El truco de Rumer Willis, la hija Demi Moore y Bruce, para renovar su habitación sin gastar plata

Rumer Willis, la hija de Demi Moore, demostró con sus selfies que cambiarle el look a un ambiente no es tan complicado. Un simple toque puede darle un nuevo estilo exprés.
Rumer y su habitación como estaba, previa a la cuarentena. Fotos: IG

La cuarentena en casa de Demi Moore también dio para que sus hijas volvieran a disfrutar del calor del hogar. Y una de las que más lo está haciendo es Rumer, su hija mayor con el actor Bruce Willis.

Sale decoración sofisticada y elegante, entra deco informal

A sus 31 años, Rumer mantiene en la casa familiar de Idaho (la misma donde se crió cuando Demi Moore y Bruce Willis estaban juntos) su cuarto intacto…. o mantenía.

Solía tenerlo decorado con un abanico oriental, de manera muy net y sofisticada de remarcar la cabecera de su cama.

Un estilo acorde a sus salidas elegantes y llenas de glamour, digno de una actriz de Hollywood. Rumer acompañaba la ambientación con pieles y muebles de madera, un clásico de la zona montañosa de Idaho.

Invasión de cuadros para una pared juvenil y fresca

La versión juvenil del cuarto de Rumer en cuarentena. Fotos: IG

Pero, con el avance de la pandemia y las Moore-Willis decididas a pasar la cuarentena todas juntas en la casa familiar (papá Bruce Willis incluido), Rumer tuvo tiempo de planear una renovación.

Dejó su habitación a nuevo, con otro estilo, más fresco u juvenil. Una Rumer más espontánea y feliz que busca expresarse.

Una renovación, ¡sin gastos extra!, ni compras de muebles, ni siquiera de pintura incluidos.

Con fotos, postales e ilustraciones

La hija mayor de Demi Moore decidió sacar provecho de este gran momento familiar que viven (con la autobiografía de Demi publicada, se cerraron muchos conflictos del pasado) y usó el tiempo de cuarentena para revisar viejos cajones.

Las Moore-Willis revisando fotos antiguas entre sus baúles. El tiempo de la cuarentena aprovechado para una redecoración. Foto: IG

Así la hija de Bruce Willis (que también está en esta casa) seleccionó fotos del pasado y redecoró.

Rumer eligió las mejores fotos familiares y decidió ponerlas a mano, apreciarlas donde más las puede ver.

Puede interesarte

También rescató postales, ilustraciones y pinturas (que solían estar desparramadas por la casa) y decidió enmarcar las que no tenían portaretrato aun y disponerlas todas juntas sobre la cabecera de su cama.

No fue necesario salir a comprar. La diferencia entre marcos, colores y estilos de los que ya tenía fueron parte del encanto.

Las pieles y los muebles de madera siguen ahí (y eligió un acolchado de color para esta temporada), pero con ése cambio express la habitación ganó en alegría, ¿no te parece?

Más Semana Deco Para Ti: Ideas fáciles con pizarras para renovar ambientes y ordenar tu espacio y ¡tu vida!

Ir Arriba