Fit

La “dieta” de la alegría

¿Te ponés de mal humor cuando estás en un plan alimenticio más estricto? En conmemoración al Día Mundial de la Alegría te explicamos el por qué de las alteraciones en el estado de ánimo y cómo evitarlas. ¡Se puede cuidar el peso con buena onda!
Se puede bajar de peso sin pasar hambre ni mal humor. Foto: 123Rf.

Quienes alguna vez hicieron dieta en su vida pueden dar fe que seguir un plan alimentario o restringirnos de algunos alimentos que nos encantan puede traer algunos sentimientos pocos placenteros. “Una dieta desequilibrada no sólo genera repercusiones a nivel físico, sino que también puede producir carencias específicas de vitaminas o minerales que se manifiestan mediante síntomas o sensaciones como apatía, desgano, irritabilidad, nerviosismo, cansancio y falta de atención. Es por eso que los bajones emocionales suelen atentar contra quienes intentan bajar de peso”, confía la licenciada Liliana Grimberg (MN 978), coordinadora del área de Nutrición del Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna. Sin embargo, esta reconocida nutricionista asegura que hay algunos alimentos y tips que podemos poner a nuestro favor para lograr nuestras metas. ¡Y qué mejor que la semana del Día de la Alegría para ponerlos en práctica!

¡Comer sano no tiene por qué ser aburrido!

Cabe destacar que cada uno debería ir a una consulta con un especialita para poder seguir un plan 100% hecho a la medida de cada uno. Sin embargo, existen generalidades que podemos incorporar a partir de este momento.

Elegí platos llenos de nutrientes y con el menor procesamiento posible.

CUANTO MÁS NATURAL, MEJOR: es clave incluir alimentos que contribuyan a la producción de endorfinas y serotonina a través de productos provenientes de la naturaleza con el menor procesamiento posible como atún, salmón, sardinas, anchoas, vegetales, frutas, carnes, huevos, cereales integrales, avena y lácteos.

DISMINUIR HARINAS REFINADAS: el problema es que, al ocasionar aumentos bruscos de serotonina seguidos de bajones inmediatos, se traduce en el organismo como alteraciones del ánimo y nerviosismo. Por eso, Grimberg recomienda consumir hidratos de carbono de absorción lenta como cereales integrales o banana.

ELEGÍ ALIMENTOS RICOS EN TRIPTÓFANO: un aminoácido que el cuerpo no fabrica por sí mismo, por lo cual hay que ingerirlo, ya que ayuda a generar la serotonina. Paralelamente, es importante el consumo de minerales e hidratos de carbono de bajo índice glucémico. En este grupo se encuentran: el pollo, pavo, quesos, pescados, huevos, tofu (queso de soya), semillas de sésamo, zapallo, almendras, maní, cereales integrales, legumbres, ají, espinaca, leche y soja. Por su lado, entre los alimentos ricos en magnesio se destacan la banana (contiene una cantidad extra de triptófano que ayuda a sintetizar serotonina y potencia la sensación de bienestar), nueces, legumbres, verduras y germen de trigo.

FELICIDAD EXPRESS: disfrutá (con moderación, claro) de los alimentos que causan sensación placentera como el chocolate amargo, que proporciona teobromina, una sustancia que activa los neurotransmisores relacionados con el placer. ¡Todos estos alimentos son considerados antidepresivos naturales porque promueven el aumento de la serotonina!

Ponete las pilas en la cocina para crear platos tan saludables como deliciosos.

Notas relacionadas

Bitnami