Los grandes amores de Tom Cruise – Revista Para Ti
 

Los grandes amores de Tom Cruise

Un repaso por las relaciones más importantes del artista a lo largo de su vida: desde su primera esposa, con la que explotó su carrera, hasta la última de quien se divoción por su devoción a la Cienciología.
News
News

Tom Cruise fue una de las grandes estrellas del cine de los 80 y de los 90. Protagonizó no sólo películas taquilleras que lo convirtieron en una popular estrella internacional, sino que actuó en otras de perfil más bajo en las que demostró sus dotes actorales.

En su vida personal tuvo grandes amores y relaciones con diferente trascendecia mediática: su primera esposa fue Mimi Rogers, con quien contrajo matrimonio en 1987. Pero tras dos años de casados, se separaron porque no pudieron asimilar la popularidad creciente del actor, que empezaba a ser reconocido también como "sex symbol", una denominación de la época con la que se lo reconocía como "deseable". 

Tiempo después, en 1990, Tom se casaría nuevamente con Nicole Kidman, constituyendo una de las parejas de Hollywood más populares y seguidas por la prensa. La actriz australiana, de tan solo 23 años, comenzaba a ganar popularidad en los Estados Unidos.

Fue la relación, por el momento, más larga que tuvo Tom, ya que duraron diez años y durante su matrimonio se convirtieron en los padres adoptivos de Connor e Isabella. 

Lo que públicamente fue repentino fue su separación, en 2001. Habían estrenado la polémica Ojos bien cerrados, en la que trabajaron juntos bajo la dirección de Stanley Kubrick.

Tiempo después Tom sería convocado a trabajar en Vainilla Sky, en la que conoció a Penélope Cruz: con ella vivió una fogosa relación de tres años.

Poco tiempo después, en 2005, llegó el momento de la tercera y última esposa -hasta el momento- de Cruise, luego de que enamorara perdidamente de Katie Holmes, con quien todo pareció suceder muy rápido: blanquearon la relación, se casaron y fueron padres. Fue una relación muy mediática, ya que juntos pasearon por todas las alfombras rojas de aquel entonces.

En 2006, tras el nacimiento de su hija Suri, celebraron su boda en un espectacular castillo, en Italia.

Luego de cinco años juntos, fue la propia Katie la que solicitó el divorcio por “diferencias irreconciliables”, lo que coincidió con la práctica de la Cienciología, religión que tiene exigencias que no cuadraban con la vida de familia anterior que tenía junto a la actriz. Se dice que también el motivo por el que no ve a sus hijos hace años.

Te puede interesar:

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig