Las razones por las que deberías usar protección solar también en invierno – Revista Para Ti
 

Las razones por las que deberías usar protección solar también en invierno

El sol es dañino para nuestra piel durante todo el año, y el invierno a veces nos encuentra con la guardia baja, porque asociamos -erróneamente- su potencia al calor. Por qué no tenemos que relajarnos y seguirnos protegiendo, incluso para estar dentro de casa.

La exposición fortuita al sol –como la que recibes de vez en cuando viajás en colectivo o caminás unas cuadras para hacer alguna compra– tiene un efecto acumulativo que a la larga puede desembocar en arrugas y flacidez, que son sólo algunos de sus posibles efectos colaterales. 

Hay estudios que indican que aplicarnos una generosa capa de protección SPF de amplio espectro es recomendable aunque sea para estar sentadas, en pleno invierno, recibiendo el sol a través de la ventana. Ni hablar si nos exponemos, por ejemplo, en la nieve, donde los rayos se potencian y queman como si estuviéramos en una playa caribeña.

Según aporta la dermatóloga de Nueva York Dendy Engelman, hay datos recientes que indican que las células pigmentarias de nuestra piel no solo se estimulan por efecto de la radiación ultravioleta del sol, sino también ante dosis más bajas de luz ambiental e infrarroja, como la que emiten desde las computadoras hasta las lámparas. La luz artificial y la que emiten lo aparatos electrónicos también puede ser perjudicial.

¿A qué tipo de productos podemos recurrir de acuerdo a nuestras necesidades? El mercado ofrece muchas opciones y uno de los criterios que tenés que tomar en cuenta para elegirlo es: el que te resulte más práctico a vos para que lo incorpores a tu rutina de cuidados.

-Si usás una crema o loción de día, algo tan sencillo como aplicar encima una capa en polvo puede hacer maravillas.

-También podés optar por las presentaciones en crema que, además, si tienen fórmulas hidratantes, te ayudan a compensar la resequedad que genera la calefacción.

-Las fórmulas cargadas de antioxidantes van un paso más allá, ya que protegen la piel de los agentes contaminantes y realzan su luminosidad.

-Otra manera de obtener protección solar con un plus es recurrir a los protectores con color, que además de proteger la piel, le dan una terminación saludable con los mismos beneficios de aplicar una base de maquillaje.

¿Sabés por qué el sol puede dañar la piel? El sol emite un tipo de rayos llamados UV, y exponerse a ellos es uno de los principales factores de riesgo para la mayoría de los cánceres de piel. Las lámparas y camas solares también son fuentes de radiación ultravioleta. Las personas que se exponen mucho a los rayos UV procedentes de estas fuentes tienen un mayor riesgo de cáncer de piel.

Aun cuando los rayos UVA y UVB constituyen sólo una pequeña porción de los rayos solares, estos son la causa principal de los efectos dañinos del sol en la piel. Los rayos UV dañan el ADN de las células de la piel. Los cánceres de piel comienzan cuando este daño afecta el ADN de los genes que controlan el crecimiento de las células de la piel, según cancer.org.

  • Los rayos UVA envejecen a las células de la piel y pueden dañar el ADN de estas células. Estos rayos están asociados al daño de la piel a largo plazo tal como las arrugas, pero también se considera que desempeñan un papel en algunos tipos de cáncer. La mayoría de las camas bronceadoras emiten grandes cantidades de UVA que según se ha descubierto aumentan el riesgo de cáncer de piel.
  • Los rayos UVB tienen un poco más de energía que los rayos UVA. Estos rayos pueden dañar directamente al ADN de las células de la piel, y son los rayos principales que causan quemaduras de sol. Asimismo, se cree que causan la mayoría de los cánceres de piel.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig