Casa Carabassa: entre la vida de Evita y las singularidades de sus primeros dueños – Revista Para Ti
 

Casa Carabassa: entre la vida de Evita y las singularidades de sus primeros dueños

Casa Carabassa: entre la vida de Evita y las singularidades de sus primeros dueños
En esta oportunidad, la periodista Mariela Blanco nos lleva a conocer el edificio palermitano que alberga al Museo Evita. Abrió sus puertas en 2002, convirtiéndose en un hito cultural de la Ciudad de Buenos Aires.
Deco
Deco

Las exposiciones temáticas temporales, renovadas periódicamente, están planificadas para profundizar el conocimiento de ciertos momentos históricos y aspectos significativos de la vida de María Eva Duarte de Perón.

El Museo Evita ofrece a todos los públicos una experiencia vital diferente, basada en el rigor histórico que permite conocer la figura de una de las líderes políticas más singulares del siglo XX. Además, cuenta con un restaurante y una elegante tienda de recuerdos.

La casa

El edificio es una magnífica construcción de 1923 que conjuga elementos platerescos, del Renacimiento español e italiano.

En 1948, la Fundación de Ayuda Social Eva Perón compró el mismo para instalar el Hogar de Tránsito No. 2 para mujeres en situación de vulnerabilidad.

En el edificio construido para la familia Carabassa se destacan importantes vitrales, mármoles de Carrara, arañas con cristales de Venecia y la rejería provino de España.

Una imponente escalera en mármol conduce al primer piso de la casona, donde se realizaban bailes con orquestas en vivo y de los que a mediados de 1924 participó el príncipe Humberto II de Saboya, mostrando las importantes relaciones sociales que frecuentaba la familia.

Donde años más tarde se colocaría los retratos de Perón y Evita, colgaban rojos gobelinos con los escudos reales españoles en un dorado que resaltaba a la vista. 

Sobre el lado izquierdo, la entrada para los coches tirados a caballos, hacían su descenso para luego dirigirse a la entrada principal.

Encierra numerosos elementos simbólicos que hacen a la historia de sus dueños como las ménsulas escultóricas con figuras fantásticas y los escudos heráldicos familiares.

En el segundo piso se disponían el resto de las habitaciones, siendo la planta baja el lugar ocupado por el numeroso personal de servicio.

Y la frutillita del postre es que esconde un pequeño pero pintoresco patio andaluz.

En plena guerra, el 19 de agosto de 1941 se vendió la casa y nunca más se utilizó como vivienda familiar. A partir de este momento, tuvo varios destinos, ligados en general a dar asilo a diversos grupos de personas.

En 2007, fue declarado Monumento Histórico Nacional. Queda en Lafinur 2988. ¿Lo conocías?.

Texto: Mariela Blanco(@marielablancoperiodista), periodista y autora de "Leyendas de ladrillos y adoquines".

Fotos: gentileza Museo Evita.

Suscribite al newsletter de Para Ti Deco

Si te interesa recibir el newsletter de Para Ti Deco cada 15 días en tu mail con las últimas novedades e ideas inspiradoras sobre decoración & lifestyle, completá los siguientes datos:

Más información en parati.com.ar

 

Más Para Ti

 

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig