Qué le pasó a Linda Evangelista: la explicación de una especialista argentina – Revista Para Ti
 

Qué le pasó a Linda Evangelista: la explicación de una especialista argentina

La exmodelo canadiense de 56 años sorprendió al mundo contando que quedó "brutalmente deformada" tras someterse a un tratamiento estético para adelgazar. La Dra. Cristina Sciales (MN 66.744), médica cirujana, explica qué efecto adverso padeció. 
Lifestyle
Lifestyle

La exmodelo canadiense Linda Evangelista sorprendió al mundo hace pocas horas cuando anunció por medio de sus redes sociales que ha quedado desfigurada luego de realizarse un tratamiento estético para reducir adiposidades denominado criolipólisis.

Evangelista contó, en su mensaje, que el tratamiento le provocó la aparición de hiperplasia adiposa paradójica (HAP), un efecto adverso que, aunque poco común, nunca le había sido informado. "He sido brutalmente desfigurada por el procedimiento CoolSculpting de Zeltiq, que hizo lo opuesto a lo que había prometido", explicó la modelo de 56 años.

Linda tal como estaría luciendo hoy en día. Foto IG.

"Aumentó mis células grasas en vez de disminuirlas y me ha dejado permanentemente deformada incluso tras someterme a dos dolorosas cirugías correctoras, sin éxito. Me he quedado, como han dicho algunos medios, 'irreconocible'", siguió contando.

Qué es Cool Sculpting

Cool Sculpting es el nombre del equipo tecnológico con el cual se realiza la criolipólisis, un tratamiento usado para quitar adiposidades localizadas. El procedimiento fue inventado por Dieter Manstein, un médico del Hospital General de Massachusttes, y por Rox Anderson, de la Facultad de Medicina de Harvard. Su primer prototipo fue creado para avanzar en los estudios de criolipólisis que se estaban realizando en cerdos en 2008.

Fue aprobado primero por la FDA para el tratamiento de la grasa en los flancos (lados) en 2010, y luego para el estómago en 2012. La empresa Zeltiq introdujo más aplicadores, y en 2015 se aprobó un nuevo modelo para los muslos.

Qué es criolipólisis

Según la Dra. Cristina Sciales, médica cirujana (MN 66.744), la criolipólisis es un tratamiento dermatológico no invasivo para eliminar la grasa corporal mediante la aplicación de frío. "El procedimiento consiste en bajar la temperatura para que las células grasas se descompongan y sean eliminadas sin dañar el resto de las células de la piel", dice la médica. 

Linda Evangelista fue una de las modelos top de los años noventa. Foto: Fotonoticias.

"Se trata de una alternativa a la liposucción, con la diferencia de que no es invasivo y se supone que no entraña riesgo para el paciente. Los estudios clínicos han demostrado que este enfriamiento lleva a una reducción en el grosor de la capa de grasa. Se realiza sin intervención quirúrgica, sin agujas, sin anestesia y sin necesidad de tomar medicamentos", agrega Sciales.

Para quién está indicado el tratamiento

Según la médica especialista, el tratamiento de criolipólisis no está indicado para personas con sobrepeso, "sino para aquellas que tienen grasa localizada, ya que la grasa que se elimina se hace en pequeñas cantidades y en un período largo".

"Es un tratamiento específico para las personas a las que les cuesta bajar la grasa en una zona específica, que no se les va a pesar de la dieta o la actividad física. Funciona de forma progresiva en un periodo de entre dos y cinco meses y no se utilizan agujas", añade.

Desfilando en las pasarelas del mundo, muy lejos del triste presente. Foto: Fotonoticias.

Qué es la hiperplasia adiposa paradójica (HAP)

La Dra. Sciales explica que la hiperplasia adiposa paradójica que desarrolló Linda Evangelista es una "posible complicación de este tratamiento estético". "Básicamente se ve como si aparecieran masas o bultos extraños en la zona tratada", asegura.

"Puede aparecer entre los primeros dos a cinco meses después que se realizó la criolipólisis y usualmente comienza con una inflamación persistente", añade. Según las estadísticas, este efecto adverso puede aparecer en una de cada 138 aplicaciones del tratamiento.

Sciales afirma que antes de aplicar un tratamiento estético, se deben poner en práctica valores de ética y responsabilidad como profesional de salud sobre los siguientes ítems: elección del paciente; evaluación en caso de que haya un efecto adverso y cómo afrontarlo; explicarle y advertirle al paciente acerca de probabilidades de complicaciones y citarlo a los dos meses para evaluar cómo fueron los resultados; no masificar el tratamiento; corregir en caso de que hayan quedado irregularidades. "Y, por sobre todas las cosas, seleccionar un paciente con un IMC adecuado para cada tratamiento", completa la médica.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig