Aislamiento no es aislarse (para reflexionar en cuarentena)

Una reflexión sobre los vínculos en momentos de encierro. La Dra.  Sonia Kleiman, especialista en psicología vincular de las familias, escribe sobre la vida bajo amenaza (y bajo techo) en nuestra casa.

Pareciera que nuestros pies ya no pisan un suelo tan firme, como el que creíamos que existía. 

Hoy nos convoca una situación que es más parecida a un tsunami, que a una tormenta. Y sucede que sobreviene en nosotros, desde la sorpresa, hasta un miedo a veces inmanejable.

El encierro también puede significar el reencuentro con el propio hogar. Foto: 123rf.

Algo se ha interrumpido, pero también algo nuevo se ha presentado que nos desafía a pensar y hacer cosas de otras maneras.

Es probable que algunas veces no sepamos cómo actuar, qué recursos tenemos y cuales vamos a tener que crear, ya que los que usábamos eran efectivos en otras condiciones.

Sí, estamos ante una alteración radical de nuestras costumbres, cotidianeidad, proyectos y esto nos requiere en una posición también diferente a la usual.

Hay que decidir, elegir, cómo se va a vivir este tiempo del llamado aislamiento y pensar que es esto, además de estar en la casa.

Una situación para reflexionar (y cambiar)

¿Podríamos llamar a no estar circulando por la calles, a no ir al trabajo, un estado de aislamiento? O bien podríamos pensar, que esta situación nos convoca a reflexionar cómo estamos viviendo, trabajando, como es nuestra vida en esa casa que habitamos u ocupamos si solo se usa como lugar de paso.

¿Hay temor al aburrimiento? En nuestra época parece que está prohibido aburrirse, cuando en realidad esos momentos de no saber qué hacer, son propicios para buscar, curiosear, inventar.

La convivencia implica algo más que estar juntos en los mismos lugares. La convivencia implica otros modos de estar, de compartir, de escuchar. No son solo los hábitos cotidianos, sino encontrarse de otras maneras.

Hay una cuestión importante.  Esta es una situación social imprevista, y muy arrasadora.

Puede interesarte

No usemos nuestros vínculos más cercanos para poner allí todas las preocupaciones, ansiedades que produce una catástrofe de este tipo.

Puede ser que algunos conflictos se activen o reactiven con los más cercanos, pero démosle lugar a que lo que está sucediendo es suficientemente intenso y difícil, para que solo sea algo que resuelve la pareja o la familia

Es un momento propicio para crear lazos, valorar nuestros afectos y los que podemos dar. Hay muchas maneras de hacerlo y también muchos modos de conectarse.

No aislarse en el aislamiento, sino usarlo para buscar otras maneras de estar con otros.

La autora

La Lic. Sonia Kleiman es Directora de la Maestría y Especialización en Vínculos y Familia del Instituto Universitario del Hospital Italiano. Coordinadora Equipo de familia Salud Mental Pediátrica-Hospital Italiano, Coordinadora del Comité de Cs Sociales y Salud Depto de Investigacion IUHI, Ex Presidenta de la Asociación Internacional de Psicoanálisis de Familia y pareja.

Ir Arriba