Cómo aumentar nuestra inmunidad en tiempos de pandemia

El Coronavirus no da tregua, pero reforzar nuestras defensas puede servir para batallar contra el virus. En esta nota, te decimos cómo hacerlo.
La Vitamina C es un gran aliado para batallar contra el Coronavirus. Foto: Pexels

“Aumentar nuestras defensas es un trabajo difícil y complejo porque debemos agregarle el afrontamiento a una situación altamente estresante desde la psiquis generando una serie de mecanismos en cascada en nuestro cuerpo que nos provoca un desgaste multifuncional inmunológico, endocrino y neurobiológico”, explica la Dra. Cristina Sciales, médica esteticista y dueña del centro de estética que lleva su nombre.

Y cuenta que “muchos científicos investigan cómo neutralizarlo, pero Linus Pauling fue un personaje multifacético no solo en el área de la ciencia e increíble por haber logrado la proeza junto a Marie Curie en haber ganado dos premios Nobel, sin embargo, en el mundo de la medicina tuvo que luchar para hacer reconocer el valor terapéutico de la vitamina C”.

“Acá tenemos que definir que el sistema inmunitario está diseñado para protegernos de las infecciones y enfermedades y es increíblemente complejo, y esto se debe a la cantidad y diversidad de tipos de células que reaccionan ante la multitud de microoganismos diferentes. Estamos generando continuamente células inmunitarias que desempeñan una labor excepcional de protección de nuestro cuerpo y para ello requiere equilibrio en los nutrientes que ingerimos a través de nuestra dieta dependiendo de las diferentes situaciones que nos expongamos”, advierte Sciales.

La carencia de Vitamina C nos deja vulnerables


“Se puede afirmar que una carencia de vitamina C da lugar a una menor resistencia a ciertos patógenos y un mayor aporte mejora muchas de las funciones de nuestro sistema inmunitario”, asegura la especialista.

El mecanismo funciona así: “Las investigaciones confirman que la presencia de Vitamina C en el plasma sanguíneo y los leucocitos disminuye durante los estados de enfermedad y estrés, y mejora el funcionamiento de los fagocitos que son los glóbulos blancos encargados de ingerir y absorber patógenos o liberar enzimas que acaban con ellos, mejoran los neutrófilos acelerando la recuperación en las infecciones y sobretodo es una antioxidante altamente efectivo y protectora de los vasos sanguíneos. Tiene un sinfín de otros beneficios”.

Y aclara: “Obviamente es un nutriente esencial para el hombre que a diferencia de otros mamíferos no puede sintetizarlo y debe obtenerlo de la dieta o suplementos alimenticios dado que cada vez es mayor en la población occidental su deficiencia. Hay que tener en cuenta factores personales y hábitos como el cigarrillo provoca una mayor deficiencia necesitando un mayor aporte”.

Vitamina C. Foto: Pexels

Otros aportes y más vitaminas

“Ciertos nutrientes, como cobre, zinc, hierro, selenio, vitamina A, vitamina B6, ácido fólico (vitamina B9), vitamina B12, y vitamina D tienen relación con el normal funcionamiento del sistema inmune”, asegura Sciales.

Puede interesarte

Alimentación rica y variada:

  • Tomar mucha agua
  • Hacer ejercicios
  • Dormir
  • Evitar el exceso de grasas, azucares y alimentos industriales.
  • La regla de oro en fruta y verduras en comer de colores variados lo que nos asegura una ingesta adecuada de nutrientes esenciales (vitaminas y minerales) y un buen aporte de fitoquimicos.

La importancia del zinc

“En estos días se propago un escrito de un científico dedicado a la investigación de la virología y especialmente del coronavirus James Robb (publicó algunas de las primeras descripciones del coronavirus) que dio unas medidas higiénicas para evitar su contagio y sumó el hecho del uso de pastillas de zinc varias veces en el día cuando comience a sentirse cualquier síntoma de resfriado, acostándose y dejar que la pastilla se disuelva en la parte posterior de la garganta y nasofaringe dado que el indica que son efectivas para evitar que el coronavirus ( y la mayoría de otros virus) se multipliquen en la garganta y la nasofaringe evitando su propagación en el sistema respiratorio”, agrega Sciales.

Y aclara que “sigue siendo el mejor remedio mantener nuestra psiquis activa, nuestras emociones en eje (y eso implica también fluctuaciones en el ánimo, lo cual es normal). Porque todos nuestros recursos emocionales y espirituales son importantes para que nuestro organismo tenga una respuesta acorde en épocas donde la imaginación, el humor y el amor (desde todo punto de vista hacia la humanidad) son el mejor aporte a la inmunidad. Nuestra “humanidad toda”( seres humanos) vencerá a este microorganismo. ¡Sin dudas!”

Asesoró la Dra. Cristina Sciales, médica esteticista, dueña de CS Dra. Sciales, Callao 1134, 1 piso. 1549270320/48131438 @csciales,

Ir Arriba