Bajo los Cielos del Mundo: Tossa de Mar y los «Besos Dulces» de Ava Gardner, en Girona, España – Para Ti
 

Bajo los Cielos del Mundo: Tossa de Mar y los "Besos Dulces" de Ava Gardner, en Girona, España

Cada vez que planifico un viaje estoy llena de ilusiones y expectativas sobre lo que voy a encontrar en ese nuevo sendero elegido. No soy viajera de shopping y si hay algo que disfruto de los caminos, es interactuar y dejarme sorprender por la gente del lugar, conocer su idiosincrasia, sus costumbres, leyendas, todos esos pequeños detalles que enriquecen y siempre encuentro fuera de lo planificado. Y como las emociones son las que quedan grabadas en nuestra mente, concluyo cada uno de mis viajes mirando al cielo y agradeciendo la oportunidad de haber conocido otro destino que formará parte de una nueva historia 'Bajo los Cielos del Mundo'.
Lifestyle
Lifestyle

Esa primavera decidimos visitar Tossa de Mar, una antigua población de pescadores en la Costa Brava, dentro de la provincia de Girona, a mitad de camino entre la ciudad de Barcelona y la frontera francesa, en España.

Comenzamos nuestro recorrido por la parte baja del pueblo, un lugar lleno de vida, con tiendas, restaurantes, bares y cafés que bordean el mar, con su paseo marítimo y su playa principal llamada Grand. Allí elegimos una de las tantas pequeñas terrazas y nos sentamos a comer uno de los platos típicos, como el Cim-i-Tomba, que es un pescado en aceite, verduras y especias que antiguamente los pescadores cocinaban sobre sus barcas dentro de una olla de hierro.

La Playa Grand y sus puestos de comida y bares al lado del mar.

Luego de almorzar, iniciamos el camino de subida por la colina hacia Villa Vella, que es un casco histórico y esta protegido por grandes muros de piedra que evitaban los ataques de piratas moriscos. 

Camino de subida hacia el Casco Histórico, la Iglesia medieval y las callejuelas de Villa Vella.

Allí se encuentra parte de la estructura de una iglesia muy antigua, donde aún continúan realizandose celebraciones. Hay casas y caminos estrechos de pequeñas piedrecitas -a las que los lugareños llaman guijarros-, escaleras, miradores y plantas con flores que nacen en todos los sitios por donde mires. No es uno de esos pueblos blancos típicos de España, sino que mantiene su sello medieval con sus casas de piedra sin pintar.

Lugareños conversando  en un banco frente a los acantilados.

Nuestro recorrido continuó hasta el Faro, actual sede del Centro de Interpretación de Faros del Mediterráneo, donde los turistas pueden sorprenderse con la historia y conocer con mayor profunidad el funcionamiento de estas torres de señalización tan importantes para guiar a los navegantes.

En el mirador se pueden apreciar los magníficos paisajes del mar y de la costa. Desde allí, también se pueden ver los bancos escondidos entre los caminos arbolados del pueblo, que los vecinos utilizan para resguardarse de los turistas y así disfrutar una buena conversación mientras escuchan las olas del mar golpeando sobre los acantilados.

Callecitas del Centro Histórico de Villa Vella.

Lo simpático de este pueblo de pescadores es que, a principios del siglo XX fue lugar de residencia de artistas y una de las primeras ciudades en convertirse en refugio cultural y cuna de romances.

En la memoria de los lugareños han quedado grabadas algunas historias de esa cuna de amoríos. Una de ellas cuenta que la actriz Ava Gardner mantuvo un romance con el actor y torero barcelonés Mario Cabré, mientras estuvo en la villa filmando la película “Pandora y el Holandés errante”.

Villa Vella y sus floridos jardines.

También cuentan por allí, esta vez en el relato de José Madrid, que cuando Ava Gardner y el torero Luis Miguel Dominguín hicieron el amor por primera vez, éste saltó de la cama corriendo y ella, observando que se iba de su lado, le preguntó muy sorprendida dónde iba con tanto apuro. Dominguín, haciendo gala a la belleza de Ava, le respondió “pues dónde va a ser, a contárselo a todos”.

Cuentan también que Frank Sinatra había sido pareja de la actriz, y que los amigos del cantante bromeaban que ella lo había abandondo por un hombre que andaba en “zapatillas de mujer”, refiriéndose a los zapatos de color negro que usan los toreros y que se asemejan a ballerinas de ballet.

Parte de la interpretación de esta historia ha dejado su huella en una de las pastelerías del pueblo donde se venden postres tradicionales de la zona. En una de las paredes del local se encuentra colgada una foto de Ava Gardner sosteniendo una bandeja con las delicias que recuerdan a la actriz. Allí venden sus "Besos Dulces", unos riquísimos pasteles con los que se le rinde homenaje. 

La Pasteleria del Pueblo con los "Besos Dulces" de Ava Gardner.

Luego de haber pasado un día encantador, comienzo mi descenso por la colina mientras observo la esfinge de Ava Gardner que preside la entrada a Villa Vella. Allí reflexiono que los viajes también se construyen con caminatas y leyendas, que ciertas o no, le colocan un tinte pícaro a la vida.

La esfinge de Ava Gardner presidiendo la entrada al casco histórico.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig