7 buenas ideas y tips para armar el escritorio en la vuelta a clases 2021 – Para Ti
 

7 buenas ideas y tips para armar el escritorio en la vuelta a clases 2021

El regreso a la escuela en formato "mixto" -presencial y virtual- nos convoca a repensar y armar escritorios y espacios de estudio en casa. Consejos e ideas inspiradoras, motivadoras y útiles para saber qué aspectos contemplar a la hora de pensar su diseño. 
Deco
Deco

Un escritorio luminoso, cómodo, organizado y funcional, no es garantía de éxito en el cole ¡pero vaya si ayuda! Ahora que los chicos comienzan sus días de estudio y tareas en tiempos de pandemia y aún con una buena carga de virtualidad, la disposición y organización de estos espacios de trabajo se vuelve primordial.

Un diseño muy simple para teens, con tabla de madera y patas de metal, muy liviano. (Pinterest).
Una opción en esquina, con biblioteca baja. (Pinterest).

1. Dónde ubicar el escritorio

Evitar distracciones es la mayor apuesta cuando se trata de pensar dónde ubicar el escritorio de los chicos. Por eso, su habitación parecer el lugar adecuado. Lo importante es que sea cómodo, con buena luz natural y, sobre todo... ¡lejos de la play!

Un escritorio doble, con cajonera fija en el medio. Para diferenciar los lugares, una silla de cada color es un buen recurso. (Pinterest)

2. Luz natural: clave para elegir el lugar del escritorio

Ubicar el escritorio cerca de una ventana ayuda a bañar de luz natural el espacio de estudios, algo imprescindible para los que se sientan a hacer tareas de día. Lo importante es que esté cerca de la ventana pero no debajo: mirar hacia el exterior permanentemente es una gran fuente de distracción.

Otro diseño en esquina con importante mueble de alzada y cajonera móvil, de @dashfastok. (instagram).

Además, el monitor de la computadora no debe recibir nunca luz natural de frente, para que la pantalla no se oscurezca o muestra reflejos que entorpezcan la visión.

Es muy importante en el mismo sentido, que la ventana en cuestión tenga cortinas o persianas que permitan filtrar el paso del sol directo.

Tres columnas de cajones de distintas profundidades para este escritorio doble. Sillas fijas para evitar distracciones y estantes colgantes muy originales. (Pinterest).

3. Iluminación artificial: en la dosis justa

Es importante que el cuarto esté iluminado por una lámpara o foco en el techo, que no sea blanca ni muy brillante. Lo ideal es optar por una iluminación, así la vista no se cansa tan rápidamente, y complementarla con una luz localizada. Este mix permite una transición más suave y gradual entre la luz y la sombra.

La luz general no necesita provenir del punto central de la habitación. Podés conseguirla también a través de una iluminación discreta con focos de luz ambiental situados en las paredes o focos laterales dirigidos desde el techo hacia obras de arte y libros.

Un error común es utilizar una sola luz dirigida al escritorio. Cuidado: puede aumentar la fatiga ocular.

¿Un buen consejo? Sumale al escritorio lámparas de brazo flexible, que te permitan dirigir la luz a gusto.

Escritorio en madera laqueada de blanco, con la infaltable y súper práctica cajonera con ruedas.

4. Colores que ayudan a la concentración

Dicen los expertos en color que los tonos suaves como el blanco y el gris y los delicados pasteles, generan un ambiente de mayor tranquilidad.

Pero hay más: el amarillo es un favorito cuando de tener claridad se trata.

El azul oscuro es un gran aliado para reducir el estrés (un gran aliado en tiempos de exámenes). El rojo actúa como energizante. El verde es por naturaleza el color de la tranquilidad y la concentración. Y el naranja nos activa y potencia la creatividad.

Un fondo en azul noche favorece la concentración. (Pinterest).

5. Escritorios con la altura correcta

El rango recomendado para que los chicos trabajen cómodos en su escritorio es con una altura de mesa de entre 70 y 79 cm de alto. En cuanto a la profundidad, va a depender fundamentalmente del espacio disponible, pero 60 cm de alto es una medida cómoda.

En cuanto a las sillas, dicen los expertos que lo mejor es optar por diseños fijos: las ruedas son una (otra más) tentación de movimiento permanente, sobre todo en chicos inquietos.

Para espacios chicos, una mesa con caballetes y una escalerita con estantes como accesorio de apoyo. (Pinterest).

6. Escritorio en orden

El escritorio debe contar siempre con una superficie mínima para que los niños puedan desplegar cuadernos, libros, lápices, cartuchera y su computadora. Tené en cuenta que va a estar ocupado con muchas cosas al mismo tiempo.

Un módulo con bandejas metálicas y ruedas sirve de complemento para un escritorio de líneas simples. Corchos y estantes completan este espacio de trabajo y hobbies. (Pinterest).

Contar con cómodos espacios de guardado es otro punto muy importante. Estantes, nichos, cajoneras donde archivar o apoyar libros, cuadernos y demás antes, durante, y después de estudiar. En ese sentido, las cajoneras con ruedas son grandes aliadas, porque les permiten moverlas a gusto. Otros ingredientes fundamentales: un corcho o grilla donde colgar horarios y ayuda-memorias y bandejas o contendores plásticos para fotocopias y pendientes.

Los escritorios modelo Sefies, de @dashfastok. Los accesorios que confirman las alzadas se pueden armar a gusto. (Instagram)

7. Tan lúdico como funcional

No hay que olvidarse que se trata de chicos y no de adultos. Y el juego es un componente fundamental del crecimiento. De modo que lo lúdico, debe estar siempre presente, incluso en su espacio de estudio. Un globo terráqueo, un corcho con fotos con sus amigos, algún que otro muñeco o por qué no una planta, son accesorios que actúan como buenos compañeros de estudio.

Corchos con fotos, globos terráqueos, mapas en vinilos, algún que otro muñeco: lo lúdico tiene que convivir con el espacio de estudio. (Pinterest).

Más información: https://www.parati.com.ar/

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig