#BookDeLaSemana Luz Cipriota: «Diego (Boneta) es talentoso, generoso y muy cálido… Fue un placer trabajar con él» – Para Ti
 

#BookDeLaSemana Luz Cipriota: "Diego (Boneta) es talentoso, generoso y muy cálido... Fue un placer trabajar con él"

Viajó a España hace 4 años para recorrer algunas ciudades que no conocía y, al poco tiempo, le ofrecieron un papel en Las chicas del cable. Comprendió que un mundo nuevo se abría ante sus ojos: la posibilidad de quedarse en Europa, trabajando, ya no le parecía lejana. Hoy -instaladísima en Madrid y de novia un director de teatro español- Luz Cipriota nos habla de lo felíz que se siente allí y de su participación en Luis Miguel, la serie, en la que interpreta a la ex modelo Lucía Miranda. 
News
News

Luz Cipriota decidió viajar a España hace casi 4 años con el plan de recorrer y disfrutar de algunas ciudades que no conocía y, claro, realizar algunos trabajos como actriz. Lo que nunca imaginó es que se quedaría a vivir allí. "Los primeros dos años iba y venía pero ahora, desde el 2019, estoy instalada en Madrid. Te aclaro que no era mi plan inicial: nunca pensé que me quedaría a vivir aquí pero bueno, se fue dando así y me encanta", nos cuenta Luz muy entusiasmada.

-¿Te sentís cómoda en España? ¿No extrañás a la Argentina?

-¡Extraño un montón! Pero también soy feliz en España. A lo mejor suena contradictorio pero es así: siento que éste es el lugar en el que hoy quiero estar pero no puedo evitar echar de menos a mi familia y a mis amigos. Es el costo que tengo que pagar por esta decisión que tomé y lo acepto. Madrid es una ciudad muy amigable, me siento súper cómoda, segura, tranquila y me adapté perfecto a la vida aquí.

Ropa vintage y flequillo para Lucía Miranda

-El 18 de abril se estrena la segunda temporada de Luis Miguel, la serie y vos vas a interpretar allí a Lucía Miranda -ex modelo y mujer del mánager del cantante-, ¿cómo llegaste a formar parte del elenco?

-A fines del 2019 mi representante -Paula Aisemberg- me comentó que comenzaba el rodaje de la serie y buscaban a un actriz argentina para el personaje de Lucía Miranda y no lo dudé: empecé a prepararme de inmediato para interpretarlo.  Me generaba mucha ilusión ser parte de la serie porque fui fan de la primera temporada y también me gustaba la posibilidad de volver a trabajar con César Bordón (Hugo López en la serie) con quien filmamos una película juntos -se llama Acciomas y se filmó en el sur de la Argentina- y generamos una excelente relación.

-¿Tuviste que hacer cásting para el personaje?

-¡Obvio! Lo primero que hice fue recorrer locales de ropa vintage para elegir prendas del estilo de las que usaba Lucía en aquellos años y teniendo en cuenta lo importante que era un buen outfit para ella: fue modelo de alta costura durante años y tenía un gran sentido de la estética. También compré una peluca con flequillo (N.deR.: después para el rodaje, Luz se cortó el pelo y sumó flequillo para tener el look perfecto para interpretar a Lucía Miranda) y, ya con el look listo, empecé a estudiar sus gestos y forma de hablar. El cásting fue en modalidad self tape -algo que ahora se usa mucho- y consiste en que vos grabes tu propio video en casa y lo envíes. Es decir: no es un cásting presencial.

-Los productores te mandan un guion con alguna escena de la serie, supongo, para que vos la reproduzcas.

-¡Exacto! Ellos te envían el guion de la escena y vos grabás el video en tu casa y se los mandas. A mí esta modalidad me encanta, no la sufro, todo lo contrario: me divierte mucho y lo hago a menudo. Sé que algunos actores prefieren el cásting en vivo y lo entiendo pero yo me adapté muy rápido a esta variante.

Una gran estrella llamada Diego Boneta

-¿Sos fan de Luis Miguel desde siempre o lo descubriste con la serie?

-A ver, la verdadera fan de Luismi es mi mamá: ella lo ama locamente. Pero yo crecí con sus canciones y tuve la oportunidad de ir al estadio de Vélez cuando vino a la Argentina en el año 2003. Te aclaro que fui onda: "Dale ma, te acompaño" y listo. Pero empezó a cantar y a los 2 minutos estaba prendida fuego porque tiene un carisma increíble, una voz maravillosa y todos sus temas son hitazos. Ese día entendí porque lo llaman el rey: lo es.

-¿Qué tal es Diego Boneta? ¿Un divo como el auténtico Luis Miguel?

-Nooooo… ¡Diego es un genio total! Trabajar con él fue un placer. Bueno, a ver, convengamos en que al verdadero Sol de México no lo conozco pero todos sabemos que tiene fama de difícil. De Boneta sí puedo hablar y decirte que es una gran persona, un actor enorme, talentoso, que tiene una gran responsabilidad sobre sus hombros y lo hace con tanto compromiso, amor y una dedicación que es 100% admirable.

-No debe ser simple interpretar a un cantante que está vivo y al que todos conocemos tan bien.

-¡Tal cual! Eso pensaba yo cada vez que lo veía en el set: Diego conoce a la perfección los gestos de Luis Miguel, su forma de moverse, de hablar y canta increíblemente. Es mucho más fácil encarnar a alguien que murió hace 30 años y que la gente casi no recuerda. Así que su tarea es muy meritoria.

-Llegaste al set como “la nueva” del grupo porque, la mayor parte del elenco, había participado de la primera temporada. ¿Lo sufriste?

-Bueno, ¿ves? Diego tuvo mucho que ver en que no fuera así y se lo agradezco enormemente. él, a pesar de la gran responsabilidad que tiene en la serie, se tomó el tiempo necesario para darme la bienvenida en el primer día de rodaje y me dijo que estaba feliz por mi incorporación. Fue súper cálido y generoso, me integró muy rápido y me hizo sentir cómoda. También colaboró mucho César (Bordón) que ya le había hablado a todo el elenco de mí así que fue como llegar y sentirme en casa de inmediato. Lo aclaro porque no es algo que pase siempre, ¿eh? A veces entrás a una serie que tiene varias temporadas y, claramente, te sentís muy ajena a todo.

Una filmación que se hizo en etapas

-¿Y cómo fue filmar en plena pandemia?

-Uff… Creo que eso fue lo más difícil de todo. La serie se filmó en etapas y yo tuve que viajar 3 veces a México para concluir mi trabajo. Al principio el rodaje transcurrió súper bien porque todavía no existía el COVID pero, en la segunda etapa, llegué al Distrito Federal en marzo del 2020 y estuve 10 días encerrada en el hotel esperando directivas. Había mucha incertidumbre, nadie sabía bien cómo seguir, todavía no existía un protocolo para los actores así que me pidieron que volviera a Buenos Aires y que allí esperara definiciones.

-Ojo, tuvo su parte positiva: pudiste visitar a tu familia.

-Sí, eso sí. Yo, antes de la pandemia, viajaba a Buenos Aires cada 5 meses pero esos dos meses allí el año pasado fueron divinos porque los disfruté mucho… ¡Y eso que, en aquel momento, no sabía que ya no podría volver por un buen tiempo!

-¿Nunca más volviste después de marzo del 2020?

-No, hace más de un año que no viajo a la Argentina: se desató la pandemia y ya no pude regresar. Pasé marzo y abril del 2020 en la Argentina y en mayo volví a México para retomar las grabaciones pero con un panorama súper distinto: tenía que hacerme un PCR antes de viajar y otro después, nos hisopaban cada 3 días en el set, había que usar barbijo y respetar la distancia social… Bueno, nada que no conozcas. La realidad es que la serie se filmó con mucha seriedad y control. Como actriz me sentí súper cuidada y protegida por la producción que fue, de verdad, un 10 en todo.

Vivir sin miedo

-Contame un poco sobre tu vida en Madrid… ¿Qué es lo que más te gusta de tu rutina diaria?

-Como te dije antes, yo ya estoy muy adaptada a la vida en esta ciudad hermosa. Vivo en un barrio que se llama Arguelles y creo que lo que más disfruto es de la tranquilidad y la seguridad en la calle. Me duele decirlo pero pienso en la Argentina hoy se vive con mucho miedo y, al menos en mi caso, cuando estoy en Buenos Aires mi cabeza está como tomada por ese temor a que me roben o agredan y eso me quita energía para dedicarle a las actividades que me gustan.

-Si supieras que alguien está viajando ahora a Madrid, ¿qué le pedirías que te llevara?

-(Piensa unos segundos) No extraño nada en particular relacionado con la comida, por ejemplo. Aquí disfruto de unas tortillas de patatas, como la llaman los españoles, que son espectaculares. Pero sí querría que meta a toda mi familia en su valija y me la deje un par de meses (Se ríe)

-¿Recibís consultas de otros actores que quieren seguir tu ejemplo y mudarse a España?

-Sí, claro…. ¡Y no sólo de actores! A todos los que me escriben les explico lo mismo: mudarse a España significa estar dispuesto a empezar de cero. A lo mejor me escribe un artista que tiene una gran trayectoria en la Argentina y le explico: aquí eso no cuenta demasiado. Hay que venir con pocas expectativas y el ego acomodado. No es fácil y a todos les comento lo mismo para que no lleguen y se frustren cuando descubran que tienen que ir a mil cástings para un papel que, finalmente, no consiguen.

-Sin embargo vos llegaste y, al poco tiempo, estabas actuando en temporada 3 Las chicas del cable.

-Sí, yo tuve mucha suerte… ¡Pero no es lo habitual! Tengo un gran recuerdo de esa serie porque fue lo primero que hice aquí y sentí, de alguna forma, que el país me recibía con los brazos abiertos. Y aunque mi participación fue pequeñita nunca voy a olvidarla porque era la posibilidad de formar parte de un proyecto enorme, con tanta repercusión internacional que, para mi, fue un gran privilegio. Además, como eso surgió tan rápido y fácil, me generó esperanza: sentí que tenía grandes chances de trabajar en España.

 

-¿Hay mucha diferencia entre filmar en la Argentina, México y en España?

-La única diferencia es el presupuesto que maneja el proyecto sin diferencia del país en el que se filma. Todo pasa por ahí. En España la producción te pasa a buscar, por tu casa, en un auto (que destinan sólo para vos) y eso, claro, en Buenos Aires no pasa. Lo mismo ocurre con los decorados que aquí, en Europa, son espectaculares. Y ni hablar cuando participás de una producción de Netflix, por ejemplo. Pero a nivel profesional y artístico destaco algo de la Argentina: tenemos un gran talento para hacer grandes productos con el mínimo presupuesto y eso me genera mucho orgullo.

¿En México te sentiste cómoda?

-Yo adoro trabajar en México porque tengo muchos amigos alli y disfruto de reencontrame con ellos. De hecho, el productor de Luis Miguel, la serie es Pablo Cruz y fue con quién hice mi primer trabajo como actriz a los 19 años:  Déficit, una película que filmé con Gael García Bernal. ¡Imaginate lo lindo que fue volver a vernos! También había trabajado con Ana Favella -la actriz que interpreta a Marcela Basteri, la mamá de Luis Miguel- en Italia, en una serie para la RAI, y me encantó compartir el set una vez más.

Enamorada y feliz

-Estás de novia con David Serrano (guionista y director español)… ¿Cómo se conocieron?

-Nos conocimos hace 8 años en la Argentina, porque David viajó a dirigir un musical de Joaquín Sabina que se llamaba Más de cien mentiras y yo lo protagonicé. En ese momento no pasó nada pero, cuando vine a España, la vida nos volvió a cruzar y nos enamoramos. Ya hace un año que convivimos y estamos súper bien.

-¿Qué les gusta hacer juntos?

-Somos los dos súper tranquilos, nos gusta estar en casa, leer, mirar series juntos o armar un plan que puede ser salir a comer y luego ir al teatro. Aquí, por ahora, se mantiene el teatro porque el toque de queda es recién a las 23 horas. Te aclaro que la vida nocturna en Madrid es bastante potente así que, restringir eso, fue como un shock y generó mucha polémica. La verdad es que yo no lo sufro porque no soy una persona nocturna.

-¿La gente respeta los protocolos que dispone el gobierno?

-Sí, a pleno. Aquí a nadie se le ocurre salir sin barbijo y tampoco hay fiestas clandestinas, la gente ya no organiza casamientos ni celebraciones de ningún tipo…. ¡Es impensable imaginar una reunión de 20 o 30 personas en España! Me horroriza un poco ver que eso todavía ocurre en la Argentina. De hecho, yo coordino y doy clases de canto y baile  en una escuela de arte para chicos y no les conozco la cara porque todos vienen con barbijo y jamás se lo sacan.

-Tenés una escuela de arte también en la Argentina, ¿no?

-Sí, se llama We Follow… ¡Y sigo dando clases virtuales!

-Este año trabajaste como asistente de dirección de David en la obra Los asquerosos… ¿Cómo fue esa experiencia?

-Linda en todos los sentidos. Hace mucho tiempo que tengo ganas de dedicarme a la dirección -de hecho estudié dirección de actores en la Argentina y en Brasil- así que poder aprender de David -a quien admiro muchísimo- fue increíble. Y también, claro, descubrir que podemos trabajar en equipo perfectamente.

- ¿Tienen algún otro proyecto juntos?

-¡Miles! Pero hablemos de los que tenemos a nivel laboral (se ríe). Ahora empecé a coordinar al elenco de niños de la obra de teatro Matilda que David va a dirigir el próximo año. Estoy a cargo de la formación actoral y musical de 50 chicos asi que estoy fascinada con este proyecto que nos permite, básicamente, confirmar lo bien que nos llevamos y lo hermoso que es trabajar juntos.

Fotos: Fabián Morassut

Make up: Fini Rico

Estilimos: Ana Capellier

 

  

 

 

 

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig