Así son los shows en tiempos de coronavirus: con distancia social, recitales en streaming y Zoom… ¿hasta cuándo?

En Newcastle, Inglaterra, un recital con corralitos inauguró los conciertos al aire libre con distanciamiento social. En Corea, el K-pop reaccionó con shows vía Zoom. ¿Adoptaremos estas versiones en Argentina?

En pandemia, la industria del entretenimiento comienza a reaccionar: nacen los recitales con distanciamiento social, conciertos en streaming, lives en Instagram… ¡Presentaciones vía Zoom!, ¿todo vale?

El recital en Newcastle, Inglaterra, del artista Sam Fender con sus corralitos y distancia social (con cercas en las filas de adelante y sectores en altura si estabas más atrás), abrió las compuertas.

El primer recital masivo en distanciamiento social en Newcastle, Inglaterra

El cantante Sam Fender pasará a la historia como el protagonista del primer recital con distanciamiento social.

La imagen de lo vivido en Newcastle generó reacciones: “Me trajo a la mente la portada del álbum Momentary Laps of Reason de Pink Floyd, una portada de Storm Elvin Thorgerson que se publicó en 1987″, comenta el promotor de espectáculos Sebastián Palacios.

Así se dispuso el predio para el recital

“Ver lo que se hizo en Inglaterra inmediatamente me llevó ahí, dije: ‘Esto ya pasó’. Y estoy seguro que estos chicos pensaron en lo mismo al hacerlo (esta vez con corralitos en lugar de camas)”, asegura.

El arte de Momentary Laps of Reason, un adelantado a los recitales con distanciamiento social

La industria de la musical quiere volver a tener público en vivo

“Esto es algo que no solo pasa en la industria musical. El mundo está frenado. A mí personalmente no me gustan nada estas cosas -el recital con distanciamiento social- porque la realidad es que el entretenimiento en vivo te genera una sensación única”, indica Sebastián Palacios, presidente de la productora de shows Ceroveinticinco.

“Una sensación que no solo tiene que ver con el sonido, sino también con quién tenés adelante, el loco que canta desafinado  al lado, incluso al que te aplasta y lo querés insultar. Es una experiencia 360 donde son muchos los factores que intervienen”.

Con palcos sectorizados, así se organizó el recital de Newcastle

“Quizá el día de mañana las personas se acostumbren a ver un streaming y citarse a determinada hora frente a la compu y sea normal pero me parece que todo lo que sea material audiovisual en vivo no es lo mismo.

Los que hemos visto en cuarentena nacieron de la necesidad del artista por tocar y de estar vigente pero muchos han sido de una calidad lamentable, la verdad”.

Las personas adoptaron las normas de seguridad frente al coronavirus. Cada cual en su lugar

El protocolo para recitales que se viene

No te dan los costos para hacerlos acá -asegura Palacios-. Un artista cobra determinado dinero por determinados tickets y tenés el costo de producción del show, toda esa estructura.

Y, si con los protocolos del coronavirus encima en un lugar donde entran 3.000 personas solo te dejan meter 1.500, los números no te dan. ¿Hacer dos shows? Tampoco. Hay que ver cómo se acomoda la industria“, declara el promotor de espectáculos.

”.

Así tocó Sam Fender en Newcastle

“En Newcastle hicieron como decenas de VIPs y esas estructuras son carísimas. Tenés que armar también el escenario… por eso las entradas valen lo que cuestan.

Además, la foto del recital como toda foto que es noticia, las personas están a distancia, ¿pero cómo entraron?, ¿cómo salieron? Muchas veces pasa como cuando subís o bajás del avión y todos se agolpan y esos cuidados no sirvieron de nada”, se acota Sebastián Palacios.

Una experiencia en vivo, ¿la nueva modalidad?

“Me parece inviable desde la perspectiva del presupuesto lograr hacerlo acá”, coincide Eduardo Sempé, productor de rock y vocero de IDEAr, Cámara de la Industria del Entretenimiento Argentina y de la asociación de managers musicales argentinos.

. “Porque la densidad de público requiere un precio al aire libre gigantesco y, ¿cuantos tickets tenés que vender para poder solventar una cosa así?

Sempé explica que la industria musical ya venía golpeada y que, “para lograr costear algo así sólo podría hacerse mediante ayudar del Estado o si, quienes se encargan de esas estructuras y lo que rodea a un show también necesiten tanto reactivar que bajen considerablemente los precios”.

Los recitales en tiempos de coronavirus

Sin pogo pero con las mismas ganas

En Argentina es muy difícil que, en una cancha donde entra un público de 40 mil personas entre 15 mil separadas y aún así no estén todas agolpadas en el vallado: no es natural en nosotros ni en el rock.

Quizá sí en fiestas electrónicas y entiendo que Córdoba los cuartetos están haciendo la experiencia de hacer ‘burbujas sociales’. Comprás por packs y vos solo interactuás con tu grupo, unas 10 personas“.

Puede interesarte

El K-Pop lo hizo: Twice y su mega recital en Zoom

En Corea del Sur, las chicas del furor del K-Pop, Twice hicieron un multitudinario recital online. Multitudinario… virtual. Todos vía Zoom. Así fue “Twice: World in a Day”.

Un show on-tact -contacto en línea- y realidad aumentada donde, en escena se veían los rostros del público (de Argentina, incluida). Las chicas incluso llegaron a interactuar con algunos de ellos. ¿Democratización de los recitales?

Recitales vía streaming: ¿sí o no?

“El argentino tiene la cosa del colgarse del cable, no se adecua al pago del pay per view tan en auge en el exterior, sería cosa de probar. El concepto es interesante porque podrías hacer un concierto en Buenos Aires que, quizá el que vive en Salta quería ver pero ni pensaba viajar, aún sin pandemia”, tantea Palacios.

El promotor de espectáculos aclara que, “sin embargo, parece que democratiza pero no. Los número indican que el que en tickets vende 3.000 en streaming solo 500 o 400 porque las personas que lo siguen incluso no quieren comprarlo para verlo en su casa desde la compu”, asegura Palacios.

“No lo democratiza”, coincide Eduardo Sempé. “Si ni siquiera se logra que los chicos accedan a clases porque no tienen internet ni computadora en sus casa. No es así.

El productor de rock cuenta que se está avanzando en hacer los show en formato autocine. “Y es por una necesidad de trabajo, pero ideológicamente eso elitiza más el consumo de cultura y entretenimiento, porque solo podrían ir quienes tienen un auto”, aclara.

“Seguimos buscando alternativas así sean por streaming o de alguna forma online sin público. Ya presentamos los protocolos en Casa Rosada“, aclara Sempé, vocero de IDEAr, Cámara de la Industria del Entretenimiento Argentina.

También te puede gustar: Así se vive el verano en Nueva York en tiempos de coronavirus

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba