Esta es la explicación de por qué no sentís tu propio perfume - Revista Para Ti
 

Esta es la explicación de por qué no sentís tu propio perfume

por que no sentimos nuestro propio perfume
Nos pasa a todas: nos rociamos de pies a cabeza con nuestra fragancia favorita pero llega un momento en el que no nos damos cuenta si tenemos perfume. Quizás nos cruzamos con alguien que elogia el aroma pero ya no podemos percibirlo: tiene una explicación y te la contamos acá.
Belleza
Belleza

¿A quién no le agrada oler bien durante todo el día? Así es como gastamos una buena suma en perfumes que usamos desde temprano, con la ilusión de percibir sus notas y disfrutar de su aroma.

Cuando más notamos su presencia es apenas empezamos a usarlo pero este efecto va disminuyendo con el tiempo. Usamos el perfume casi todos los días y puede que alguien lo elogie al pasar, pero nosotras nos quedamos pensando por qué no somos capaces de percibirlo. Aunque posemos la nariz donde lo rociamos, quizás sentimos un poco la fragancia, pero nada llamativo. ¿Te pasó alguna vez? Dicen que tiene una explicación.

por que no sentimos nuestro propio perfume

Nuestra esencia personal

Por mucho que pongas perfume usando todos los trucos para hacerlo durar más, llega un momento en el que dejás de olerlo. O lo sentís apenas.

Esto tiene una explicación, según la cual no podés oler tu propio aroma, tiene que ver con el instinto y se conoce como ceguera nasal.

Vicken Arslanian, fundadora de los perfumes Commodity, explica que este fenómeno se da al dejar de percibir el olor porque la nariz se da cuenta de que no es una amenaza ni algo tóxico, entonces, deja de notarlo. Podríamos decir que nuestro olfato se relaja porque el olor le resulta familiar.

por que no sentimos nuestro propio perfume

"Aparte del perfume, es habitual que suceda con los aromas presentes en entornos en los que estamos largos periodos de tiempo".

Esto también aplica para los olores del hogar y de tus mascotas. "Los podés oler al principio, pero después de un tiempo el olor desaparece". Es por eso, por lo que nuestro hogar no huele a nada y, sin embargo, podemos percibir en los ajenos un aroma característico. 

Por otro lado, Holly Hutchinson, de la firma Memoize London, respalda el fenómeno de la ceguera nasal y añade: "Una vez que nos acostumbramos a un olor y nuestro cuerpo decide que no es amenazante, lo bloquea, haciendo que nuestra nariz esté disponible para nuevos olores y cualquier cosa potencialmente dañina". 

Más información en parati.com.ar

   

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig