Reinas madres siglo XXI: cómo crían y educan a sus hijas Máxima y Letizia

Ellas son reinas plebeyas que rompieron los estereotipos de las monarquías europeas. Pero sus hijas nacieron en cuna noble y, según la tradición, deben ser educadas para algún día acceder al trono. ¿Cómo lo hacen?¿Cómo preparar a futuras soberanas con códigos actuales?

Letizia es controladora. Máxima, en cambio, es más divertida y permisiva. Son reinas madres que no nacieron en palacio, pero tienen claro que deben criar y educar a futuras soberanas. Y si bien el protocolo real sigue vigente con sus preceptos arcaicos, cada una ejerce la maternidad a su modo.

Queen Letizia, King Felipe VI and daughters Leonor and Sofia visit Son Marroig Museum in Valdemosa. Mallorca – August 8, 2019

Letizia: todo bajo control

En España, por ejemplo, Letizia y Felipe crían a Leonor (13 años y futura reina) y a Sofía (12) según su parecer, sin preocuparse demasiado por el protocolo, pero bajo estricto control. Estudian en el colegio Santa María de los Rosales, privado y con educación bilingüe, castellano-inglés. De hecho, desde chiquitas tuvieron contacto con la lengua inglesa ya que a su nanny no le tenían permitido hablar otro idioma que no fuera inglés.

Letizia con sus hijas, Leonor y Sofía, camino al colegio. Foto: Fotonoticias.
Dicen que Letizia es súper controladora y que Felipe cumple el rol de relajado y más permisivo. Foto: Fotonoticias.

Dicen que Letizia es la que impone el orden porque es la más rígida, en cambio Felipe es el padre que las consiente. Y no nos sorprende. Ella es una mamá muy exigente y tiene todo bajo control. Las princesas no pueden elegir qué comer, ni qué vestir. Letizia les controla la alimentación: nada de grasas; son sustituidas por lentejas, pollo, verduras y fruta. Y si bien ya son adolescentes, tampoco pueden elegir qué ropa comprarse o usar, su madre les digita las prendas que se pueden poner. Tal vez por eso se las suele ver con looks más de niñas que de teenagers.

Las clases de vela son una tradición de la familia real desde hace décadas, pero por decisión de la reina Letizia sus hijas no lo hacen para evitar una exposición excesiva.

Una familia real tradicional y a medida del siglo XXI. Foto: Fotonoticias.

De lunes a viernes, las princesas no pueden ver televisión ni navegar por Internet; sólo los fines de semana (obviamente), bajo la supervisión de Letizia. Tampoco tienen celulares ni tablets. Incluso tienen horario para ir a la cama: deben acostarse a las 21.

Leé sobre el look de Letizia: Este es el look más aplaudido (y repetido) de Letizia

Maxima con sus hijas Catherina-Amalia, Alexia y Ariane. Foto: Fotonoticias.

Máxima: en busca de una maternidad “real”

En Holanda, donde el protocolo es más estricto que en España, Máxima y Guillermo crían a sus hijas (la heredera del trono Catherina-Amalia, de 15 años; Alexia, de 14 y Ariane, de 12) con cierta flexibilidad. Las chicas van al colegio en bicicleta y practican deporte. Alexia es apasionada del ballet, la equitación, el hockey y el tenis y, además, toma lecciones de piano al igual que Ariadna. Amalia, por su parte, se ha mostrado como una chica con facilidad para los idiomas –habla holandés, español e inglés– y muy activa: practica judo, hockey y equitación.

Máxima siempre expresó su deseo de criar a sus hijas de la manera más “normal” posible. Foto: Fotonoticias.

En cuanto a la educación, se buscó que las tres tuvieran “una infancia lo más normal posible”. Amalia fue la primera en acceder al club de las futuras reinas de Europa al abdicar su abuela, Beatriz de Holanda, en su padre, el rey Guillermo, el 30 de abril de 2013. A partir de ese momento, Amalia empezó a tener más protagonismo en actos y eventos. “Decidí aplazar sus responsabilidades reales hasta después de los 18 años para protegerla y cuidarla. Darle tiempo para descubrir quién es. Si uno no se puede descubrir, entonces nunca podrá hacer un buen trabajo para servir”, dijo el rey de los Países Bajos sobre su primogénita y primera en la sucesión al trono. Una vez que cumpla la mayoría de edad, Amalia podrá comenzar las actividades oficiales como princesa de Holanda, no antes.

Máxima en la intimidad junto a sus hijas, pura espontaneidad y alegría. Foto: Fotonoticias.
Con Guillermo llevan adelante una familia atenta al protocolo pero con los pies en la tierra. Foto: Fotonoticias.

Amalia se convertirá en la heredera al trono y continuará con la larga tradición de matriarcado en los Países Bajos (desde 1890, las mujeres han gobernado por más de cien años). Por ello concurre al colegio Christelijk Gymnasium Sorghvliet de La Haya, un centro de élite público. Según han informado varios medios, es posible que Amalia se marche a China próximamente para perfeccionar el idioma, que practica desde hace tiempo.

Queremos darles a nuestras hijas una infancia feliz y normal. Antes que nada somos una familia. Habrá tiempo para todo”, es la opinión unánime de Máxima y Guillermo. Un detalle no menor: Máxima les ha enseñado a sus hijas acerca de sus orígenes argentinos y su cultura latinoamericana.

Vacaciones en familia de la reina de los Países Bajos, Foto: Fotonoticias.

A diferencia de las de España, ellas tienen acceso a celulares y tablets, salvo en vacaciones, período en el que sus padres le imponen un “detox digital”.

Máxima es una mamá muy especial: dedica un día de la semana a cada una de sus hijas y se involucra en la vida escolar todo lo que puede. Llegó incluso a apuntarse al “comité de despiojamiento” cuando hubo un contagio masivo en la escuela. Lo hizo como cualquier otra madre argentina podría haberlo hecho.

Leé sobre el look de Máxima: Duelo de estilo: Máxima VS. Juliana (siempre empatan)

Notas relacionadas

Bitnami