¿Conocés la verdad sobre las corssfiteras?

En un ambiente que era exclusivamente de hombres, cada vez hay más mujeres crossfiteras que se abren camino por su disciplina y talento. Te presentamos cuatro historias que te dejarán con la boca abierta.

La época donde el crossfit era tierra exclusiva de marines, bomberos y militares quedó en el pasado. Esta disciplina que nació de la mano de Greg Glassman (entrenador del departamento de policía de California, Estados Unidos) ya no distingue oficio… ¡Ni sexo!

De eso no hay duda: en pleno siglo XXI, en cualquier box de crossfit que vayas del mundo, vas a encontrar mujeres entrenando a la par de los hombres. “Es un deporte para todos. Perder la feminidad depende de cada una y no tiene nada que ver con los musculos… sino con una acitud. Ser crossfitera no significa estar desarreglada o se masculina”, aseguran nuestras cuatro chicas fit que se lucen en el mundo del cross: Ariadna Argoitia (38), Mel Rodríguez (23), Cata Guimarey (28) y Guadi Machado (20).

“El crossfit es mi vida”

Ariadna Argoitia (38) @ariargoita

Ella es una chica fit desde la panza. Su mamá bailarina y su papá ganador panamericano de garrocha le inculcaron la pasión por el deporte a partir de los 5 años cuando comenzó gimnasio artística.“Entrenaba nueve horas por día y representé a la Argentina en tres mundiales, uno en Japón, otro en Puerto Rico y otro en Suiza”, cuenta con una sonrisa Ari Argoitia. 

Si bien a los 17 años dejó su primer amor, nunca se alejó del mundo fitness. Estudió el profesorado nacional de Gimnasia, dio clases en el gimnasio familiar y finalmente, a sus 30 años, se volvió a enamorar: del crossfit. “Desde que conocí esta disciplina nunca paré.El crossfit es mi vida. Hoy entreno 4 horas por día en Black Box en Ramos Mejía sólo por placer”, aclara esta crossfitera que se lució dos veces en los regionales y en los Games en 2017. Actualmente da clases de fitness personalizadas y talleres de gimnasia artística enfocados en crossfit en todas las provincias del país. “El crossfit enamora porque te lleva a tu límite, a tu zona oscura. Todo el tiempo tenés como objetivo autosuperarte”, asegura Ari.

“Me costó seis años llegar al mundial de crossfit”

MEL RODRÍGUEZ (23) @melrodriguezth

En el mundillo del crossfit, decir Mel Rodríguez es como decir Lio Messi o Nafa Nadal. Es que esta argentina fue la única en clasificar en los Crossfit Games 2019 que tuvieron sede en Wisconsin, Estados Unidos. Pero, para que se den una idea de la magnitud del logro: en esta oportunidad se

presentaron más de 180.000 de atletas de la elite de los cuales quedaron 40 alrededor del mundo y primera en argentina. “Desde los cuatro años que hice gimnasia artística pero a los 17 tuve que abandonar por varias operaciones. Cuando descubrí el crossfit en 2014 supe que iba a tener mi revancha… Me costó seis años, pero finalmente y luego de muchísimo esfuerzo, logré mi sueño frustrado de llegar a un mundial”, confiesa la crossfitera number one de nuestra selección. Si bien fue descalificada en la primera ronda, ella volvió con la felicidad de los ganadores. Actualmente da clases grupales e individuales de crossfit y gimnastic mientras se prepara para una posible revancha. “Sé que este deporte tiene un límite físico, pero lo daré todo hasta que el cuerpo me diga basta”, asegura Mel.

“TODOS LOS DÍAS TE SORPRENDÉS CON LOS AVANCES”

CATA GUIMAREY (28) @cataguimarey

Cata llegó al crossfit casi por “casualidad” (aunque ya sabemos que las casualidades no existen). Sin embargo, ella no estaba buscando un nuevo lugar para hacer ejercicio… sino un trabajo. “En el 2012 estaba estudiando Administración de Empresas y fui a una entrevista para ser recepcionista en el box Tuluka -recuerda esta rubia de sonrisa contagiosa-. ¡No tenía ni idea de qué se trataba! Era un galpón con música de ACDC al palo, todos entrenando en cuero, tirando barras, corriendo. Parecía un entrenamiento militar”.

Puede interesarte
Pau Fatic, profe de gimnasia nacional

Como uno de los beneficios de su nuevo trabajo consistía en poder entrenar gratis (“y obvio que lo iba a aprovechar”, aclara entre risas) al toque debutó como crossfitera. Dos años después participó en su primera competencia, Tuluka Challenge, y desde ahí nunca más paró. “Todos los días te sorprendés con los avances y se vuelve una pasión. Además no aburre porque todos los días son clases diferentes”, motiva Cata que, además de seguir a full con sus preparaciones, actualmente es la novia del dueño del box que la vio nacer en este deporte. No sólo ganó una pasión y trabajo… sino también un amor.

“UN CUERPO MUSCULOSO NO NOS HACE MENOS FEMENINAS”

GUADI MACHADO (20) @guadimachado

“Moría de ganas de empezar crossfit pero, como estaba gordita (pesaba 20 kilos más), me daba vergüenza ir, subir a las anillas o saltar”, confiesa hoy una de las referentes del ambiente. Fue en 2016 en su Mendoza natal que le pidió a una amiga que le compartiera la rutina que había hecho en el box donde practicaba para probarlo en su casa. “¡Y me encantó! Así que al día siguiente fui a una clase de prueba, después saqué el pase libre y a los tres meses ya había bajado mis primeros 10 kilos”, cuenta orgullosa Guadi en Buenos Aires, donde vive hace tres años para dedicare 100% al crossfit.

Hoy en día esta colorada -que también es tripulante de cabina- da clases en el Tuluka de Villa Urquiza y también ofrece personalizados en diferentes gimnasios. Además, el año que viene empezará la carrera de Nutrición para complementar su carrera como atleta. “Si bien para hacer ese deporte necesitamos sacar un cuerpo musculoso, eso no quiere decir que dejemos de ser femeninas. Yo me aliso el pelo, me pinto y hago las manos siempre”, aclara mientras disfruta del photo shoot de Para Ti.

Ir Arriba