Horóscopo chino 2021 en el amor: predicciones y consejos para cada signo en el mes de San Valentín – Para Ti
 

Horóscopo chino 2021 en el amor: predicciones y consejos para cada signo en el mes de San Valentín

Descubrí qué te depara el año del Búfalo en cuanto a relaciones, romances y conquistas, según las predicciones de Ludovica Squirru.
News
News

Descubrí qué te depara el horóscopo chino para el amor para 2021 según las predicciones de Ludovica Squirru. En su libro, astróloga hace una descripción de cómo se comporta cada signo en el romance y da consejos para lograr atraer el amor y consolidarlo.

El Año Nuevo Chino comienza hoy 12 de febrero, día que comenzará el año del Búfalo de Metal, período que según Ludovica, marcará el inicio de una década llena de bendiciones para todo el planeta, ya que Búfalo representa el orden, la disciplina y el esfuerzo.

Cómo saber de qué signo del horóscopo chino sos

  • Rata: personas nacidas en 1948, 1960, 1972, 1984, 1996, 2008 y 2020.
  • Búfalo: personas nacidas en 1949, 1961, 1973, 1985, 1997 y 2009 y los que nacerán en 2021.
  • Tigre: personas nacidas en 1950, 1962, 1974, 1986, 1998 y 2010.
  • Conejo: personas nacidas en 1951, 1963, 1975, 1987, 1999 y 2011.
  • Dragón: personas nacidas en 1952, 1964, 1976, 1988, 2000 y 2012.
  • Serpiente: personas nacidas en 1953, 1965, 1977, 1989, 2001 y 2013.
  • Caballo: personas nacidas en 1954, 1966, 1978, 1990, 2002 y 2014.
  • Cabra: personas nacidas en 1955, 1967, 1979, 1991, 2003 y 2015.
  • Mono: personas nacidas en 1956, 1968, 1980, 1992, 2004 y 2016
  • Gallo: personas nacidas en 1957, 1969, 1981, 1993, 2005 y 2017.
  • Perro: personas nacidas en 1958, 1970, 1982, 1994, 2006 y 2018.
  • Chancho: personas nacidas en 1959, 1971, 1983, 1995, 2007 y 2019.

La Rata y el amor

La rata es una eterna incomprendida en el amor, a la búsqueda de una pasión absoluta que le encienda en corazón. La mujer rata busca una pareja a la que pueda dominar y que le provea seguridad, aunque eso signifique transformarse en yna "figura decorativa" socialmente. Esa aparente frialdad es su manera de controlar esa corriente submarina de pasión, que inquieta su naturaleza conservadora. El hombre rata ama las sensaciones fuertes, la angustia de los celos y el éxtasis del amor correspondido; le escapa a la tibieza más que a las trampas. Lo que más le gusta es que la necesiten: rara vez deja que sus seres amados levanten vuelo.

El Búfalo y el amor

El Búfalo se siente atraído por su opuesto y dedica su vida a hacer funcionar la relación. Se aferra a las relaciones, intenta llevarlas a buen puerto, aunque todo indique que están a bordo del Titanic. Es romántico en un estilo pbsesivo y despojado: todo con medida y sin gastos excesivos. Formar una familia es básico para este animal tradicionalista y hogareño, que siente que ha cumplido su deben cuando hay una troupe de bufalitos alrededor de la mesa. Es un progenitor rígido al que le cuesta aceptar otros puntos de vista, aunque su único interés es el bienestar de la prole. Poco propenso a los sueños, se generan muchas rispideces cuando los hijos empiezan a crecer y querer volar.

El Tigre y el amor

Un amante apasionado y posesivo, este nativo vive el amor como una aventura más grande, y siente que siempre hay tiempo para algo más. Le cuesta asentarse, vive las rupturas con la intensidad de la muerte... y renace cada vez con el ímpetu de un cachorro. Inconstanteen su amores pues sucumbe al gusto de la cacería, de la seducción, no piensa en el tendal que deja a su paso. Odia las recriminaciones y las críticas, es el camino más seguro para que se haga humo. Pero en el tiempo que dura, a no dudarlo: es oro puro.

El Conejo y el amor

Salta de corazón en corazón, buscando ese "algo" perfecto que exprese sus sentimientos; es adorado pero odia las ataduras y desaparece antes de las complicaciones. Huye de los gritos y las demostraciones apasionadas. Si encuentra a esa otra persona que vive la vida de la misma manera, construirá un hogar refinado y sólido donde asentarse. La pareja perfecta del conejo es tamnbién independiente, culta, amante del silencio y la calma. Cuando se enamora, vive con pánico de perder a ese ser tan especial.

El Dragón y el amor

Aprecia un gran gesto y sabe que es un camino al corazón, pero no le atrae. Da trabajo entender cuándo está siendo romántico. Le cuesta enamorarse, le gusta la seducción y la conquista; no se asienta a no ser que esté seguro de que es para siempre: el dragón no va a abandonar algo que empezó y en lo que puso su energía. Un fracaso matrimonial es un fracaso, y no le gusta. Para comprometerse, debe estar convencido de que es para siempre...

La serpiente y el amor

Las Serpientes se toman su tiempo para encontrar a la persona justa. Necesitan ser el centro del universo de auqela que las quiere, o se llenarán de inseguridades y angustia. Refinadas, sensuales, magnéticas cuando se lo proponen, dejan tras de sí un tendal de corazones rotos mientras buscan el amor. Les gusta ser la cabeza del núcleo familiar, el centro de las decisiones, dirigir: necesitan sentise indispensables. Prefieren asfixiar a su presa antes que dejarla ir.

El Caballo y el amor

Inconstante y fugaz, se enamora y desenamora con la misma velocidad. En un segundo "encontró el amor de su vida y está listo para casarse", y al rato, desencantado por lo cotidiano y la falta de incentivos, quiere salir corriendo. Debe tener paciencia, respirar hondo y repetirse que no hay otro momento más que ahora. Esa ansiedad por lo próximo lo aleja de la felicidad actual. Cuando se siente enamorado, se deja poner el freno y las riendas, pero no piensa en las víctimas cuando se desencanta.

La Cabra y el amor

Vive el amor como algo indispensable, como el sol y la lluvia, necesiarios para que haya flores y frutos. Lo ve como una parte fundamental de la vida. Ocupa mucho tiempo en la persona elegida, y llora si no es correspondida: amada o no, el amor amor ocupa muchas horas de su día. Tiene necesidad de reafirmación, de verse reflejada en el otro, de sentir que pertenece a alguien que lo aprecia como es. Entre una pasión abrasadora una chimenea que da calor constante en una casa humilde, va a elegir esta última, porque la seguridad es el otro motor que la mueve. Son amantes adorables y generosas, pero también necesitan mucho.

El Mono y el amor

El mono tiene lugar paras muchos en su corazón. Deshojando el crisantemo de las relaciones, recuperándose rápido de las rupturas, y sin hacerse demasiadas ilusiones respecto de los demás. Honesto, no busca engalar a nadie en cuanto a sus intenciones, lo que está a dar y lo que espera recibir. Con los años, va cambiando y busca a esa persona que lo haga anclarse, domesticarse, dejar de vagar. Aunque no se engañe sobre los otros, en la adultez va a ser capaz de comprometerse y aceptar, para tener ese hogar cálido que tanto anhela.

El Gallo y el amor

Leal y honesto, más sensible de lo que parece, es candidato a tener más de una desventura amorosa. Enamoradizo desde joven, soñando con irse de la casa paterna y establecerse, se apura, tropieza y cae. Aunque vuelva a levantarse, se sacude el polvo y pone su mejor cara, va perdiendo plumas en cada revolcón. En la edad adulta, tendrá una actitud mas cínica respecto del amor y posiblemente sea célibe, volcando su afecto en parientes y amigos.

El Perro y el amor

El Perro cree en el amor a primera vista como si fuera una ley de Newton, y se atiene a él como si sostuviera el universo. Ni bien conoce a alguien que le gusta, empieza a armar la cucha para establecerse y formar una familia. Buen proveedor, generoso, forma una pareja ideal. Capaces de amar profundamente, los hombres perro son más sacrificados que sus congéneres femeninas, que se dejan querer sin entregarse completamente. Ellas, encantadoras, cosechan admiradores a granel, pero les cuesta decidirse y se pasan la vida pensando si hicieron lo correcto.

El Chancho y el amor

Apasionado, enamoradizo, dispuesto a saltar en cualquier chiquero sin pensarlo demasiado, se ve enredado en situaciones de las que no sabe cómo salir. Ingenuo, cree las historias que le hacen, se enfurecer cuando se siente estafado y se transforma en el peor enemigo que alguien puede tener. Rara vez se olvida del que le provocó un dolor. Protector, resulta agobiante para su pareja y no entiende que los límites son solo límites. Lo vive muy mal y se ofende fácilmente.

Más información en parati.com.ar

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig