Los beneficios de bañarse con agua fría – Revista Para Ti
 

Los beneficios de bañarse con agua fría

los beneficios de bañarse con agua fria
Tanto para el cuerpo como para el cerebro, bañarse con agua fría puede ser un hábito muy beneficiosos: un especialista nos explica los motivos.
News
News

Muchas personas consideran que bañarse en agua fría trae muchos beneficios para la salud. Hay estudios que explican los múltiples beneficios que puede tener esta práctica no solo sobre la parte muscular, sino también en el cerebro, activándolo de diferentes maneras.

Para conocer más detalles del tema, conversamos con el doctor Alejandro Andersson, neurólogo, quien nos explica por qué bañarnos con agua fría puede ser un buen hábito y en qué casos no es aconsejable.

¿Cuáles son los beneficios de bañarse o ducharse con agua fría?

-Lo primero que me viene a la mente es la recuperación después de hacer ejercicio, ya que el frío ejerce un efecto. Por eso, uno cuando se da un golpe piensa en ponerse algo frío en el lugar donde se pegó para que no se edematice. Hay un efecto parecido cuando uno se da una ducha o un baño de inmersión con agua fría, después de haber tenido alguna actividad deportiva muy exigente.

"Esto lo aprendí en mis carreras de ultra maratón, donde en medio de la montaña, los lugareños se metían en los lagos helados hasta la cintura. Me preguntaba por qué hacían algo así y me explicaron que después, de hacerlo, se quedan con la sensación de las piernas completamente descansadas".

"Como que se "exprimen" y se les va todo el ácido láctico, que te complicaba después de la competencia... te baja muchísimo los dolores. Realmente la recuperación muscular y deportiva es muy favorecida con el agua fría. Esto se ha incorporado en muchos lugares del planeta".

Más beneficios de bañarse con agua fría

Ya hablamos de los beneficios que traen los baños con agua fría para los deportistas, pero el doctor Andersson dio detalles de más áreas del cuerpo a las que también les hace muy bien:

-El agua fría activa la circulación sanguínea, contrae el sistema circular, con lo que ayuda a evitar la aparición de várices y de celulitis, además de aliviar la sensación de piernas cansadas.

-Ayuda a despejar la mente, porque actúa en el cerebro -que responde al frío- para mantener la temperatura corporal y, claro, con eso uno se conecta y se activa. Activa el cuerpo. Por eso, es muy interesante y muy positivo para las personas a las que les cuesta despertarse a la mañana, incrementa la energía porque las terminaciones nerviosas de la piel se activan como respuesta al frío.

-El frío despierta el sistema de alerta cerebral, segregando adrenalina y otra serie de neurotransmisores que te ponen atento, por eso mejora la concentración.

-Se dice también que la hidroterapia fría puede aliviar los síntomas de la depresión. Hay algunos ensayos publicados y lo relacionan con el estímulo al sistema nervioso simpático, la noradrenalina y la adrenalina.

-Si se trata desde lo cosmético, dicen que es bueno para el pelo, cierra los poros, lo que permite limpiar mejor el cuero cabelludo y que aporta brillo al pelo.

-Además, es bueno para la piel porque el agua caliente la reseca, mientras que el agua fría la descongestiona, desinflama y activa la circulación, por lo tanto, favorece su elasticidad, luminosidad y firmeza.

-Bañarse con agua fría es más respetuoso con el medioambiente.

-En cuanto a los estímulos que genera en los diferentes sistemas de nuestro cuerpo, no nos olvidemos que fortalece el sistema inmunológico. Esto se publicó en un trabajo de investigación y se dijo que el ausentismo laboral se había reducido prácticamente en un 30 por ciento del grupo que siguió el régimen de duchas frías.

¿En qué casos no es aconsejable bañarse con agua fría?

-Los pacientes con patologías cardiológicas, los pacientes con hipertensión arterial inestable. Tampoco es aconsejable para quienes padecen de hipertiroidismo. Por otro lado, se dice que las personas que tienen insomnio no tendrían que hacer esta práctica muy cerca del horario de ir a dormir. Sería prudente separar la mínimo cuatro a seis horas del horario de descanso, porque el baño con agua fría estimula la alerta.

Hasta acá podemos afirmar que sobran los argumentos para animarnos a ducharnos con agua fría aunque, hay que reconocer, es algo que no resulta es tan placentero, si lo comparamos con la sensación que nos brinda en el cuerpo el agua más tibia o caliente. Pero el doctor Andersson nos dio algunos tips para ir incorporando de a poco esta costumbre y poder contar con todos sus beneficios.

¿Cómo podemos implementar esta práctica?

-Se suele mencionar una temperatura que esté entre los 18 y los 24. La temperatura corporal está en 36 y, cuando uno se baña entre 18 y 24 grados, hay diferencia y se siente mucho más con el agua que con el aire del medio ambiente. Porque el pasaje de nuestra temperatura la pérdida de calor desde el cuerpo al aire es muchísimo más lenta que la del cuerpo al agua, por eso es que el proceso de pérdida de calor es 20 veces más rápido cuando estamos dentro del agua.

"Se suele aconsejar permanecer con esta temperatura no más de 5 minutos y que hay que ir acostumbrándose de a poco. Por ejemplo, bajando la temperatura de manera progresiva... ¡No habría que sumergirse en un río o un lago helado sin haber hecho la prueba antes exagerando las cosas! Hay que hacerlo gradualmente, también se puede hacer por lapsos más cortos, para ir tanteando y acostumbrándose, y que nos resulta algo traumático", finaliza el doctor Alejandro Andersson.

*Agradecemos la colaboración del doctor Alejandro Andersson, neurólogo del INBA para la realización de esta nota (@doctorandersson)

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig