La evolución del corpiño a lo largo de la historia

Viajamos hasta sus inicios y te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta ropa interior femenina.

La prenda antecesora al sujetador es el corsé, esta se generalizó a partir del siglo XVI durante la Aristocracia y perduró casi cuatro siglos más. Sin embargo, es en el Imperio Romano donde las mujeres ya vestían bandas alrededor del pecho para evitar el envejecimiento.

El primer sostén surgió en 1866 y era muy distinto al que conocemos actualmente, era una versión hecha de cable y seda. En 1869, Cadolle creó un corsé dividido en dos partes: una para sujetar el seno y la otra para marcar la cintura.

Unos años después, en 1893, Marie Tucek lanzó el primer corpiño con aro en Estados Unidos pero se vendieron muy pocas unidades.

El 3 de noviembre de 1914, Mary Phelps-Jacobs patentó el primer diseño de sujetador: Caresse Crosby. Mary fue una mujer pionera que llegó a certificar que su empresa no había contado con el dinero de su marido, sino que había crecido gracias a su propio esfuerzo.

Pero en la Primera Guerra Mundialcuando las mujeres se incorporaron al mundo laboral, la rigidez de los movimientos provocó que el corsé fuera incompatibleEsto causó la desaparición paulatina de la prenda.

Fue gracias a Paul Poiret que las mujeres pudieron decir adiós definitivamente a este tipo de sujetador que durante décadas, habían marcado la cintura y dificultado la respiración.

El diseñador francés impuso una silueta rectilínea e impulsó la creación de fajas que aplanaban las curvas y disimulaban las formas femeninas. Tendencia que no fue favorable para todas.

Ida y William Rosenthal, en colaboración con Enid Bisset, lanzaron Maiden Form Brassiere: un sistema de copas que acentuaba las formas femeninas. La idea consistió en dos copas separadas por una cinta elástica, algo simple pero hasta ese momento desconocido. Fue un éxito inmediato.

Hubo avances textiles en elasticidad, colores, patrones y estilos.

En 1930, Kennedy inventó el primer sujetador con almohadillas, inspirado por una atleta sueca que se hizo daño en el pecho al darse con la rodilla cuando corría.

La aparición del corpiño en las películas de Hollywood y las campañas de marketing ayudaron a popularizar el estilo en la clase media. Estrellas como Marilyn Monroe, Jayne Mansfield y Rita Hayworth contribuyeron al fenómeno que se extendió hasta los años cincuenta.

No todo fue color de rosas, en 1968 se consideró a esta prenda un símbolo de opresión a la mujer, Germain Greer expresó: “Los sujetadores son un invento ridículo, pero si hacés que ir sin ellos sea una norma, te estás sometiendo a otra represión”.

Si anteriormente el deseo había sido marcar el pecho a través de sofisticados mecanismos, los sesenta trajeron la reacción opuesta. En 1964, Rudi Gernreich, diseñó una versión de la prenda en una tela elástica transparente.

Puede interesarte

A partir de este momento se popularizó el uso de las transparencias en la ropa interior y se generalizó el empleo de la licra. Pero también… los hábitos cambiaron: las mujeres que seguían usando corpiño para dormir dejaron de hacerlo.

En la década del 70 nació el sostén deportivo creado por Hinda Miller, Polly Smith y Lisa Lindahl, tres amigas aficionadas al running. Lo hicieron cosiendo dos suspensorios, su nombre original era Jog-bra.

Pero toda moda vuelve: lo sexy regresó en los años 1990 y 2000, debido en gran parte a la campaña “Hello Boys” de Wonderbra.

Algunas empresas como Frederick’s of Hollywood y Agent Provocateur aprovecharon las connotaciones eróticas del sostén. Por lo que ayudaron a popularizar el concepto y abrieron las puertas al éxito de obras sensuales como 50 sombras de Grey.

El corpiño 2.0

El nuevo milenio marcó el inicio de materiales alternativos y el reconocimiento de la diversidad en las formas de la mujer. Aparecen innovaciones tecnológicas como:

  • NuBra: un set de copas de silicona autoadhesiva que permite lucir vestidos con aberturas o espalda abierta.
  • Bioform Bras: sin aros y muy resistentes al uso.
  • Smart Memory Bra: confeccionado con espuma que reacciona a los cambios de temperatura y que se adapta perfectamente al cuerpo de la mujer.
  • Decollette: sostén antiarrugas para llevar por la noche. La concientización respecto al cáncer de mama hizo que las firmas lanzaran modelos de corpiños adaptados a las cirugías.
Ir Arriba