellas de nuestro propio destino) nos convirtiera en seres raros, inadaptados, ¿distintos?

Estoy por terminar y recuerdo un artículo sobre el perfeccionismo que escribió la Lic. Margarita Rodríguez Suárez, especialista en Terapia Cognitiva Conductual, la misma que desde años se encarga de tomarme de la mano y traerme hacia la orilla cada vez que la necesito. Consulto documentos guardados, textos, archivos. Finalmente, lo encuentro: “El perfeccionismo es la creencia de que hay una forma elevada y perfecta de ser y hacer. La vida es como atravesar un río con aguas a veces revueltas, pero se lo cruza gracias a que existen determinadas piedras (creencias) que consideramos seguras. De otra manera no podríamos cruzarlo. Pero a veces las creencias son disfuncionales. O sea que a veces esas piedras, lejos de ayudarnos, nos hunden”, escribe.

Campaña de Fenty. Foto: Instagram.

Otra vez, la palabra “hundirse” aparece en mi columna sin pedir permiso y se instala. Y entonces me obliga a mirarla. A verle los hilos. A darme cuenta de que ninguno de nosotros tiene por qué creer en nadie más que en nosotros mismos, y que mostrarnos verdaderos y vulnerables siempre nos hará más fuertes, más sinceros, más ¿genuinos?

Yo creo que sí. O, mejor dicho, estoy segura de que es así. Y por eso hoy quiero mirarlas a los ojos y brindar para festejarnos las diferencias. Para abrazar todo aquello que nos constituye y nos hace únicas. Para redefinir la palabra defecto y transformarla en libertad. Para ser y hacer confiando en la única mirada que siempre nos hará de faro y de guía: la nuestra.

Ashley Graham comparte imágenes de su embarazo como una mujer real. Foto: Instagram.

Ashley Graham: la más grande. Decir de ella que es una modelo ya no la representa. Ella es activista del Body positive y símbolo plus size (literalmente) universal. Se metió en las campañas hasta hace poco inaccesibles para cuerpos que no encajaban en el modelo y recientemente presentó su cuarta colección cápsula para la firma italiana Marina Rinaldi que forma parte del grupo Max Mara, otra vez potenciando las curvas y el cuerpo de una mujer real y poderosa. Y siempre con slogans que apuntan al empoderamiento y la autoestima como “Stand up for curves, confidence is sexy” (Defiende las curvas, la confianza es sexy).  Actitud, sensualidad, girl power y toda la belleza de esta súper mujer de 31 años, que ahora comparte orgullosa las fotos de su primer embarazo. “Hago ropa para estar deslumbrante”, expresó Ashley Graham en una de sus primeras declaraciones como diseñadora. Eligió mostrar ella misma las prendas en un claro testimonio de su compromiso con la causa para combatir los estándares rígidos de la moda y luchar por una oferta más diversa, amplia y adaptada a la realidad del cuerpo de las mujeres de todo el mundo.

Lady Gaga, make up sin retoque. Revolucionaria como ninguna, la artista lanzó su propia línea de maquillaje con un plus: sin retoque. Ella es la imagen de su línea de cosméticos llamada Haus Laboratories. Toda su campaña está hecha sin Photoshop, sin ocultar los poros ni la textura de la piel de su cara.

La periodista Radhika Sanghani impuso la campaña #sideprofileselfie. Foto: Instagram.

El poder del hashtag, #sideprofileselfie. Era un complejo. Fue una ola que arrasó Instagram y Twitter. La periodista Radhika Sanghani mostró su nariz como nunca antes lo había hecho (al contrario, la ocultaba) y fue millones de likes y reproducciones de otras narices sin complejos. #freethepimple. Creado por la modelo Louisa Northcote. Una movida “skin positivity” que animó a compartir retratos libres de filtros, con granos, marcas… ¡como todas!#normalizeskintexture. La maquilladora británica Katie Jane Hughes (trabaja con Ashley Graham) inició la movida en Instagram a través de la cual promueve postear fotos de make up, pero sin retoques. Poros, pliegues en imperfecciones no se ocultan en las fotos que muestran su make up.

Marcas que dejan marcas. En las redes sociales H&M empezó a publicar modelos plus size. Y Zara vendió sus colecciones con modelos mayores de 30 y sin retocar. La respuesta de seguidoras y compradoras fue 100% positiva. Un pequeño paso para marcas influyentes, un gran salto para comprobar que algo está cambiando.

Los maniquÍes están vivos. Los maniquíes plus size en una de las tiendas Nike más importantes de Londres volvieron a exhibir el verdadero y contundente alcance del movimiento Body positive. La marca acompañó la acción con un comunicado que fundamenta las razones de la decisión.

Meghan Markle quiso mostrar una visión positiva y natural de una mujer embarazada. Foto: Instagram.

La lección de Meghan Markle. La duquesa de Sussex fue la editora invitada de la codiciada edición de septiembre de Vogue norteamericana y celebramos que lo aprovechará para hacer un homenaje a 15 mujeres elegidas por su “fuerza para el cambio”, señaladas por esta celeb que, en su temporada de mayor exhibición (durante el embarazo y después del parto), eligió siempre mostrarse al natural y se convirtió así en embajadora de lujo del Body positive.

La Ley de talles avanza. El pasado 20 de marzo el Senado dio media sanción a un proyecto de ley que busca unificar las medidas de los cuerpos argentinos. El 2 de julio hubo una sesión informativa en Diputados. Falta que se ponga una fecha para el debate. Conseguir talle de ropa es un calvario para muchas mujeres. El mediano de una marca es grande en otra, y generalmente no tienen en stock más allá del 40. Por eso es necesaria una ley de talles que unifique las medidas de acuerdo a los estándares de cuerpo de las argentinas. “Al 70% de las argentinas le cuesta encontrar talles y destacamos los efectos negativos que acarrea esta situación en la salud psíquica de las personas”, le cuenta a Para Ti Sharon Haywood, fundadora y directora de la ONG AnyBody Argentina, del movimiento global Endangered Bodies (“Cuerpos en riesgo de extinción”). A su entender, el proyecto de ley que ya recibió media sanción en el Senado carece de importantes detalles como la reglamentación de la cantidad de talles que una marca debe tener en stock, pero asegura que “es clave avanzar con este proyecto. El primer paso es que se apruebe y después se verá la manera de ir modificando la ley”, aclara. Hay cuatro comisiones abocadas a estudiar el proyecto de ley para que luego pueda ser debatido en la Cámara de Diputados. Son la Comisión de Defensa del Consumidor, del Usuario y de la Competencia, que es la que denominan “cabecera” porque está a cargo de organizar las reuniones con las otras comisiones para tratar el proyecto: la de Industria, la de Comercio y la de Legislación General.

DESFILE FENTY
FENTY FOTO: FOTONOTICIAS

La voz de Rihanna. Ella es una bomba –es parte del canon y es unánime–, y el desfile de Savage X Fenty de su propia marca fue un himno a la inclusión. Todas las mujeres pueden usar su lencería y sentirse sexies. Diversidad étnica, todos los talles y hasta una embarazada a punto de dar a luz llamaron la atención y demostraron que los tiempos están cambiando.

Belleza XL. Así se llama el programa de E!, el canal de las galas de Hollywood que proclama que “la belleza no tiene límites”. El reality documental cuenta la vida de tres modelos (Fluvia Lacerda, la “Gisele Bundchen del plus size”,  Mayara Russi y Denise Gimenez, Miss Brasil Plus Size) con la intención de representar a millones.

Belleza XL, el reality de E!. Foto: gentileza E!.

Sororidad y empoderamiento a la moda. Una marca que se presenta con dos conceptos identificados con el feminismo. Eso es Clarabella, una firma local de ropa interior, nightwear y prêt-à-porter que rompió los moldes desde su origen. “Nos enfocamos en estos términos del feminismo porque tienen mucho que ver con el cambio de paradigma en el universo de la moda –nos cuenta Clara Nociti, su creadora–Las clientas no se sienten representadas con la industria, y con Clarabella buscamos la empatía con ellas. La marca nació en 2016 desde el deseo de un trato personalizado y para proponer prendas que calzaran bien en todos los cuerpos. Creé una tabla de talles con proporciones reales e hice mi primera colección de ropa interior porque sentí que era por ahí por donde debía empezar: la primera piel”. Su marca es un símbolo de lo que ya está y lo que viene es más: “El body positive es un cambio cultural irreversible. Gracias a las marcas que lo promovemos se volvió una moda que nunca se va a ir”.

También te puede interesar: Beth Ditto: modelo para desarmar estereotipos

Campaña de Dolce & Gabbana. Foto: Instagram.

Dolce & Gabbana al frente. Comenzó subiendo a la pasarela a modelos curvy y hoy es la primera etiqueta que extiende su rango de talles. “La belleza no es una talla, es un estado mental…”. Con esta frase Domenico Dolce y Stefano Gabbana lanzaron la colección Pre Fall 2020 plus size, con  talles extendidas hasta el 54 en Italia, 50 en Francia y 22 en Reino Unido.

Clarabella, una firma local de ropa interior, nightwear y prêt-à-porter que rompió los moldes. Foto: gentileza Clarabella.

Texto. Luciana Prodan/Redacción Para Ti.

También te puede interesar: Demi Lovato con celulitis, sin retoques y ¡muy feliz! 👏👏👏

Notas relacionadas

Bitnami