Medicina integral: respuestas sobre qué comer y cómo combatir el estrés de la especialista Florencia Raele

La médica nutricionista acaba de sacar su segundo libro y nos ayuda a entender cómo influye lo que comemos y el entorno sobre nuestro bienestar.
Foto:  silviarita en Pixabay 

Fue la curiosidad por entender el cuerpo humano lo que definió el camino profesional de Florencia Dafne Raele cuando todavía era una niña. Esa curiosidad creció junto con ella y la llevó a tener puntos de vista novedosos y hasta poco convencionales en el campo de la medicina y la nutrición.

“Soy curiosa y rebelde. Siempre quiero entenderlo todo, amo estudiar. Nunca temí ir en contra de los modelos impuestos cuando no estaba de acuerdo con ellos; de ser distinta o temerle al que dirán”, se define.

Hoy transformada en una referente en el mundo de la nutrición holística, la medicina orthomolecular y estética acaba de publicar su segundo libro: Medicina ancestral y Epigenética. El primero: Nutrición holística fue todo un éxito. Además es una influencer desde beautyfreakroom en donde comparte recetas e interesantes aportes sobre nutrición.

El segundo libro de Florencia Raele: Medicina Ancestral y Epigenética. Todo sobre biohacking, icrobiota, estrés y toxinas.

Florencia Raele obtuvo su título en medicina para corroborar algo que ya sabía: “Estudié medicina siendo consciente que la medicina clásica no iba a poder darme la formación que yo pretendía, por eso decidí abrir mi propio camino y formarme en lo que a mí me apasionada; la medicina integrativa, ejercer la medicina desde una mirada holística.”

Aunque estudió nutrición para tener una base luego se formó y continúa actualizándose en adquirir herramientas para ejercer la medicina desde una mirada holística

Recuerda que en la facultad las especialidades por las que pasó no le gustaron. Fue en ese entonces que empezó a explorar al ser humano pero con una particularidad: la bioindividualidad.

Dr. Florencia Dafne Raele.

“En vez de tratar síntomas y seguir protocolos; trata personas y busca a través de la mejoría de los hábitos diarios devolverle al organismo el equilibrio que perdió para enfermar. La bioindividualidad es una disciplina que ve al ser humano como un todo; conformado por lo físico , lo emocional y lo espiritual”, dice la médica nutricionista.

Sobre el concepto de bioindividualidad que entiende que todos somos únicos e irrepetibles, Florencia dice que “lo que puede ser saludable para uno puede no serlo para el otro”. A partir de este concepto es que Florencia trabaja sobre sus pacientes.

-¿Cuáles son los hábitos que cambiaron tu vida?

-Tener  una alimentación a  base de alimentos caseros y libre de procesados. Esto en mi caso ocurrió desde la adolescencia temprana, porque mis papas son de descendencia italiana y siempre se cocinó mucho en casa.

Haber aprendido técnicas de manejo del estrés (yoga, respiración, meditación); esto sin duda me ayudó a aprender a canalizar la ansiedad de forma distinta y estar en eje a pesar de estar pasando por la peor situación.

Respetar los momentos de ocio-descanso; a veces me costaba ponerme un límite con el trabajo.

Ser rutinaria en cuanto a mis hábitos saludables. El orden y la planificación son claves para aprender como organizarte y que tus actos se vuelvan hábitos al sostenerlos en el tiempo.

-¿Qué buscan los pacientes que llegan a tu consultorio?

-Viene por distintos motivos. Algunos llegan porque están cansados de probar dietas mágicas y quieren aprender a comer en base a sus necesidades y condiciones de base. También están los pacientes que quieren prevenir o tratar enfermedades especificas a través de la alimentación. Para ellos realizo planes a medida según sus características personales y el tipo de alimentación de preferencia según su enfermedad. No creo en el mismo plan de alimentación para todos sino en el concepto de bioindividualidad.

Foto.  Arek Socha en Pixabay 

Medicina ancestral, biohacking y epigenética

-¿Cuáles son los pilares de la medicina ancestral y epigenética, los temas principales de tu nuevo libro?

-La epigenética es la ciencia que estudia como los genes pueden ser modulados según el ambiente en el que se encuentren.

Antiguamente pensabamos que veníamos condenados por nuestra genética; que si heredabamos características de nuestros familiares, poco podíamos hacer para huir de ellas. Hoy sabemos que esto no es así; la genética PREDISPONE pero no DETERMINA.

Mejorando nuestro entorno, se “prenden” o “apagan” genes que determinan si enfermamos o no.

Por lo tanto el libro se focaliza en brindar información y herramientas sobre todo lo que tenemos a nuestra disposición para CAMBIAR y mejorar nuestra biología; cambiar nuestra genética a nuestro favor.

Por otra parte el concepto de medicina ancestral hace referencia a que no hay medicina mágica nueva; sino simplemente recordar lo olvidado; de donde venimos.

Muchas cosas han cambiado en los últimos años y a pesar de que evolucionamos como especie, nuestra biología es la misma y por lo tanto sus necesidades. No estamos destinados a vivir comiendo, ser sedentarios, consumir alimentos ultraprocesados y exponernos a mas de 100 toxinas diarias.

-¿Qué es el biohacking?

-Se le llama Biohacking al concepto de “hackear” tu biologia; intentar llevarla a un nivel máximo de performance, midiendo ciertas variables (simples o sofisticadas) e incidiendo en el entorno de la persona para mejorarlas.

El Biohacking puede aplicarse a prácticamente cualquier ámbito de interés; pero en lo que respecta a la salud se tratan temas como el sueño, el descanso, el manejo del estrés, la nutrición, la suplementación, la exposición a luz solar o chatarra, los ritmos circadianos, etc.

-¿Cualquiera puede implementar hábitos para incrementar la flexibilidad metabólica?

-¡Claro que si! Esta sería una lista tentativa

  • Disminuir el consumo de alimentos ultraprocesados.
  • Mejorar la composición corporal (aumentando masa muscular y disminuyendo el tejido adipopo en caso de que se encuentre fuera de los parámetros normales)
  • Reemplazar el consumo de hidratos  carbono refinados (harinas/masas) por hidratos de carbono de fuentes naturales y enteras (Como tuberculos, vegetales, cereales y legumbres)
  • Mantenerse activo e incluir en la rutina semanal de ejercicio variedad; ejercicios aeróbicos sostenidos, intervalos de alta intensidad y ejercicios de fuerza.
  • Disminuir la ventana de ingesta a 12 horas o menos y que idealmente coincidan con el horario de luz solar.
  • No consumir “snacks” entre comidas en el caso de no necesitarlo; volver al concepto de hambre real.

¿Qué relación tiene lo que comemos con la disfunción intestinal y la microbiota?

Siempre repito que no somos tanto “lo que comemos” sino “lo que absorbemos”.

De más esta decir que la calidad de los alimentos que ingerimos juega un rol fundamental en nuestra salud, pero todo es en vano si nuestro sistema digestivo no funciona correctamente.

En los ultimos anos hubo un aumento notorio de personas que sufren de sintomas o malestares gastrointestinales de aparición espontánea; alergias, intolerancias, inflamación, celiaquia.

“Toda enfermedad comienza en el intestino” dijo Hippocrates miles de años atrás ¡y él tenia razon! El intestino separa el adentro del afuera; es nuestra primer linea de defensa y en el se aloja la microbiota intestinal; una gran colonia de microorganismos que cumplen un rol fundamental tanto en nuestro metabolismo, como nuestro humor, como en nuestro sistema inmune y nuestra capacidad de enfermar.

Algo sin duda cambió; los alimentos que consumimos, el ambiente al que estamos expuestos…y nuestro organismo habla. Los malestares gastrointestinales son la consulta más frecuente hoy en día y gran parte de ellos se resuelven simplemente volviendo a la comida realmente natural y sin procesar.

Foto:  OpenClipart-Vectors en Pixabay 

¿Cómo podemos detectar si tenemos un intestino saludable y a qué debemos estar atentos para saber cuándo es necesaria una consulta al médico?

-Explicado de manera simple, un intestino saludable es un intestino que evacúa todos los días, que tiene un ritmo circadiano marcado y que no presenta síntomas frecuentes que nos hagan sentir desganados, sin energía o molestos después o entre ingestas , para explicarlo en forma simple.

Un intestino, por lo contrario que deba llamar la atención es un intestino con inflamación frecuente, irritado, con cambios en el ritmo evacuatorio (que pase de diarrea a constipación o se quede en alguno de esos estados), más aun si el inicio o desarrollos de esto síntomas coincidieron con la aparición de alguna otra condición (hipotiroidismo, artritis, rash cutaneo, etc)

Puede interesarte

¿Cuáles son los aspectos de nuestro bienestar y salud que están relacionados a lo que comemos?

El alimento ES medicina. Todos los días tenemos varias oportunidades de darle algo a nuestro organismo alimentos que lo beneficien o lo perjudiquen.

Lamentablemente la mayoria de los médicos poca importancia le dan a el alimento como estrategia preventiva, y realmente es realmente empoderante tanto para el paciente como para el médico entender todo lo que se puede lograr

Foto:  Irina Logra en Pixabay 

¿Cómo afecta el estrés a nuestra salud según la medicina ancestral?

-Para ponerlo de forma simple, el cuerpo humano cuenta con dos estados; uno de alerta (el sistema simpático, el que nos prepara para luchar o huir) y el parasimpático, que es el que se encarga del descanso, reparación y digestión.

El estres sucede cuando estamos constanteente en estado de alerta, perdiendo esa capacidad natural de “prende” y “Apaga”

¿Qué podemos hacer de manera cotidiana para combatirlo?

-Aprender técnicas para manejar el estrés; como el taichi, la meditación, el yoga y el mindfulness entre otras; practicar especialmente sobre el control de la respiración y el estar presentes para aprender a abstraernos del estrés y la ansiedad que suelen llevarnos a pensar en el futuro y en el pasado constantemente.

-¿La comida que ingerimos puede estresarnos?

-¡Claro que si! El alimento repercute directamente sobre nuestras emociones. No solo por la calidad nutricional de los alimentos y que los neutrotransmisores  puedan ser correctamente sintetizados….pero también por la reacción que generan los alimentos  en nuestra psiquis.

Los alimentos ultraprocesados estimulan los mismos circuitos de recompensa en nuestros cerebros que estimulan la mayoría de las sustancias adictivas; liberando grandes cantidades de dopamina que generan sensación de bienestar, pero tan solo por un rato, lo que nos vuelve cada vez más adictos a este tipo de estímulos intensos por productos poco parecidos a los que la naturaleza nos da.

¿Qué cosas podemos hacer para vincularnos sanamente con el medio ambiente?

  • Utilizar cada vez menos plastico.
  • Utilizar menos los automóviles y optar por los medios de transporte publicos, activos (bicicleta, caminar) o en grupos (pools)
  • Identificar todos los productos industriales o químicos de nuestras viviendas (cosméticos, productos de limpieza) e intentar reemplazarlos de a poco por productos de lineas naturales libres de químicos.

¿Cuáles son los hábitos que tenemos que tener en nuestra vida cotidiana para convivir “en paz” con las toxinas ambientales?

-No obsesionarse es clave. A pesar de que es verdad que la exposición a toxinas aumento por el cambio en nuestro medio ambiente, evitarlas todas es imposible. Por eso creo que la alimentación y la vivienda son dos blancos interesantes para hacer cambios.

Por otra parte, nuestro organismo cuenta con los órganos emuntorios (órganos de detoxificación por naturaleza); el hígado, la piel, el intestino, el riñón.

Te puede interesar: La dieta del seleccionado argentino de básquet (¿qué comen?)

Disminuir el consumo de ultra procesados, optar por frutas y verduras orgánicas y animales de granja. Hacer ejercicio aeróbico al aire libre,  aumentar nuestro tiempo en espacios verdes, tomar bastante agua pura, regular el transito intestinal y transpirar son sin duda hábitos que ayudan.

Ir Arriba