7 buenas ideas y recursos sencillos para organizar el lavadero

Es hora de que el cuarto de lavado deje de ser un espacio relegado. También puede tener ideas, diseño y recursos para sumarle estilo y funcionalidad. Mirá cómo reciclar el tuyo con estos consejos prácticos.

Un lavadero con estilo: alzada de mayólicas y muebles de madera laqueada en celeste pastel. (Pinterest).

1. Elegí dispensers o contenedores con diseño

Seamos sinceras: por más que las marcas se esfuercen en perfeccionar sus packagings, los envases de los productos de limpieza no quedan lindos a la vista. De modo que para mantener el lavadero decorado y prolijo, como lo harías con cualquier otro espacio de la casa, tenés dos caminos: comprá dispensers de diseño y volcá allí los líquidos de limpieza o guardalos bien en contenedores: cajas de mimbre, plástico o fibras pueden ser de la partida.

Los productos de limpieza y lavado tienen otro perfil cuando se los vuelca en dispensers de diseño. (Pinterest).

2. Colocá canastos para clasificar la ropa para lavar

Para facilitar el orden pero también para colaborar con el proceso de lavado, nada mejor que tener la ropa sucia ya separada según tipo o color. Algo que ayuda (y mucho) es disponer de distintos canastos o bolsas de laundry, cada uno para un tipo de prenda.

Elegí al menos dos canastos grandes para la ropa sucia: uno para ropa blanca y otro para la de color. (Pinterest).

3. Sumá mesadas sobre los electrodomésticos

Si tenés lavarropas y secarropas de carga frontal y los ubicás uno junto a otro, contenelos con una mesada que de paso, sume una útil superficie de trabajo. En muchas ocasiones incluso la podés usar tabla para doblar o planchar la ropa.

Una gruesa mesada cubre los dos electrodomésticos. (Pinterest).
Un lavarropas panelado con estantes de madera. (Pinterest).

4. Aprovechá la altura con armarios o estantes

Muebles a medida o estantes improvisados te ayudarán seguro a mantener el lavadero en orden y a despejar el piso y las mesadas o tapas de los electrodomésticos. Si el espacio lo permite, podés sumar un mini tender para la ropa interior o los trapos o un barral con perchas para lo que necesite ser colgado.

Un 10 en orden: mesada sobre los electrodomésticos y módulo con canastas lateral. (Pinterest).
Mesada de madera sobre el lavarropas y el secarropas. (Pinterest).
Otra opción con mesada de madera, práctico y cálido a la vez.

5. Si el espacio lo permite, transformá el lavadero en un cuarto de planchado

Tener un ambiente generoso que te permita compartir lavadero y espacio de planchado, es un lujo que conviene aprovechar. ¿Cómo? Con una buena distribución del espacio: combiná estantes abiertos y armarios con puertas; barrales para colgar lo recién planchado, canastos para clasificar la ropa y mesadas que oficien como superficies de trabajo.

Lavado y planchado en un mismo espacio, todo un lujo. (Pinterest).

6. Ganá espacio ubicando los electrodomésticos en vertical

Si el lavadero es pequeño, una buena alternativa es colocar el secarropas por encima del lavarropas. Generalmente el primero es más liviano que el segundo. Para evitar que los movimientos los dañen, lo mejor es separarlos con un estante.

Puede interesarte

Electrodomésticos panelados y uno sobre el otro: así podrás ganar espacio. (Pinterest).
En este pequeño lavadero, los electrodomésticos van encimados y escondidos. (Pinterest)

7. Escondé el lavadero en un falso armario

Si no tenés un cuarto que oficie de lavadero y le destinaste un espacio pero querés mantenerlo oculto una buena opción son las puertas corredizas o plegables. Como ocupan muy poco espacio, son ideales para estos casos.

Una puerta corrediza permite esconder el lavadero cuando no está en uso. (Pinterest)
Puertas plegables para ocultar el lavadero. (Pinterest).

También te puede gustar: Cómo convertir ¡casi todo! en macetas y maceteros con valor deco y afectivo

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba