Meghan y Harry quieren a los guardaespaldas de Brad Pitt y Angelina Jolie

Los duques de Sussex comienzan su nueva vida en Hollywood y lo hacen a lo grande. Necesitan guardaespaldas y ya revisaron la lista VIP: quieren a los ex de Brad Pitt y Angelina Jolie (y demostrarle a Donald Trump que no esperan que pague por ellos).
Meghan y Harry dejan su vida de royals para pasar a ser celebrities de Hollywood.

¿Quién tiró el dato? El Daily Mail. Parece ser que, recién instalados en Malibú, California, los duques de Sussex (que ya comenzaron oficialmente sunueva vida fuera de la realeza), se movieron con agilidad para contratar su propio equipo de seguridad.

Y, así como se lo dejaron saber al mismísimo Donald Trump -cuando el presidente de los Estados Unidos anunció que su protección no saldría de su presupuesto-, los duques piensan hacerse cargo ellos mismos de sus servicios.

Los guardaespaldas de las estrellas

¿Qué buscaban Harry y Meghan? “Querían exsoldados del SAS (Servicio Aereo Especial)”, señalaron. Y es que, en Gran Bretaña los duques estaban acostumbrados a tener guardaespaldas de Scotland Yard y el mismo Harry tiene una carrera militar en aviación. Conoce.

Los duques de Sussex se convirtieron en parte del mundillo Hollywoodense que busca protegerse a los curiosos y de los paparazzi.

Aseguran que los duques tomaron la decisión final y eligieron entre dos agencias dedicadas exclusivamente a cuidar celebrities.

¿Y quién dice más celebrity que Angelina Jolie y Brad Pitt, ‘Brangelina’, en sus épocas de esplendor? Con guardaespaldas con semejantes referencias, los duques fueron por ellos.

Si pudieron con ellos, pueden con Meghan y con Harry. Espaldas cubiertas para los duques en Hollywood.

La pareja no tiene buena fama. Ya desde que el personal le decía “el huracán Meghan” apenas pisó Buckingham Palace- todos le temen a le duquesa. Tampoco el revoltoso Harry es fácil de proteger. No les gusta seguir las reglas.

Así pueden llegar a complicarse las cosas en una aparición “real”. La guardaespaldas (adelante) de la duquesa fue despedida tras un tumultoso evento en Fiji.

Todos recuerdan como ya una de las guardaespaldas quedó en el camino. La quitaron de su servicio tras tumultos y desinteligencias en un viaje a Fiji.

Dicen que Meghan y ella no se llevaban bien. Y la confianza (bien lo sabía Lady Di, fallecida madre del príncipe) es primordial.

Los duques buscaron a los exAngelina y Brad Pitt, guardaespaldas todoterreno acostumbrados a las multitudes, los paparazzi y que también traten bien a su hijo de diez meses, Archie.

Los elegidos también tuvieron a Madonna y a Nicole Kidman entre su portfolio de clientes.

La mano de Carlos

Sin embargo, lo que se vive en la Familia Real es muy similar a lo que se viviría cualquier otra familia. Donde hay un padre (el príncipe Carlos) muy enojado con su hijo (el príncipe Harry), una abuela (la reina Isabel II) que trata de interceder.

El tweet de Donald Trump habría empujado al príncipe Carlos a ayudar económicamen te a su hijo.

Donde luego el padre claudica y cede, pero diciendo por lo bajo “no se lo cuentes a nadie”.

Es altamente posible que sea el dinero del príncipe Carlos -padre preocupado por su hijo menor, al fin- el que costee su protección fuera de Gran Bretaña. O al menos que “contribuya” con los gastos que se irían a unos 450 dólares por día.

Enfrentar a la prensa, una de las cosas que Meghan y Harry saben que deberán hacer aún viviendo en los Estados Unidos.

Nieto de la reina, al fin

Porque el pueblo británico se enfureció con el desplante del Megxit y exigió que nada del presupuesto público fuera a sus manos, ya que no pensaban trabajar para Palacio.

Puede interesarte

Meghan y Harry se quedaron sin presupuesto que cubra su seguridad. Algo impensado.

Con dos guardaespaldas detrás, así pasó Meghan sus primeros días en Canadá. Con Archie a upa y paseando a sus perros bajo su cuidado.

Porque aún sin “Su Alteza Real” ni las chances de usar “Royal” (“Real”) para sus nuevos negocios, el príncipe Harry igual se mantiene como sexto en la línea de sucesión al Trono (y Archie , de diez meses, séptimo). O sea: son herederos de la reina.

Harry y Archie, sexto y séptimo en la Línea de Sucesión al Trono. Foto: Fotonoticias.

Algo que en tiempos de coronavirus (con el príncipe de Gales recién recuperado) cuenta y mucho.

Con una reina de 93 años y un heredero contagiado, en orden seguirían William y luego su pequeño hijo George… pero ya la cuenta ya empezaba a preocupar. ¿Dónde estaba Harry?

Tras el Megxit, el pueblo británico se rehusa a pagar por los gastos de seguridad de los duques de Sussex.

Sin embargo que el dinero del príncipe Carlos sea lo que costee (parte) de estos exclusivos guardaespaldas tampoco contenta a los británicos. El hijo de la reina Isabel II recibe ganancias públicas (impuestos) de sus ducados. Indirectamente el pueblo pagaría por el “capricho” de Meghan y Harry con su dinero.

Pero en esas cosas el príncipe de Gales es el primero en ser duro: aseguran que el dinero vendrá de su (abultado) bolsillo y no del ducado de Cornwall. Y que solo se trata de un “aporte” para este primer año de prueba donde Meghan y Harry busquen cómo piensan (sobre)vivir.

Con guardaespaldas VIP, así comienzan Harry y Meghan su nueva vida en Hollywood.

Y, si los duques quieren lo mejor y eligieron a los exguardaespaldas de Angelina y de Brad Pitt, que así sea.

Ir Arriba