#BookDeLaSemana, Gisela Dulko: «Me entusiasma volver a pisar una cancha de tenis» – Revista Para Ti
 

#BookDeLaSemana, Gisela Dulko: "Me entusiasma volver a pisar una cancha de tenis"

Simple y sincera, Gisela Dulko admite que sus tres hijos, Mateo, Antonella y Daniele, son el motor de su vida. Dedicada a full a su crianza, volverá a entrar a una cancha de tenis después de nueve años, para ser parte de la Phoenix Cup, una exhibición a beneficio de UNICEF y de la Fundación Nalbandian, donde compartirá el court con otras personalidades del deporte como Adolfo Cambiaso y Diego Schwartzman entre otros.
News
News

Nueve años después de su retiro profesional y cerrando un año donde fue noticia por haberse separado de su marido, el ex futbolista Fernando Gago, Gisela Dulko (36) volverá a las canchas de tenis. No será para volver a competir profesionalmente sino para dar una exhibición a beneficio de UNICEF y de la Fundación Nalbandian, evento denominado Phoenix Cup, que se llevará a cabo el 7 de diciembre en el Pilar Golf Club y que contará con la presencia de otras figuras del deporte como Adolfo Cambiaso, Diego Schwartzman y Facundo Pieres entre otros. "La verdad es que estoy muy contenta y agradecida de que me hayan invitado, es una forma muy linda de volver a entrar a una cancha y de involucrarme con el tenis otra vez", dice la ex tenista, que llegó a ser número del mundo en dobles en 2011.

-¿Cómo estás Gisela?

-Estoy muy bien, para mi lo más importante son mis hijos y ellos están muy bien. Y en cuanto a lo mío, personal, estoy bien, con proyectos por delante, pisando una cancha de tenis nuevamente lo que me tiene muy entusiasmada, más aún porque es por una buena causa, para ayudar a UNICEF y a la Fundación de David Nalbandian. Es muy lindo volver a jugar al tenis y más hacerlo de esta manera. Estoy entrenando para el evento que es el 7 de diciembre, muy contenta, así que espero que la gente se sume y compre su entrada para disfrutar de un lindo momento y ayudar a estas dos maravillosas fundaciones.

-¿Extrañás algo de tu vida de tenista profesional?

-La verdad que no. Fueron muchos años de viajes, mucho entrenamiento y la verdad es que ahora con tres hijos y muchas cosas, no extraño el hecho de viajar y de estar por el mundo con el raquetero. Lo que sí extraño un poquito es la competencia, estar en la cancha, los partidos, esa adrenalina que solo se siente ahí adentro... eso es lo que se extraña de a ratos, más ahora que volví a pisar la cancha, a jugar y me volví a encontrar con los golpes.

-¿Cuánto hace que dejaste el tenis profesional?

-El tenis profesional lo dejé hace 9 años, casi 10. Pero jugué algunas veces, esporádicamente, tal vez cada dos años agarraba una raqueta y jugaba un rato, pero lo cierto es que no estuve muy involucrada al tenis. Y ahora, con la exhibición, la semana pasada jugué dos veces y hoy voy a volver a jugar un rato, es como que volví a estar un poco de tiempo en la cancha.

-Llegaste a ser número uno del mundo jugando en dobles en 2011, ¿qué sentiste en ese momento, con ese logro?

-Y fue un logro muy importante. En realidad al principio de mi carrera me enfoqué en el single pero en un momento también le empecé a dar importancia al dobles y encontré una compañera como Flavia Pennetta, con quien nos complementamos muy bien y llegarmos al ránking más alto. Ganamos el grand slam, el master y muchos torneos, así que fue algo muy lindo, inolvidables todos los momentos que vivimos jugando con Flavia.

-Te retiraste muy joven, a los 27 años…

-Me retiré porque, aunque era joven, ya había viajado durante muchos años y tenía ganas de estar siempre en un mismo lugar y dejar de estar volando todas las semanas para un lado y para el otro. Fue una decisión que me costó, no fue fácil después de la carrera que hice durante muchos años, pero sí, me retiré relativamente joven, a los 27.

La pasión por el tenis desde la niñez

-Empezaste a jugar al tenis siendo muy chica. ¿Cómo fueron tus comienzos?

-Me inicié porque mi papá jugaba al tenis y además empecé a jugar por seguir a mi hermano, Alejandro, que era jugador de tenis. Él es seis años mayor que yo y lo veía jugar y quería ir a entrenar yo también. Así que salíamos del colegio y nos íbamos a entrenar.

-¿A qué club iban?

-Al Canottieri Italiani de Tigre. Mis abuelos tenían la concesión del restaurante de ese club, así que era como nuestra segunda casa. Después mi hermano empezó a entrenar en el Horqueta Tenis de San Isidro y yo también, mi papá trabajaba ahí así que estuvimos muchos años en ese club.

El backstage de la producción de fotos

El presente con sinsabores

-Venís de separarte de tu esposo, Fernando Gago, y de vivir un escándalo que se volvió mediático, ¿qué nos podés contar al respecto?

-No voy a hablar de ese tema.

-¿Cómo es un día de tu vida hoy en día? ¿A qué te dedicás?

-Ahora estoy dedicada full time a mis hijos. Tengo tres enanos chiquititos (Mateo, Antonella y Daniele) de 9, 6 y 3 años, que demandan mucho tiempo, así que estoy dedicada a ellos cien por ciento. Y estoy con algunos proyectos que tienen que ver con el tenis, como exhibiciones dentro y fuera de la cancha, estoy evaluando algunas propuestas.

-Tenés un emprendimieto de ropa para chicos...

-Si, tengo el emprendimiento de ropa para chicos Stai Zitta.

-¿Volverías a jugar de manera profesional?

-No, no volvería a jugar de manera profesional, y lo aclaro porque tal vez pongo en redes una foto que estoy entrenando de nuevo y me llenan de mensajes preguntándome si vuelvo a jugar… pero con tres chicos sería difícil.

-¿Serías entrenadora?

-No, no me veo como entrenadora. Siempre digo que sé jugar al tenis pero para ser entrenador hay que saber transmitir, entrenar y yo no me veo en ese ese lugar, así que por ahora no podría ser entrenadora.

El motor de su vida: sus hijos

-Hablame de tus hijos, Mateo, Antonella y Daniele.

-Son chicos, y eso da mucho trabajo, pero bueno... estoy completamente embobada con mis hijos. Se llevan muy bien entre ellos, el más chiquito está medio día en el jardín y después ya está todo el día en casa, y Mateo y Anto van al colegio hasta las 4 de la tarde. Tienen sus actividades, están muy felices... Tienen cada uno una personalidad bien distinta, el mayor -Mateo-, es bastante tranquilo, la nena es un terremoto y el más chiquito es como una mezcla de los dos. Ellos son el motor de mi vida y de mis días.

-¿Alguno de ellos tiene inclinación hacia el deporte?

-A los tres les gusta mucho el deporte, son muy inquietos, no paran, juegan futbol, tenis, basquet, cualquier cosa que les des les gusta. Pero por ahora no tienen ninguna inclinación específica a ningún deporte, tal vez porque son muy chicos o porque van a hacer otra cosa, eso será elección de ellos.

-¿El papá los ve, comparte tiempo con ellos?

-Si, si, por supuesto.

-¿Volverías a formar pareja?

-Ehhh (sonríe), uno nunca sabe las vueltas de la vida, pero ahora no es algo que esté en mis pensamiento y mis priroridades, tengo un montón de otras cosas y estoy enfocada en eso.

-¿Como te ves en diez años?

-Siempre en familia, viendo crecer a mis hijos, acompañándolos. Ojalá que involucrada al tenis de alguna manera, con mis cosas personales, porque siempre es muy lindo mantenerse activo, vigente, pero por sobre todas las cosas en familia, rodeada de mis hijos, mis perros y mi familia, que es lo más importante.

La importancia de tener un momento para uno

-¿Cómo es tu rutina de cuidado personal?

-No soy una obsesiva ni con mi piel ni con mi cuerpo, pero me gusta cuidarme, me gusta hacer ejercicio, casi todos los días entreno un rato. Más allá de que juegue al tenis o haga cosas distintas me gusta hacer un poco de gimnasio todos los días, y tener ese ratito para mi, para leer un libro, tomar sol, sentarme a tomar un mate. Creo que es fundamental tener un ratito para uno y eso es lo que trato de hacer todos los días, más allá de que a veces me cuesta con tres hijos, la rutina y con lo que uno hace diariamente.

-¿Te cuidás en las comidas?

-No, nunca tuve problema con las comidas, soy de comer sano, si me quiero dar un gusto me lo doy, si quiero comer dulce, como. Si uno come relativamente sano y hace ejercicio, esa es la clave para mantenerse bien.

-¿Cocinás, te gusta la cocina?

-No soy una cocinera de lujo, pero me defiendo. Me gusta, últimamente estoy cocinando bastante, estoy amasando pizza, hago budines, hago las galletitas caseras que mis hijos se llevan al colegio, podemos decir que me defiendo.

Los referentes en el deporte

-Volviendo a tu vida como deportista, ¿a quiénes admiras?

-Hoy te puedo decir que Roger Federer es una gran inspiración, lo fue y lo seguirá siendo siempre. Me encantan su estilo de juego y como persona. No soy amiga de él pero compartí muchos torneos y pasillos, siempre lo admiré mucho mucho, creo que es uno de los mejores deportistas de todos los tiempos.

-¿Y de mujeres?

-Desde chica admiré a Mónica Seles. Me gustaba su estilo de juego, verla jugar... cuando la miraba tenía ganas de entrar a la cancha a ponerme a jugar con ella.

-¿Con Gaby Sabatini te une una gran amistad, no es cierto?

-Si, la adoro a Gaby, es una de las personas más lindas y buenas que conocí en mi vida. Es una gran gran mujer. Hablo con ella bastante, está cerca mío siempre, tengo una relación muy linda. No hay persona en el mundo que no haya disfrutado de verla jugar al tenis. Tuve la suerte de conocerla y de tener una amistad muy linda con ella. La quiero mucho.

-Si no hubieras sido tenista profesional, ¿qué te gustaría haber sido en la vida?

-No me lo planteé nunca porque desde muy chica supe que quería jugar al tenis y ser profesional. Con solo 7 años ya lo sabía, siempre lo supe y empecé a viajar a partir de los 8 años para jugar torneos. Me es difícil imaginarme haciendo otra cosa, el tenis siempre fue mi vida. Y hoy todo los proyectos que tengo en mi cabeza para más adelante están relacionado con el tenis y es lo que me identifica.

-¿Dejaste cosas de lado por dedicarte al tenis?

-Si seguramante dejé cosas de lado para dedicarme al tenis, pero para mí no era un sacrificio porque era lo que yo quería hacer. Obviamente la carrera es sacrificada porque hay que viajar mucho, ver poco a la familia, hay mucho entrenamiento y a veces uno se levanta sin tanta energía y hay que estar entrenando pegándole a la pelota, pero bueno... no me quejo de la vida que llevé porque lo disfruté y hoy soy la persona que soy gracias a todo eso.

Producción: Marité Rizzo
Fotos: Chris Beliera
Edición de video: Cristian Calvani
Armado de tapa y gif: Gustavo Ramírez.
Maquilló: Nadia Varela para Estudio Novillo (@nadiavarelaa y @estudionovillo).
Peinó: Joaquin Persson (@joaquinpersson)
Ropa: Marian Saud.
Zapatillas: Lacoste y Joyas: Rubi Rubi (@rubirubioficial)

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig