El lado desconocido del fiscal Molina Pico: se casó con su pareja en 1991, tiene una hija antropóloga y vive en la misma casa de siempre – Para Ti
 

El lado desconocido del fiscal Molina Pico: se casó con su pareja en 1991, tiene una hija antropóloga y vive en la misma casa de siempre

Su nombre se hizo famoso con el caso María Marta García Belsunce. Fue el fiscal que participó en el entramado del crimen desde el primer momento: visitó la casa en Carmel el día del velorio de la socióloga. Pero siempre Diego Molina Pico mantuvo su perfil bajo, incluso ahora que es uno de los protagonistas principal en la serie de Netflix sobre el crimen en el country de Pilar. 
News
News

En enero de 2002, cuando el asesinato de María Marta García Belsunce llevaba menos de un mes en boca de todos, uno de los diarios más importantes del país publicó la carta uno de sus lectores. Decía cosas como ésta: “La Justicia se ha transformado en un verdadero espectáculo teatral en el que sus protagonistas pujan por acceder a la marquesina. La prensa se ha encargado de propalar las imágenes y reflexiones de toda suerte de personajes. De todos menos uno: el fiscal Diego Molina Pico. No sólo su rostro es desconocido para el público, tampoco su palabra ha resonado en los programas televisivos o radiales”. Y concluía el lector: “Esa es la actitud del verdadero fiscal”.

María Marta García Belsunce fue encontrada muerta en la bañera de su casa el 27 de octubre de 2002.


Desde diciembre de 2002 hasta la fecha, el fiscal Diego Molina Pico ha sido una de las figuras más huidizas del rompecabezas del crimen de Carmel. Era fiscal de Instrucción de Pilar en octubre de 2002 cuando el Fiscal de Instrucción ante la Cámara de Casación Federal, Juan Martín Romero Victorica, amigo de los García Belsunce, le pidió que interviniera en el caso de la muerte de María Marta. El mismo día del velorio, Molina Pico se acercó hasta Carmel y la familia le aseguró que la socióloga se había muerto debido a un accidente doméstico. Él les creyó y no pidió autopsia. Lo pidió un mes después cuando unos testimonios le generaron dudas y el cuerpo fue exhumado el 2 de diciembre de ese año.

Participó del primer juicio por el crimen de María Marta García Belsunce. Y siempre mantuvo el perfil bajo, sin embargo, hoy es uno de los protagonistas principales en la serie "Carmel: ¿quién mató a María Marta?". Y cómo no podría serlo si fue una de las figuras principales en el caso.

Molina Pico cuando era el fiscal a cargo del caso García Belsunce.


Si los jueces hablan a través de sus sentencias, Molina Pico habla a través de sus escritos. Al menos eso es lo que dicen sus defensores al explicar su culto
acérrimo al bajo perfil, su renuencia a hablar con la prensa y las razones por las cuales insiste en jugar a las escondidas con los fotógrafos. “Vive trabajando, está obsesionado por resolver este sino sus casos”, decían en su momento sus allegados. “Le quieren hacer zancadillas y robarle la causa”.

Molina Pico tiene sus defensores y sus detractores. Él se convirtió en testigo ocular de las supuestas irregularidades que luego investigó: un día después del crimen estuvo en el country mientras se realizaba el velatorio de la víctima.

Otra foto de aquella época. Siempre manteniendo el perfil bajo.


Quienes lo acusan, dicen que el fiscal habría creído la primera versión del accidente y sólo habría decidido abrir la investigación por muerte violenta horas después. Y desde un primer momento, la familia de la víctima lo quiso apartar de la causa. Finalmente, fue quien llevó a Carlos Carrascosa a la cárcel.

El fiscal Molina Pico se casó en 1991 con Susana


Diego Molina Pico (55) nació en el Hospital Naval, en Capital Federal. Es hijo del ex jefe de la Armada, Enrique Emilio Molina Pico y su esposa Graciela, quienes –además– tuvieron otros dos hijos. La mayor parte de la vida familiar estuvo signada por mudanzas, debido a la actividad militar de Molina Pico padre. De los barrios de Caballito y Belgrano pasaron a Livorno, Italia.

Regresaron al país justo cuando Diego comenzó la primaria, en el Colegio Nacional Humberto Primo. Pero, al poco tiempo, la familia se mudó a la base naval de Puerto Belgrano, cerca de Bahía Blanca. Diego siguió la primaria en el Colegio Suizo de Buenos Aires y la terminó en
Nuestra Señora de Guadalupe, en Capital. Los primeros tres años de la secundaria los cursó en el Collège Saint Honoré, de París. Los últimos
dos, en Nuestra Señora de Guadalupe, donde se recibió de bachiller, en 1983. Al año siguiente se anotó en la facultad de Derecho de la UCA. Es especialista en derecho militar, derecho internacional y, actualmente, está haciendo el doctorado en derecho penal.

Molina Pico hoy en la serie de Netflix "Carmel: ¿quién mató a María Marta?".

Se casó en 1991 con Susana y tiene una hija de 29 años, Ángeles que es antrópologa y ha hecho varios estudios. El caso García Belsunce le cambió la vida. “El es un fanático del trabajo. Pero este caso lo obsesiona”, le había comentado en su momento a Para Ti una fuente allegada a su familia. A tal punto que ya ni siquiera bajaba a comer al bar de la fiscalía de Pilar, donde trabajaba desde junio de 2002.


Diego Molina Pico había ingresado a la Marina en 1991 y, un año después, se había recibido de Teniente de Fragata Auditor y cumplido funciones en el Consejo de Guerra de las Fuerzas Armadas y en la flota de mar. En su oficina, en el segundo piso de la fiscalía de Pilar, había fotos de buques que recuerdan su paso por la Armada. Ejerció en los tribunales militares desde 1997 hasta 1999, cuando ingresó al Poder Judicial como fiscal a través de un concurso.

“Muchos dicen que estuvo en la guerra del Golfo, pero no es así”, confirmaron conocidos que prefirieron el anonimato. Entre quienes lo critican, circula una “broma”: “Que vuelva a manejar submarinos”. Sin embargo, él nunca estuvo en uno.

“Si no hablo con la prensa es para preservar a los testigos y a la dignidad del imputado. Acá, el encargado de defender a la víctima en nombre del Estado soy yo. De la víctima nadie se acuerda”, dicen que decía Molina Pico cuando le preguntaban sobre el caso García Belsunce.

Mientras el silencio y el halo de misterio enervaban a algunos; otros apuntaban a su inexperiencia. “Es un muchacho joven que hizo toda su carrera en la Escuela Naval y no tiene experiencia como fiscal del crimen”, opinaba en su momento el periodista Enrique O. Sdrech, ya fallecido.

Hoy Molina Pico sigue siendo fiscal: trabaja en la Unidad Fiscal Flagrancia de San Isidro (causas en las cuales el acusado es atrapado cometiendo el delito). A diferencia de otros que intervinieron en la causa García Belsunce, nunca recibió un ascenso. Vive en la misma casa que en 2002, tiene un Renault Sandero y, cuando puede, da clases.

Una cosa está clara y él lo sabía desde el principio: el caso García Belsunce lo definió a él para siempre. Y ahora es uno de los protagonistas principales en la serie de Netflix.



Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig