Hussein Chalayan: un diseñador de la pasarela al living

Aunque su nombre es uno de los más importantes de la moda, no está en el lenguaje de circuito comercial. Hussein Chalayan es también un narrador de la actualidad. Y en su colección invierno 2000 vinculó moda y decoración como nunca antes (ni después). En la Semana Deco Para Ti, una mirada de moda del periodista especialista y productor Alejandro García.
La pollera “mesa ratona”, un diseño icónico de Hussein Chayalan.

Cuando a comienzos de los años ´80 se fue a vivir a Londres, Hussein Chalayan tenía, aunque quizás tácito, un propósito que vio la luz en 1993, al graduarse en Central Saint Martins School of Art.

Su colección Enterrado -también llamada The Tangent Flows- fue su trabajo final con el que recibió el título de la prestigiosa escuela inglesa. Fueron vestidos de seda tratados con limaduras de hierro que oxidaron la tela y enterrados en el jardín de su casa.

Luego de la presentación, la colección fue comprada y exhibida en la lujosa tienda Browns de Londres. Había nacido un nuevo creador de moda.

Hussein Chayalan fue dos veces consagrado como el Diseñador Británico del Año, en 1999 y en 2000.

Chayalan: un diseñador sin fronteras

A lo largo de su carrera Chalayan fue más lejos que muchos otros diseñadores con desfiles y presentaciones cercanos a la poesía con alusión a la ilusión. Su concepto de moda abarca la realidad tangible y la sensorial, la experiencia colectiva y también el interrogante.

Muchos de sus desfiles amplían el horizonte e inspiran. La narrativa es parte de las historias de diseño de este creador de mundos que se identifica turco-chipriota-inglés. 

Haber nacido en Nicosia, la capital de Chipre -en 1970- fue la fuente de inspiración de muchos de sus relatos de moda. Venir de un lugar siempre dividido y en conflicto permanente la conciencia social nunca le fue ajena. Su misión como diseñador también lo lleva a una narrativa con un concepto más allá de lo aparente.

Hussein Chayalan integró a su presentación de su colección 2000 objetos símbolo de la decoración.

After Words: la moda se viste de decoración

La cita fue en febrero del año 2000, en el teatro Sadler Wells de Londres, el espacio favorito del diseñador para mostrar sus colecciones.

Allí ocurrió “After Words”, el desfile con sus propuestas para el invierno del 2000 que incluyeron piezas simples como vestidos negros o tostado y tapados de varias capas evasée con vivos blancos y naranja y polleras y camisas con pequeñas flores estampadas.

Sobre el escenario, una sala de estar compuesta por 4 sillones grises y una mesa baja, fueron los simples elementos decorativos de una escenografía más.

Una imagen del inolvidable desfile de Chayalan, en febrero de 2000, en el teatro Sadler Wells de Londres.

Mientras detrás de un vidrio un coro entonaba viejas canciones turcas, hacia el final del show apareció un grupo de modelos vistiendo simples enaguas grises que, sin prisa y sin pausa, desarmaron los tapizados que se convirtieron en perfectos vestidos, algunos con recortes geométricos naranja y lila.

Los tapizados se convirtieron en perfectos vestidos de Chayalan.
Una modelo con la colección After Words 2000 de Hussein Chayalan.

Luego plegaron los armazones de madera de los sillones hasta convertirse en valijas. Una quinta modelo enganchó la tapa de la mesa de madera a la faja de cuero transformándola en una pollera cuando las patas se plegaron hacia adentro. La audiencia fue testigo de muebles que ante sus ojos mutaron en prendas y viceversa: las valijas y los vestidos en sillones y la “pollera con volados” en mesa.

Huir de casa: una consigna en tiempos de guerra

¿Acaso fue la introducción a la presentación de la línea home del diseñador?  No. “El proyecto no tiene nada que ver con los muebles. Se refiere al momento de tratar de huir de casa durante una situación de guerra. El salón se supone que es como el armario de alguien. ¿Cómo se podrían ocultar sus pertenencias y llevarlas consigo? Yo soy chipriota, que es un lugar históricamente dividido y en conflicto” explicó el diseñador.

Aquí Chalayan abordó la cuestión del desplazamiento de las poblaciones en medio de la guerra de Kosovo en una diáspora aplicada a la moda, la arquitectura y también el arte.

Sin dudas está influenciado por lo que sucede en el mundo, pero también por su propia historia, su identidad cultural. Sus diseños hablan de identidad, migración y choques culturales.

Una modelo enganchó la tapa de la mesa de madera a la faja de cuero transformándola en una pollera. Inolvidable secuencia del desfile de Chayalan de 2000.
Plegaron armazones de madera de los sillones hasta convertirlos en valijas, accesorios de After Words by Chayalan.

La pasión de Chayalan o la arquitectura de la moda

Los trabajos de Chalayan advierten influencias de otras disciplinas. Su admiración hacia arquitectos como Renzo Piano, Jean Nouvel y Zaha Hadid le proveen otra faceta a sus diseños cuya visión es transgresora.

Además fue dos veces consagrado como el Diseñador Británico del Año de manera consecutiva, en 1999 y en el 2000, y nombrado Miembro de la Orden del Imperio Británico en 2006.

Varios museos dedicaron a Chayalan sus salones para sus exhibiciones.

Varios y reconocidos museos le dedicaron sus salones para sus exhibiciones, como el Tate Modern y el Victoria & Albert Museum de Londres y el Musée de la Mode, Palais du Louvre en París.

“Me interesan las cosas que van más allá del pensamiento y la ciencia racional. Me gusta que los espectáculos sean una experiencia cultural porque creo que es enriquecedor”, afirma uno de los creadores de moda más interesantes que, sin embargo, elige la experiencia de la creación antes que el espectáculo de la fama.

Texto: Alejandro Garcia (@alegarcia360)

También te puede gustar: Murales: la última tendencia para decorar las paredes

Ir Arriba