La increíble historia de Lukas Nicolino, el artista que retrató a Romina Yan y vivió una experiencia paranormal – Revista Para Ti
 

La increíble historia de Lukas Nicolino, el artista que retrató a Romina Yan y vivió una experiencia paranormal

Quería ser músico pero un grave accidente lo obligó a cambiar de planes. Con serios problemas de salud y desmotivado, en plena cuarentena algo lo iluminó y encontró su camino: se convirtió en el primer criptoartista argentino, al lograr dar a conocer su arte digitalmente. Su experiencia con el retrato de Romina Yan le confirmó que su tarea era mucho más trascendental que vender sus cuadros.
News
News

Lukas Nicolino es artista plástico pero, por sobre todas las cosas, es solidario. No solamente como una virtud de su personalidad: él dona su arte para causas benéficas. Tiene una historia de vida de autosuperación mayúscula que causa estremecimiento con cada detalle que se va revelando. Ostenta el título de ser el primer criptoartista argentino, ya se hizo conocido cuando comenzó a dar a conocer su obra a través de su cuenta de Instagram.

Hoy pinta con su mano izquierda, ya que hace más de veinte años sufrió un grave accidente que afectó severamente su mano derecha: se cayó sobre un vidrio en el conservatorio donde estudiaba guitarra y se le cortaron todos los tendones flexores de la que era su mano más hábil. Llegó al hospital casi desangrado. Pese a haber pasado por tres cirugías de reconstrucción, pero perdió la movilidad por completo.

Foto: IG

El destino lo alejó de la música pero lo acercó a lo que hoy es su profesión y su pasión, la pintura. Antes de descubrirla, sufrió otro traspié en su salud que le provocó, como consecuencia, una neuropatía periférica, que traduce en dolores indescriptibles que no le dan respiro ni descanso. Y además, a partir de ese momento, su mano hábil pasó a ser la zurda, que debió reeducar.

Lo que sucede, conviene

Lukas es el ejemplo vivo de que, en el peor contexto posible, siempre aparece una señal de esperanza. El año pasado, en pleno aislamiento y completamente desmotivado, una pared blanca de su casa le mostró el camino: “Compré pintura y empecé a pintar. Estuve 8 días escuchando música electrónica y concentrado en ese mural. Ese tiempo me fui del dolor, fue un renacer”, le comentó a Infobae. Sin tener demasiada idea de qué dirección iba a tomar, dio comienzo a un camino solidario que lo convirtió en el primer argentino en vender sus obras en el criptomercado mediante su cuenta de Instagram @lukasnicolino.

Fue tal el impacto que sus seguidores comenzaron a pedirle cuadros. Hasta que se cruzó en su vida la actriz Caro Domenech, con quien se animó a hacer un pacto: si la obra le “volaba la cabeza” ella lo tenía que ayudar a llegar Cris Morena para hacer un retrato de Romina Yan.

Así fue que a los pocos días sonó su teléfono: “Resulta que era Franco Yankelevich, el hijo de Romi. Me contó que había hablado con Carito Domenech, que le había mostrado la obra que le hice a ella y le comentó mi interés por retratar a Romina Yan”. Le encantó la idea y justo faltaban dos semanas para el aniversario del nacimiento de su mamá. “Me quedé hablando con Franquito y conectamos profundamente, fue mágico. Hablamos como una hora por teléfono”, cuenta Lukas acerca de su primera charla con Franco. El artista describe al hijo de Romina Yan como “un hombre mayor en el cuerpo de un joven”.

En aquella charla "Acordamos hacer una obra de Romi. Yo estaba a contrarreloj porque se cumplía este aniversario muy especial tanto para él como para su familia, así que me puse cuanto antes a retratarla. Fue un desafío doble: captar el alma de la persona, aunque con ella era por partida doble porque no solo tenía que captar su alma y su mirada, sino que tenía que captar su ángel porque era una chica muy particular”, sentía que "Mi tarea era darle luz y me pasó algo muy mágico con Romi”.

Una experiencia mística

Lukas relata que estuvo varios días durmiendo poco para terminar el retrato a tiempo y que, al finalizarlo, le pasó algo realmente increíble cuando salió de su estudio durante la noche a fumar un cigarrillo. Según contó al sitio MDZ, miró hacia adentro y vio una tenue luz sobre el retrato, sin haber dejado ninguna luz encendida.

“Me estaba por ir a dormir, había apagado todas las luces y dije me dejé alguna luz prendida y te juro flashee que había quedado la luz prendida. Pero ¡era la obra! obviamente una luz tenue, no era un foco de neón pero tenía mucha luz esa obra y fue súper especial, me pasaron cosas muy especiales mientras duró todo el proceso de retratar a Romi”.

Según relata, la luz de Romina no sólo iluminó el retrato, sino su camino, dado el reconocimiento que sobrevino posteriormente. “Es muy particular esta obra y muy especial para mí porque fue con la cual empezó toda la ayuda. Yo no le quería cobrar la obra a Franquito, Franco no quería que se la regale entonces le propuse donar los fondos”.

Franco se entusiasmó mucho con la idea y Lukas subió un video a Instagram preguntando si alguien sabía de algún caso de alguien que necesite el dinero. “Ahí fue que me llegó el caso de Aaron que ya es muy conocido".

El milagro de Aaron

"Cuando escuchamos su historia con Franco nos dimos cuenta que era él porque también había perdido a su mamá. Además, yo tengo mi discapacidad en la mano, a él le faltaban las dos manos, aparte de todo lo que sufrió. A nosotros nos pasaron estas cosas de grande, imaginate a él que le sucedieron de chiquitito”, reflexiona Lukas.

El pedido de ayuda por Aaron. Foto: IG

Franco también quedó muy conmovido con su historia, los dos sintieron que era el elegido: “Es él, claramente es él”, estaba todo vinculado.

Al terminarse la obra, se realizó la donación de los fondos, causa con la que el artista quedó muy comprometido, por lo que siguió juntando donaciones de gente particular. “Se le donó ropa y una cocina industrial para que hagan pan dulces para fin de año”, agrega.

Lukas Nicolino y Franco Yankelevich junto a Aaron. Foto: IG

“Fue de lo más especial que me pasó en la vida". Su caso, explica Lukas, "fue el puntapié inicial para iniciar en toda esta locura de amor que di en llamar La Résistance de l'amour. A raíz de eso la gente me empezó a pedir ayuda por otras causas y vino una lluvia de pedidos de gente con necesidades. La obra de Romina Yan fue un antes y un después, así como también el caso de Aaron”.

Vero Lozano le pidió que retratara a su hija, Antonia. Foto: IG

El retrato que le siguió al de Romina Yan fue para Gabriel Cartañá cuyos fondos recaudados fueron para Iván, un chico que estaba por perder la visión.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig