Lifestyle

7 consejos para combatir la ansiedad

Claves y tips de Sergio González Zárate, el auto español de “El fin de la ansiedad”. Es un camino personal, pero si hay una guía a mano, mucho mejor.

“Tanto si estás pasando por un mal momento como si no, espero que descubras la importancia que aprender a cuidarte puede traer a tu vida. Te aseguro que haciéndolo, será mucho más fácil superar cualquier bache que se pueda presentar”, dice Sergio González Zárate, el autor español de “El fin de la ansiedad”.

Tras años de estudio e investigación, este ingeniero especializado en el campo de la emociones decidió compartir aquellas acciones y ejercicios que lo ayudaron personalmente a combatir tanto la ansiedad como otros sentimientos limitantes.

“Mi intención es aportar esas estrategias y remedios que todos podemos aplicar para superar las dificultades”, expresa el autor de “El arte de cuidarte”.

A continuación, un resumen con los mejores consejos de Gio Zarrari (como lo conocen en las redes sociales).

Cómo evitar la ansiedad: consejos y ejercicios

Por @giozararri

1. Evitá las sustancias tóxicas

La vida me ha demostrado que de nada sirve intentar querer estar bien si antes no evitamos todas aquellas cosas que, consciente o inconscientemente, nos hacen daño. Por esto es importante saber qué sustancias sí y qué otras no debemos incluir en nuestra dieta, ya que de ello depende nuestro equilibrio orgánico.

Por ejempo, conviviendo con la ansiedad me di cuenta del efecto directo de la cafeína en ella, hasta el punto que tomar o no esa taza de café podía activar o desactivar sensaciones tan complicadas y difíciles de llevar como la taquicardia, la hiperventilación o los mareos.

Esta realidad me hacía entender que: si dejaba de hacerlo, muchos de esos complicados síntomas que me acompañaban se reducirían. Y si el café podía hacerme daño, no había que profundizar mucho para entender que hacer uso de drogas podía ser muchísimo peor.

EJERCICIOS:

  • Dieta anti-ansiedad: consumir alimentos ricos en triptófano, en vitamina B, carbohidratos, omega 3 y proteínas. Evita todo tipo de comida basura. No tomes café en exceso, tampoco comas rápido o mientras caminas, mastica bien y no te llenes ni sientas hinchado, y menos antes de dormir. Si haces uso de drogas, ten siempre en cuenta que hasta que no las dejes tu ansiedad no desaparecerá…

2. Hacé deporte para sentirte mejor

Experimentamos la vida a través de nuestro cuerpo y emociones, una realidad en la que nunca faltará el dolor ni la felicidad. Para atraer más de esta última y sobreponerse a las dificultades, la mejor medicina podremos encontrarla en el ejercicio: el mejor y más barato antidepresivo con que nos ha obsequiado la naturaleza. Si lo pones en práctica pronto descubrirás que para encontrar la alegría, no hay nada mejor que correr hacia ella…

EJERCICIOS:

  • Elige tu “deporte anti-ansiedad”: elige tu mejor actividad contra la ansiedad entre las que has observado en este apartado como el yoga, caminar o cualquier tipo de actividad aeróbica, y empieza ahora. 
  • Practica varias veces por semana: deja a un lado las excusas, tus problemas no van a alejarse si no trabajas en ti. Sea cuál sea el ejercicio que elijas, realízalo un mínimo de 3 veces por semana. Tras hacerlo escucha a tu cuerpo y a tus sensaciones y responde a esta pregunta ¿No te sientes mejor, más calmado y consciente?

3. Relajate y respirá

Como seguramente sepas si sufres ansiedad, el desequilibrio emocional y el sufrimiento van de la mano, un desorden provocado por mantener niveles elevados de estrés que complican nuestro presente. 

Si necesitas recuperarte y dejar de sentir ansiedad, la ciencia ha demostrado que no existe un ejercicio más rápido y eficiente que aprender a respirar y devolver a nuestro cuerpo a la calma.

EJERCICIOS:

  • Practica la técnica del globo rojo: encuentra un lugar cómodo y relajante donde poder estar apartado de ruido y estrés. Una vez allí, reconoce tu grado de ansiedad o el modo en que las emociones te envuelven. Siéntate cómodamente y posiciona tu mano izquierda sobre el ombligo y la derecha sobre esta, como si abrazases tu barriga. Cierra los ojos y comienza a respirar lentamente. Mientras lo haces imagina que tu vientre es un gran globo rojo que se hincha al inspirar y deshincha al espirar. Realiza este ejercicio durante un mínimo de cinco minutos al día y observa los resultados en lo que respecta a tu estrés o agitación. ¿Notas el cambio?  

4. Descansá más, viví mejor

Pocas prácticas son más efectivas y potentes para recuperar energía, claridad mental y ganas de vivir que descansar en condiciones. Estos son algunos de los beneficios que hacerlo puede traer a tu vida:

  • Aumenta tu creatividad, mejora tu memoria, te ayuda a perder peso, mejora tu salud, protege tu corazón…
  • Y pensando en la ansiedad, descansar bien reduce la depresión y la ansiedad: cuando dormimos, el cuerpo se relaja y eso facilita la producción de melanina y serotonina, hormonas que contrarrestan los efectos del estrés y nos ayudan a ser más fuertes emocionalmente. La falta de sueño provoca lo contrario, una liberación sostenida de las hormonas del estrés y la activación del sistema nervioso simpático.

EJERCICIOS:

  • Si tomas ansiolíticos, sigue las indicaciones de tu médico: utilízalos en el modo aconsejado para conseguir un buen descanso. Si ves necesario usarla no te tortures, pero si poco a poco puedes no hacerlo mejor, ya que estarás devolviendo a tu cuerpo al equilibrio sin necesidad de fármacos que tarde o temprano tendrás que dejar. 
  • Infusiones para conciliar el sueño: si tus niveles de ansiedad siguen siendo altos y dificultan el sueño, puedes probar a tomar infusiones relajantes como la valeriana, la tila o cualquier preparado para ello. 
  • Acciones para descansar mejor: un buen baño caliente antes de dormir o realizar ejercicios de respiración, son algunos de los mejores aliados para disfrutar de un sueño reparador.

5. Evitá las emociones tóxicas

Existe una relación directa que existe entre el cuidado de tu mente y tu felicidad ya que aquello que sentimos en la mente, genera también cambios en nuestro cuerpo. Debido a ello tan importante como proteger nuestro organismo de sustancias tóxicas, lo es proteger nuestra mente de todas esas emociones que pueden complicar muchísimo nuestro presente.

EJERCICIOS:

  • Reconoce los pensamientos y emociones que tienen que ver con tu estado actual: apunta los pensamientos, acciones y situaciones que pueden estar detrás en buena medida de tu problema, sensaciones como el miedo, la impaciencia, la rabia o la frustración, pueden ser los principales motivos de tu infelicidad.
  • Remedios contra la negatividad: en ocasiones es complicado frenar esa manera negativa de pensar, por ello siempre que lo necesites practica la respiración lenta o diafragmática, hasta observar como tu mente se aclara y recuperas el control. 
  • Encuentra un pensamiento o emoción contraria a tus sensaciones negativas: elige actividades para contrarrestar la sensación negativa. Si la acción positiva es ser más positivo, puedes cambiar las situaciones de tristeza apuntadas en el primer punto (por ejemplo: escuchar canciones tristes), por acciones opuestas (escuchar canciones alegres), y si es el miedo el que llena tu presente, es hora de disfrutar del humor y reír a carcajadas. 

6. Entrená tu mente, meditación y mindfulness 

Nuestra mente puede ser nuestra principal aliada pero también nuestra peor enemiga, todo depende del modo en que aprendamos a usarla, y aprender a meditar puede convertirse en la mejor herramienta para conseguir ejercitarla para usarla mejor, sea cual sea la realidad en que nos haya tocado vivir.

EJERCICIOS:

  • Practica la meditación o el mindfulness: existen multitud de documentos, audios y vídeos para hacerlo, pero tal vez el modo más sencillo y agradable sea utilizar una de las muchas aplicaciones para móviles. Tu salud es lo más importante, por eso no te pongas excusas y empieza a probar hoy mismo. Es importante que reserves un espacio y un horario, tal vez a primera hora de la mañana o antes de acostarte. Si prefieres trabajar a la vez la mente y el cuerpo, puedes probar con el yoga. Si este es tu caso, te aconsejo apuntarte a clases ya que si no eres demasiado disciplinado, es fácil que realizarlo por tu cuenta caiga en el olvido.
  • Tu pausa de tres minutos al día: reserva tres minutos al día para practicar activamente tu relajación. Puedes ponerte una alarma, aprovechar reuniones o tiempos muertos para hacerlo. Cuando practiques toma conciencia de tus pensamientos, emociones y sensaciones. Observa tu respiración y poco a poco amplia tu atención a todo tu cuerpo

7. El amor, el gran antídoto del miedo 

Existe un elixir contra el sufrimiento, la tristeza y el miedo, una emoción capaz de eliminar el dolor físico y también el emocional. Un remedio que no solo contempla el amor romántico ya que puede obtenerse de las personas pero también de la vida, el amor, el ingrediente secreto de la felicidad. 

Gracias al amor se genera más oxitocina, dopamina y otras hormonas de la felicidad que proporcionan un conjunto de sensaciones que van desde el placer a la euforia, la confianza y motivación, algo que nos cambia por dentro, cambiando con ello también nuestra realidad…

La ciencia ha demostrado como desde el momento del parto las hormonas del amor preparan a la madre para soportar el dolor en el parto y crear ese vínculo que la unirá a su hijo por el resto de sus días, comprobando gracias a ello que son muchas las situaciones que activan la producción de esta química de la felicidad.

Así se descubrió que un abrazo de 5 segundos estimula la segregación de oxitocina, pero uno de 20 la activa y equivale a un mes de terapia psicológica, algo que también sucede con los besos y otras manifestaciones de cariño.

También está demostrado que la falta de esta emoción genera ansiedad, estrés, obsesiones y depresión, un motivo más para comprender y aceptar la necesidad humana de disfrutarlo si queremos gozar de una vida sana. 

Atrae amor a tu vida (en las muchas formas en que puedes conseguirlo) y puedes estar seguro que también la vida, va a tratarte con amor.

EJERCICIOS:

  • Recuerda a ese niño que hay en ti: quítale el polvo a esos viejos álbumes de fotos y disfruta de muchos de los recuerdos felices que has vivido. Hacerlo no sólo te sacará una sonrisa, te demostrará también que fuiste feliz y que puedes volver a serlo. Obsérvate y prueba a recordar quien eras,  como te sentías y cuáles eran tus sueños. Reconocerás que tu misión era disfrutar de tu vida y que casi siempre lo conseguías sin esfuerzo. 
  • Abraza más y mejor: está demostrado que las hormonas del amor se activan a través del contacto físico, siendo los abrazos y los besos dos de las mejores acciones para generarlas. Por ello besa y abraza más siempre que puedas. Puedes hacerlo con tus amigos, seres queridos, mascotas, e incluso contigo mismo.

Notas relacionadas