Antes y después: así se transformó un departamento austero a uno luminoso y con decoración neo art déco – Para Ti
 

Antes y después: así se transformó un departamento austero a uno luminoso y con decoración neo art déco

El proceso de la conversión de un departamento antiguo en Barcelona. Se conservó su historia pero se le sumó luz y estilo. 
Deco
Deco

Después de una buena reforma en casa, todo se ve de otra manera. Lo que parecía inamovible, sale despedido a la primera de cambio en busca de otro lugar y, lo que nunca hubiéramos imaginado, cobra vida y se materializa en un espacio para crear el hogar que siempre quisimos.


Uno de los últimos proyectos del estudio de arquitectura e interiorismo ¿Bag, capitaneado por Abel Pérez Gabucio, fue transformar una vivienda austera y sin vida en un hogar con estilo neo art déco en Barcelona (España).

Así quedó el lilving comedor. Foto: EFE.


Estilo internacional


El dueño de este departamento es un empresario australiano que se decidió a comprar esta propiedad para así poder recibir a sus invitados en un espacio amplio en pleno centro de la ciudad y que buscaba un estilo internacional, pero conservando las singularidades del espacio.

Así era el pasillo antes de la remodelación. Foto: EFE.
Así quedó la cocina, con luz. Foto: EFE.


"Encontramos un departamento maltratado y descuidado en un enclave inmejorable, que conservaba molduras y trazos históricos desde su construcción a finales del siglo XIX", explica Abel Pérez Gabucio, quien añade que, sin embargo, eran evidentes signos de algunos cambios después de la década de los años 70 del pasado siglo en lugar de "sumar restaba al estado original".


Balcones tapiados, pasillos estrechos con papel descolgado y un pavimento hidraúlico maltrecho de segunda generación en casi todo el piso, daba a la casa un "sentimiento de tristeza, un espacio desdichado con mucho encanto", en el que no se percibía su historia.

Vistas al exterior


Un muro impedía ver, desde la entrada, las vistas al exterior, por lo que el arquitecto decidió abrirlo y convertir el antiguo pasillo original y estrecho. "Para la cocina comedor, el dueño quería un espacio único, abierto, lleno de luz, pero a la vez cálido y acogedor", explica Pérez Gabucio.

El arquitecto decidió derribar esa pared que impide la entrada de luz directa de las ventanas. Foto: EFE.


Para la cocina se inspiró en un mostrador pastelero de la época, con boiseries en nogal macizo y mármol. "Lo que permite una cocina abierta, pero no expuesta, con barra alrededor en la que pasar un rato charlando con los invitados, uno de los must del proyecto", indica el arquitecto.

En un rincón se eligió poner un mural. La luz fue clave en esta remodelación. Foto: EFE.


Toda la carpintería está hecha a medida, con acabada en roble lacado gris topo a poro abierto. Con la idea de que todo fuera funcional se diseñaron, también, los tiradores que se repiten en puertas y armarios cambiando de acabado entre nogal macizo y roble.


En los techos se recuperaron las molduras que permitía el estado original, generando asimetría en los techos irrecuperables con volúmenes contemporáneos. Para el entarimado se buscó el mismo concepto de espacio, reproducir las estancias originales enmarcando espacios al estilo neo "art déco", detalla el interiorista.


El arte está presente en todo el departamento, casi siempre a través del pintor fetiche del propietario, John Olsen, pero como contrapunto también encontramos colgado de la pared un cartel del estreno de la película Tintín y el Lago de los Tiburones, una pieza de coleccionista.
Los tejidos elegidos son de máxima pureza en lino, algodón y seda, combinados en cortinas tapicerías y ropa blanca. El resultado es "un ambiente luminoso, cálido y atemporal", concluye Abel Pérez Gabucio.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig