#BookDeLaSemana Marcela Citterio: «Siempre quise ser escritora y jamás estuve en crisis con mi profesión porque amo contar historias» – Para Ti
 

#BookDeLaSemana Marcela Citterio: "Siempre quise ser escritora y jamás estuve en crisis con mi profesión porque amo contar historias"

Curiosa, inquieta y lectora voraz, Marcela se inscribió en la facultad para estudiar periodismo pero pronto supo que lo suyo era la ficción. Hoy tiene su propia productora de contenidos -con la que realizó la serie "Heidi, bienvenida a casa"- y ahora está por lanzar una editorial de libros mientras termina una serie para Netflix y define dónde y cuándo se filmará la comedia negra que escribió el año pasado. "Siento una gran pasión por lo que hago", asegura y no cabe ninguna duda de ello. 
News
News

Marcela Citterio confiesa que siempre soñó con ser escritora. Amaba los libros de Corín Tellado -que le robaba a su abuela Ema- y a los 7 años, cuando volvía de la escuela, se sumergía de lleno en esas historias de amor, pasión y venganza que confirmaban su deseo de dedicarse a la literatura.

No sabía bien cómo iba a lograr su objetivo pero tenía claro que no se trataba de un capricho: lo suyo ya era una vocación. "En la adolescencia comencé un taller literario y a los 18 me anoté para estudiar Ciencias de la Comunicación pero ahí descubrí que el periodismo no me convencía así que, después de tres años, dejé la carrera. Sabía que lo mío era la ficción", explica la autora de telenovelas como Patito Feo y Amor en custodia.

-¿Y cómo llegó la ansiada oportunidad de trabajar en televisión?

-Fue hace muchos años, yo trabajaba en el Paseo La Plaza, ahí conocí a Jorge Maestro y él estaba dando un taller para aprender a escribir guiones de televisión en canal 13. Me anoté y, al poco tiempo, empecé a colaborar en sus programas.

-¿Era en la época de La banda del Golden Rocket?

-Bueno, el taller de Jorge comenzó unos meses antes de La banda… así que él ya nos había leído bastante – hablo en plural porque, en ese momento, escribía en equipo con mi amiga Marisa Milanesio- cuando arrancó con ese proyecto y nos ofreció una beca para colaborar en el programa. La banda del Golden Rocket, para mí, fue una experiencia inolvidable. Un programa emblemático que disfruté de principio a fin.

Un rubro difícil

-¿Es difícil lidiar con los actores o el guionista tiene poco contacto con ellos?

-(Se ríe) Por suerte el guionista no tiene mucho contacto con los actores que, ya sabemos, son seres muy especiales. Un rubro difícil. Igual, digamos todo: los actores argentinos son los más complicados. Aquí se ha decidido que las estrellas de un programa son los actores y no el libro. Eso en el exterior no pasa: lo único importante es la historia. Afuera ningún actor te diría, como pasa aquí: "Mi personaje jamás diría esto". En otros países los actores leen su guión y reproducen sus diálogos tal como se escribieron y -si se les ocurriera opinar-, el productor de la serie no los escucharía. En cambio en Pol-ka el actor cambia el texto, suma chistes y considera que todo eso es de lo más normal. Una cosa de locos.

-¿Por qué pensás que eso pasa sólo en la Argentina?

-La verdad es que no tengo idea. En la Argentina el actor tiene libertad para opinar sobre el guion, cambiar diálogos y hasta eliminar escenas y eso en el exterior no pasa porque el autor tiene otro lugar, otro peso, como te decía antes: lo que se prioriza es la historia.

-Yo tengo la sensación de que algunos actores argentinos no registran al guionista… ¿Pensás lo mismo?

-¡Obvio! ¿Y sabés cuándo lo notas? En los Martín Fierro, por ejemplo. Reciben el premio y agradecen a todos: al actor que los acompañó, a su familia y terminan con el empleado que barrió el piso del estudio donde grabaron todo el año pero rara vez recuerdan mencionar al guionista que escribió la historia que los llevó a ganar ese premio.

-¿Tenés amigos actores?

-Sí, claro. Soy amiga de Solita Silveyra y Osvaldo Laport para quienes escribí "Amor en custodia" y ellos son dos personas increíbles, geniales y respetuosas. Por eso no quiero generalizar: hay muchos actores súper agradecidos y humildes.

-¿Nunca estuviste en crisis con tu profesión y pensaste en deciarte a otra cosa?

-Jamás. Yo siento una gran pasión por contar historias y no sabría hacer otra cosa. Amo lo que hago de verdad.

De libros, series y películas

-En plena cuarentena decidiste abrir The Orlando books, una editorial de libros boutiques… ¡Sos muy valiente!

-(Se ríe) Sí… El año pasado fue muy dificil pero a mí me ayudó a estimular la creatividad y decidí encarar este proyecto: la idea es, justamente ésa, editar libros boutique para audiovisuales y uno de los primeros que lanzamos es el que escribió mi hija Chiara (17) y se llama "Casi amores".

-¿Tu hija, Chiara Francia, es actriz y escritora?

-¡Exacto! Ella es la protagonista de la serie "Heidi, bienvenida a casa" -cuya primera temporada ya está en Netflix y la segunda en Amazon- y también de la película que filmamos y se está por estrenar. Pero, además de actuar, también ama escribir y así fue cómo lanzó su primer libro y ahora está escribiendo uno conmigo.

-Y sos socia de tu marido, Javier Francia, en Alianzas Producciones …. Todo queda en familia.

-Sí, el único que, por ahora, no se sumó es mi hijo Nano (13) pero… ¿Quién sabe? ¡A lo mejor en breve lo tenemos trabajando también! (se ríe)

-Hay quienes dicen que las empresas familiares no son fáciles… ¿Vos qué opinás?

-Yo me llevo genial con mi familia y adoro trabajar con ella! Eso sí: nunca nos desconectamos del trabajo. No es que hay una hora del día en que decimos "bueno, listo: ahora dejamos de hablar de tal escena o de cómo conseguir determinada locación". Es un continuado. Más aún cuando la protagonista de la serie que realizamos es nuestra hija.

-¿La película de Heidi la filmaron en Colombia?

-Sí, porque nuestra productora, Angela Ardila, es de allí y yo codirigí la película con Andrés Valencia. La verdad es que, sin el apoyo de una multinacional, cada pequeño logro es gigante para nosotros y lo disfrutamos a pleno. Gracias a esta profesión hice amigos como Roberto Stopello, que me abrió las puertas de Telemundo, y eso lo valoro muchísimo.

De amor y de sombras

- ¿Preferís escribir sólo historias de amor o también te animás a otros géneros?

-A mí me gusta escribir de todo. Vengo de muchos años de dedicarme a lo juvenil con "Chica vampiro", "Yo soy Frankie y "Heidi" y pero, en estos últimos meses, escribí una serie para Netflix que me tiene súper emocionada y se trata de un thriller con mucha suspenso y acción.

-¿Ya tiene elenco? ¿Fecha de filmación?

-¡No puedo decir nada! Me lo tienen súper prohibido. Lo que sí te puedo contar es de otro proyecto que tengo para el 2021: este año nos asociamos con Paco Mármol y vamos a filmar una comedia negra, muy graciosa, y el título tentativo es "Sexo de a cuatro". Todavía no tenemos conformado el elenco -sólo definimos que una de las cuatro protagonistas será Adriana Salonia- y estamos viendo si filmarla aquí, en España o en Uruguay.

-¿Es una historia de swingers?

-Tal cual. La historia gira en torno a una pareja, de 50 años, que decide festejar su aniversario de casados de una forma distinta: nada de cena con velas, flores y bombones. Eligen probar tener sexo de a cuatro. Y bueno, ahí comienza esta gran aventura que es, realmente, muy divertida. Me genera mucha ilusión esto de hacer algo para adultos y de humor.

Un mundo con muchos caballos

-Supongo que, entre tanto trabajo, tendrás algo de tiempo libre para disfrutar…. ¿Qué te gusta hacer en esos momentos?

-¡Ay sí! Ahora que enumeré todo lo que hicimos y estamos haciendo es como que tomé noción de que es muchísimo. Pero, claro: algo de tiempo libre tengo y … ¿Sabés que adoro hacer en esos momentos? Andar a caballo con mi hija.

-¿Siempre te gustaron los caballos?

-Siempre. Pero, cuando mi hija cumplió 8 años, me dijo que quería aprender a montar a y la anoté en el Hípico argentino… ¡Y yo también me enganché! Obvio que Chiara monta mil veces mejor que yo y es buenísima con los saltos. Vamos a un club que se llama DobleCFarm, en Don Torcuato, y ahí tenemos nuestros caballos. Es un lugar increíble cuyos dueños son María Garay y Alejandro Condomi Alcorta y ellos te hacen sentir como en tu casa: cómoda, a gusto y feliz. Te diría que ése es mi lugar en el mundo.

Fotos: Chris Beliera.

Producción: Marité Rizzo.

Edición de videos: Cristian Calvani.

Pelo y make up: Pablo Valverde para YSL @pablomvalverde

Ropa: Pablo Ramírez

Edición de los videos: Calvani

Más información en parati.com.ar

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig