News

Felipe de Edimburgo cumple 99 años: 7 cosas que no sabías del marido de la reina Isabel

En su cumpleaños Nº 99, pocos vieron tanta historia como él. El duque de Edimburgo fue, muchas veces, el villano de la película. ¿Cuánto conocemos del príncipe consorte, el marido de la reina Isabel?
En cuarentena, así pasa el duque de Edimburgo su cumpleaños: el marido de la reina celebra hoy 99 años. Foto: IG

1. El príncipe consorte en “The Crown”

Así se mostró el rol del duque de Edimburgo como “el marido de” la Reina en The Crown. Foto: gentileza Netflix

Como nunca, la serie The Crown mostró de cerca las frustraciones del duque de Edimburgo como “marido de” la Reina.

Felipe Mountbatten se casó con la actual reina Isabel II en 1952 cuando todavía era una princesa y ni había subido al trono.

Encantador, aristocrático (y sin trono), Felipe Mountbatten era el candidato ideal para la reina Isabel II. Foto: IG

Encontrar su lugar en Palacio en los primeros años de reinado le costó más de una turbulencia. La actuación de Matt Smith en The Crown hizo entender un poco el detrás de escena que se maneja en Palacio.

Isabel II y su marido comparten muchos de sus pasatiempos. Cabalgar, manejar e ir de safari, parte de ellos.

Así, los problemas personales de Isabel II con su marido fueron retratados al detalle en las primeras dos temporadas de The Crown: el duque solía ser el centro de sus distracciones y el Gobierno lo sabía.

2. Un amante del polo

Bien de cerca, así lo seguía la reina Isabel II a su marido en los partidos de polo.

Ni William ni Harry fueron los primeros en convertirse en amantes del polo y participar de torneos por todo el mundo. Ya antes que ellos lo hacía el príncipe Carlos. ¿De quién sacaron ellos esta pasión?

Toda su vida, el duque de Edimburgo fue un gran polista. Así se lo solía ver participar de torneos, bajo la mirada de la Reina.

Se dijo (y es un secreto a voces) que hasta tuvo un amorío con una argentina en un viaje al país en 1962 donde paró en una estancia de caballos de polo.

3. De una familia aristocrática a Felipe de Edimburgo

Muchas veces señalado como el villano de la película, el príncipe Felipe no tuvo una vida tranquila

Previo a su matrimonio, el actual duque de Edimburgo (título que le dieron la noche previa a su boda) era conocido como el príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca. Nació en Corfu en 1921 y es hijo de Andrés de Grecia y Alicia de Battenberg.

Con los años sumó a sus títulos el de conde de Merioneth y barón de Greenwich y desde 1957 es príncipe del Reino Unido (nombrado por su mujer).

Si bien su familia no tenia poder ni dinero (fueron desterrados de Grecia tras la abdicación de su tío, el rey Costantino), sí mantenía los contactos.

Philippe llegó al Reino Unido a los 7 años. Fue criado entre Inglaterra y Alemania.

Felipe de Grecia y Dinamarca tenía todo el pedigree para poder casarse con una heredera al Trono. Foto: IG

Cuando necesitaron corroborar la identidad de los Romanov (los últimos zares de Rusia), el ADN de Felipe de Edimburgo fue uno de los analizados: sangre real.

Es que, como la zarina Alejandra, él desciende de la mismísima reina Victoria de Inglaterra.

4. El apellido del hijo de Harry tiene un por qué

Con esta foto celebraron el cumpleaños Nº99 de su abuelo los Cambridge. Foto: IG

Históricamente los hijos de un monarca llevan su apellido. Pero esto fue la causa de una de las grandes peleas entre el duque de Edimburgo y la reina Isabel II.

Ya bastante cansado de estar a su sombra (y de tener que caminar siempre detrás), cuando nacieron sus hijos, se sabe que el duque enfureció.

Kate saludó con esta foto a su abuelo político. La duquesa se mantiene lejos de su camino, no quiere pasar lo mismo que Lady Di. Foto: IG

Su frase se hizo célebre: “No soy más que una maldita ameba. Soy el único hombre en el país al que no se le permite darles su nombre a sus hijos“. 

Así, los príncipes Carlos, Ana, Andrés y Eduardo quedaron Windsor. La reina no dio al brazo a torcer… por entonces. Para ella, reglas sin reglas.

El duque y la reina Isabel en Balmoral junto a sus hijos: Carlos, Ana, Andrés y Eduardo Windsor.

Pero sí hizo cambios. En 1960 modificó la ley: hoy el resto de sus descendientes masculinos que no tengan trato de “Su Alteza real” o título de príncipe llevan en papeles el mismo apellido que Archie, el hijo de Harry y Meghan: Mountbatten-Windsor. El duque se hizo valer.

5. Mountbatten no es su apellido original

Felipe de Grecia y Dinamarca, de cuna real vivió de país en país hasta convertirse en príncipe consorte y duque en Inglaterra. Foto: IG

Felipe pataleó mucho por que sus descendientes llevaran su apellido. Uno en realidad que él mismo adoptó a su llegada a Inglaterra por consejo de su tío, Louis Mountbatten.

Felipe de Grecia y Dinamarca pasó a convertirse en Philippe Mountbatten, con esta imagen saludó el Palacio real al duque. Foto: IG

Una forma calculadora ara lograr escalar, especialmente tener una carrera militar ya no como griego en destierro ni tampoco un ciudadano alemán.

Así, fue como el duque tomó el “Mountbatten” (la versión inglesa del materno y muy alemán “Battenberg“).

Aún con sus ideas y vueltas y múltiples amoríos, el duque y la reina Isabel mantienen uno de los matrimonios reales más longevos

Con el ambiente post 1era Guerra Mundial y más aún con la 2da, distanciar el apellido alemán del duque de la familia de la reina de Inglaterra era vital.

6. El duque es primo lejano de la Reina

Los matrimonios entre parientes no eran algo inusual en la realeza. De esta manera las casas se aseguraban mantener el poder todo en familia.

Y eso sucedió aún en el caso del príncipe Felipe e Isabel. Y es que, para estar en contacto con quien en ese entonces era un princesa real, él debía tener conexiones.

Felipe e Isabel, ayer y hoy.

Ser parte de la realeza se lo aseguraba. Casualmente Isabel y su marido pertenecen a la misma rama familiar: ambos terminaron siendo descendientes de la reina Victoria, de quien se dijo era “La abuela de Europa”.

7. Amores y odios con su nuera, Lady Di

Por diferencias en sus personalidades, el duque y su hijo Carlos nunca se llevaron del todo bien. Foto: IG

Aún en las sombras, el príncipe Felipe sabe cómo manejar sus hilos. En vida, se dijo que fue el enemigo Nº1 de su nuera, la princesa de Gales.

Y, cuando esta falleció, Mohamed Al-Fayed (padre del último novio de Lady Di) acusó al duque de haber planeado sus muertes en un accidente automovilístico en París.

Sin embargo luego se supo que Diana de Gales le tenía cariño, que incluso le escribía notas llamándolo: “Querido papá”. Esas cartas fueron parte de las pruebas que se presentaron en el juicio por la muerte de Lady Di.

Con sus 99 años, el duque de Edimburgo y una vida digna de película.

Así se supo que éste le había respondido varias veces apoyándola en medio de su divorcio: “No me puedo imaginar que una persona sensata pueda dejarte por Camilla”, escribió el duque sobre el affair del príncipe Carlos con quien hoy es su esposa.

Debido a su edad, desde 2017 el duque de Edimburgo se mantiene alejado de los actos públicos.

La pandemia hizo temer sobre todo por su salud. Desde que se declaró la cuarentena, pasa sus días con la reina Isabel en el castillo de Windsor.

Notas relacionadas