Cómo disfrutar de las Pascuas evitando atracones – Revista Para Ti
 

Cómo disfrutar de las Pascuas evitando atracones

Dos especialistas nos brindan consejos para estos días festivos en los que tenemos ganas de probar todo lo que nos ofrece la mesa de Pascuas, evitando atracones.

En estos días festivos solemos pensar un poco más en la comida, sobre todo anticipándonos al domingo en el que aparecen los tradicionales huevos de chocolate. En este sentido, pueden aparecer "sentimientos de culpa, vergüenza, ansiedad y angustia", explica la Lic. Mara Fernández, Psicóloga especialista en TCA (M.N. 36031).

En este sentido, la especialista sostiene que "pensar en hacer dieta o restringirse los días previos a la pascua no sirve de nada, ya que solo incrementaría los sentimientos negativos. Evitar consumir ciertos alimentos puede generar una sensación de descontrol en las comidas, y llevar al atracón", apunta y explica que es un "consumo frecuente de cantidades extraordinarias de alimentos durante una comida y sentir que el comportamiento alimentario está fuera de control". 

Sobre este punto también opina la Lic. en Nutrición Agustina Murcho, especialista en trastornos alimentarios (M.N. 7888 / M.P. 3196). "No es necesario elaborar un plan de alimentación para estos días, es un día como cualquier otro" y añade que en el momento de comer los huevos de chocolate, "comer, pero justamente para no comer el huevo entero" y remarca la importancia de "permitirnos todos esos alimentos", ya que "la restricción aumenta el deseo y es imposible pensar que va a ser la última vez que lo vamos a comer".

"Casi todas las personas pasan por situaciones como estas, pero el devenir en algo habitual puede generar un trastorno de la alimentación. El tener que enfrentarse al banquete festivo puede generar miedo, angustia, ansiedad; y más aún más si se vive en un contexto familiar de tensión, en donde pensar en la comida y el cuerpo funciona como burbuja para escaparse y aislarse de esa situación amenazante", explica la Lic Fernández.

"Esas emociones - continúa Fernández- se suelen sentir como negativas, e impactan significativamente en la mente y el cuerpo. El tratar de ejercer el control sobre ellas puede implicar el uso de 'estrategias' poco saludables: atracones para no hablar ni expresar, el exceso de consumo de alcohol, actividades del tipo compensatorias buscando 'eliminar' el dolor".

Y es por eso que la Lic. Murcho apunta: "Es fundamental hacerlo con un profesional porque es muy difícil que una persona pueda empezar a equilibrar haciéndolo solo, hay ejercicios, herramientas. Se enseña cómo comer para que la persona pueda disfrutar de estos alimentos sin irse al extremo... no es fácil encontrar un equilibrio, pero con la ayuda profesional se puede hacer".

Tips de la Lic. Fernández

-"Es importante ser flexibles con los alimentos, con los horarios y no dejar la actividad física. Hacer un pensamiento reflexivo: las Pascuas son una vez al año, un momento para compartir en familia, amigos y quien te haga bien".

-"Quizás no haya huevos de chocolate todo el año, pero si podemos encontrar a ese alimento tan placentero, que contribuye a la secreción de serotonina y dopamina, hormonas del placer y felicidad, en cualquier otra época. Pensarlo de esa manera puede contribuir a no querer comerse todo en un mismo día".

Tips de la Lic. Murcho

-"No existe la ansiedad por chocolate, sino el deseo, las "ganas de". La ansiedad es un estado emocional que nos tiene alertas y es algo anticipatorio que nos dice que algo está por pasar, que puede ser real o no, pero no existe la ansiedad por el chocolate, de hecho es algo que hay que cambiar: decir que existe la ansiedad por la comida. No es un estado emocional que nos lleva a comer, no que es ansiedad por algo".

-"Si te gusta el chocolate, come todos los días un poquito y eso va a hacer que el día que veas un huevo de Pascuas no quieras comértelo entero, porque justamente lo prohibido aumenta el deseo".

-"Hay que ver de dónde viene la culpa: si una persona hizo dieta y restringió el chocolate, cuando lo coma le va a dar culpa porque cree que es algo prohibido y en realidad no. Empezar a incorporar todo esos alimentos que tenemos como prohibidos, hacerlos cotidianos (que no quiere decir comer chocolate todo el día), comer un poquito en un momento de disfrute, donde comemos por hambre emocional".

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig