Cómo rediseñarme profesionalmente en tiempos de crisis (y pandemia)

Reinventate con éxito en la crisis. Es lo que propone Abel Vera Hidalgo, Licenciado en Ciencias de la Comunicación UBA, Coach Ontológico Profesional y Trainer en Programación Neurolingüística. Asegura que momentos como este son grandes chances de aprendizaje y transformación.
De la situación que vivimos hoy, en cuarentena por el covid 19, podés aprender y aprovechar para rediseñarte profesionalmente. Foto: 123RF:

“Mereces lo que sueñas”, decía Gustavo Cerati. Los momentos de crisis son grandes chances de aprendizaje y transformación. Crisis es cambio y cambio es oportunidad.

Los momentos difíciles son oportunidades para que te conviertas en la persona que querés ser. ¿Tal vez creciste con la idea que tenés que trabajar de algo que otros planearon para vos? ¿Algún mandato familiar? Esta puede ser una ventana de oportunidad para salir de ese trabajo que te atrapa y emprender ese proyecto que te permita realizarte y vivir la vida que querés.

Tu tiempo de oruga expiró: tus alas están listas

Hoy mismo podés comenzar tu gran aventura de reinvención. Permitite ser aprendiz, confiá en vos y en el universo, dar el primer paso es empezar el viaje. Regalate la oportunidad de ponerte en marcha, después perseverá. Los miedos son tigres de papel, reinventate con amor y creatividad poniendo tu alma en ello, entregate a ese proceso.

Esa oportunidad llamada incertidumbre

¿Qué es lo que ya cambió en mi vida y me estoy resistiendo a aceptarlo? Siempre hay factores externos que no podés controlar: una crisis sanitaria, el mercado, las personas. Y factores internos que sí podés controlar: tu actitud, tu interpretación, tu respuesta. Abandoná tu zona cómoda. La reinvención viene como consecuencia de vivir alineada a tu máximo potencial.

Cuando te amigás con la incertidumbre el miedo se va. Enamorate de ella, aquello que abrazás y aceptás se transmuta: aceptá el cambio. Aprendé a cambiar. Amá el cambio.

Declará tu manifiesto de reinvención

“Es una decisión: elijo reinventarme, aún teniendo dificultades. Voy a trabajar en algo que me aporte sentido, viviendo con plenitud y aportando valor a los demás. Voy a formarme de manera continua para poder, cada día, ofrecer un mejor servicio y mejores productos a mis clientes. Aprendo una y otra vez del error.

Una brújula de tu reinvención

Enfocate en las cosas que querés ser, en las cosas que querés hacer, en las cosas que querés tener, en las cosas que querés aprender, en las experiencias que querés vivir.

Si todavía no sabes qué querés, podés estar desorientada y no saber hacia dónde enfocar tu rumbo laboral, pero lo seguro es que sí sabés cómo te querés sentir. Empezá por ahí! Saber cuál es la emoción que querés gestionar es una de las formas más potentes de lograr claridad y es un filtro muy bueno para tomar decisiones.

Autoestima radical

No tenés que demostrarle nada a nadie. Buscá algo que te apasiona, que domines y resolvé un problema concreto. El resto es sólo mecanismo y trabajo.

Hacete un autocoaching de reinvención con estas preguntas poderosas

  • ¿Qué harías si tuviera el éxito asegurado?
  • ¿A qué me aferro que ya no necesito?
  • ¿Qué puedo hacer distinto para tener un resultado mejor?
  • ¿Qué me está impidiendo actuar ahora?
  • ¿Qué creencias debería modificar para reinventarme?

Focalizate en lo digital, si tenés un negocio, buscá la versión online de tu emprendimiento.

Puede interesarte

4 claves para tu reinvención

  • Decile “hola” a todas tus emociones. Si queremos que las emociones negativas no se apoderen de nosotros, primero tenemos que darnos permiso para sentirlas. Miedo, ansiedad, angustia, todas ellas bienvenidas! Serán el combustible para movilizarnos.
  • Creá tu tribu de apoyo. Recurrí a tus vínculos, tus amigos, tus hermanos, tus compañeros, ellos son la plataforma para sentirnos fuertes y despegar. Si no contás con eso, serás vos misma la que te vas a abrazar habitando tus sentimientos, mimándote y diciéndote cosas alentadoras.
  • Revisá tus cuentos. Para reinventarnos tenemos que cuestionarnos todo: incluso lo que solemos decirnos a nosotros mismos, por ejemplo: “siempre me la banco sola”, “siempre fui dejada de lado”, “no me tienen en cuenta en el trabajo”, “tengo mala suerte”, “manejo mal el dinero”.
  • No hay ninguna palabra o idea en nuestra cabeza que no “pague alquiler.” Nuestros relatos deben ser funcionales a nuestros planes: “yo tengo con qué”, “yo me lo merezco”, “tengo los recursos”, “el dinero es mi amigo y recibo buenos ingresos”. El éxito tiene su propio vocabulario y tenés que aprenderlo.
  • Pedí ayuda. Las mujeres suelen mostrarse muy autosuficientes. Desde chicas les enseñaron a no depender de nadie. Reconocé tu vulnerabilidad y pedí asistencia, apoyo y soporte sin juzgarte Eso es parte de tu inteligencia y fortaleza, debés saberlo.

Pasos para crear tu rutina de reinvención

  • Ponete recordatorios de lo que querés hacer: cartelitos, postits, avisos en el celu, en el espejo del baño. Es mejor que empieces por algo pequeño así aumentás tu confianza. Hacé una sola cosa a la vez.
  • Conectate con tu intuición, escuchate. Sé endiabladamente curiosa. EjercitÁ tu imaginación y tus recursos creativos.
  • Gestioná tu tiempo. Ponete a dieta con los medios de comunicación. Desenchufá la tele. No te excedás en las redes sociales. Evitá conversaciones tóxicas. Aprendé a decir no.
  • Empezá a leer un libro que te motive, o biografía de personas que te inspiren, desde cinco páginas por día.
  • Tolerancia cero con las excusas. ¿Qué preferís: Tener resultados o explicaciones tranquilizadoras? Saboteá tu autosabotaje!

Hacé de la gratitud tu hábito número uno

Cultivá la energía de gratitud. Aunque no te guste este proceso, rendite a él, aceptalo, es tu maestro. Repasá mentalmente las razones por las cuales estás agradecida, esa emoción atraerá más eventos positivos. Tu gratitud y tu alegría son un imán para la reinvención que estás buscando. Podés agradecer lo que no te pasó y no querés que te pase. Podés agradecer lo que te pasó. Podés agradecer lo bueno que está por llegar.

Activá tu reinvención en modo beta

Estar en “modo beta” nos permite romper paradigmas, ser flexibles, atrevernos a cambiar. Disfrutá los procesos: apropiate del recorrido. Querer hacer todo y perfecto sólo te llevará al miedo y a la parálisis, permítete probar y meter la pata. Es un compromiso de por vida con el crecimiento personal continuo. Es el modelo mental de todas las emprendedoras de la vida: estar en beta permanente es pensarnos como si fuéramos una aplicación que debe ir aprendiendo de sus errores y actualizándose constantemente.

El éxito siempre deja pistas

¿Quién ha conseguido lo mismo que yo deseo conseguir en mi vida? Buscá en internet modelos de referencia del trabajo que querés hacer y tomalos como ejemplo (videos en YouTube, posteos en blogs, artículos publicados en revistas, grupos de Facebook sobre el tema)

Programate para el éxito

Visualizate en una situación logrando el objetivo, tocá alguna parte de tu cuerpo o algún objeto que sirva para recordarte cuál es tu meta. Seguí los sueños que viven en tu corazón, ellos saben el camino.

Mantras personales de reinvención

  • Abrazo mis dones y los hago brillar.
  • Recibo todo lo que el universo tiene para darme.
  • Disfruto mi camino de reinvención.

Abel Vera Hidalgo es Licenciado en Ciencias de la Comunicación UBA, con Orientación en Procesos  Educativos, y Profesor de Ciencias de la Comunicación UBA Facultad de Ciencias Sociales. Master Coach Ontológico Profesional por la AACOP (Asociación Argentina de Coaching Ontológico Profesional) y Master Coach Ontológico acreditado por la FICOP (Federación Internacional de Coaching Ontológico Profesional). Es director de la formación de Coaching Ontológico en Elba Seldes Consultores, también consultor de proyectos de capacitación en empresas y organizaciones de primer nivel. Es Trainer en Programación Neurolingüística (PNL) formado por María Ana Chrem, pionera de la PNL en Sudamérica. Facebook: Abel Vera Hidalgo- Fan Page: AVHCoaching. IG: Abel Vera Hidalgo

Ir Arriba