Luly Dietrich, la creadora de una comunidad de mujeres al volante de sus autos y sus vidas

Los datos dicen que solo el 27% de las licencias de conducir pertenecen a mujeres en Argentina según la Agencia de Seguridad Vial. Luly Dietrich lo sabe y es por eso que desde el 2009 está al frente de una comunidad de mujeres en el mundo de la movilidad llamada Mujeres al Volante.

Luly Dietrich, directora de Mujeres al Volante.

“No solo se trata del derecho a poder sacar la licencia de conducir, se trata de ayudar a cambiar paradigmas culturales. Aún hay mujeres que todavía piensan que el conducir no es para ellas”, dice la directora de Mujeres al Volante.

Además la comunidad ayuda a las mujeres que ya manejan a adquirir seguridad, información y todo lo necesario para desenvolverse en el mundo de la movilidad (autos, motos, camiones).

Luly Dietrich explica qué es Mujeres al Volante.

En el caso de Luly, a los 13 años su papá la sentó por primera vez en el asiento del conductor de un Citroën Mehari naranja que todavía permanece en la familia (“papá lo amaaaaa”). Las calles de Pinamar le sirvieron de circuito de prueba para hacer sus primeras maniobras bajo la supervisión de su padre. “Obviamente no salí a manejar sola por las calles pero fueron mis primeros pasos al volante”, recuerda.

La empresa familiar –Grupo Dietrich– le dio un lugar en la industria automotriz. “Hice una carrera maravillosa en nuestra empresa familiar. Arranqué haciendo avisos, vendiendo planes de ahorro, hasta armar el departamento de R.R.H.H. y de marketing”, relata Luly.

Luly Dietrich, directora de Mujeres al Volante.

Pero en el 2008 tuvo “una crisis existencial”. “No me sentía cómoda en el lugar laboral que estaba. A veces crecés de posiciones, pero en ese momento necesitaba frenar y ver realmente lo que me hacía feliz y dónde podía aportar mayor valor a nuestra empresa y por qué no en la industria automotriz”, dice Luly.

Cómo nació Mujeres al volante

-¿Y entonces se te ocurrió crear Mujeres al Volante?

-Sí. En esta nueva búsqueda logré encontrar mi lugar y a la vez el lugar que quería darle a la mujer en la industria automotriz. Fue en el 2009 cuando nació Mujeres al Volante. Primero como una acción de marketing con las clientes de nuestra empresa. Con el tiempo fue tomando forma y se transformó en una medio multiplataforma con independencia del grupo. Hoy somos una comunidad de mujeres en el mundo de la movilidad.

-¿Siempre tuviste claro que iba a funcionar?

-Cuando una arranca un proyecto, lo más importante es guiarte por lo que tu panza dice, tener conocimiento y tener data que sustente esa sensación. Yo tenía las tres. Mi panza decía que sí, nací casi arriba de un auto y tenía encuestas que confirmaban del proyecto.

-¿Qué simboliza manejar para vos?

-Tener el control de mi vida, sabiendo que a veces hay que frenar y tomar otro camino. Manejar hizo que pueda crear este proyecto o ir por primera vez a la costa con mis amigas. Manejar hizo que conozca a un pibe que estaba bárbaro en mi adolescencia. Manejar hizo que busque por primera vez a mi actual marido, que ayuda a una amiga con su hijo enfermo. Manejar hizo que pueda visitar a mi abuela Nanin más seguido y que pueda ir a buscar a mi hija adolescente a las fiestas. Manejar hizo que le pueda enseñar a una amiga a manejar y miles de cosas. Pero sobre todas las cosas manejar me hizo independiente, e hizo que pueda crear Mujeres al Volante y lograr que más mujeres estén al volante.

-¿Qué cosas aprendiste a partir de llevar a cabo este proyecto?

-Que la historia la hace una, que nadie te la tiene que marcar. Que a veces, aunque uno esté creciendo, si no está cómoda tiene que frenar y reubicarse. Que cuando hacés lo que te gusta, todo empieza a fluir. Que lo que más amo es poder ver cómo a través de Mujeres al volante, las mujeres se reconvierten.

Tips para mujeres con miedo a manejar

-¿Qué le decís a las mujeres que tienen miedo de manejar?

-El miedo se destraba, es un proceso. Primero hay que tomar la decisión y empezar por conocer el auto, las técnicas y maniobras para ganar seguridad. Cuando nos vamos sintiendo más seguras y ganamos confianza, los miedos van desapareciendo. El conocimiento, la práctica genera esto y lo más interesante es que durante el proceso se van destrabando distintas cosas de la vida misma. Te das cuenta que los límites nos los ponemos nosotras.

Luly Dietrich, directora de Mujeres al Volante.

-¿Qué es lo primero que debería saber una mujer que quiere manejar?

-Lo primero que tiene que saber es que manejar es maravilloso y para lograrlo hay que encarar un proceso en el cual lo más importante es poder disfrutarlo. A veces la ansiedad hace que el proceso de aprendizaje no se disfrute y de esta forma es más difícil lograr los resultados. Para mí no se trata de aprender a conducir, es disfrutar el conducir.

-¿Quién te puede enseñar?

-Idealmente, si podemos invertir unos pesos, hay que buscar una escuela de manejo autorizada. Muchas se sienten más cómodas con instructoras mujeres que por suerte cada vez hay más. Y ahí generar un vínculo de confianza con la instructora.

-¿Y si no tenemos presupuesto?

-En caso de no poder afrontar el gasto, hay una pista gratuita de práctica en Av. Cnel. Roca 5452, dónde se puede ir con alguien que tenga licencia y por sobre todas las cosas que tenga paciencia y tranquilidad para enseñarte a conducir.

El lugar de la mujer en el mundo de la movilidad

-¿Cuál es el lugar de la mujer en el mundo de los autos? ¿Sentís algún trato de discriminación o que se valora menos a las mujeres?

-Hace 10 años cuando arrancamos con Mujeres al volante, las mujeres casi no estaban integradas en el mundo de los autos, motos o cualquier movilidad. Hoy por suerte el mundo está cambiando pero por sobre todas las cosas las mujeres estamos ocupando lugares. Creo que mujeres al volante tuvo un impacto importante en esto ya que sumamos a muchas marcas para colaborar con nuestro propósito: lograr que más mujeres estén al volante y acompañar a las que ya manejan en una industria con una visión más femenina, que las incluya.

Luly Dietrich, directora de Mujeres al Volante.

-Cómo te describirías a vos misma?

-Tengo 45 años, casada hace casi 20 años con Pablo Gil, un gran ser que tuve la suerte de conocer en la UCES como mi profesor de Creatividad. Es un gran publicista. Somos padres de Olivia que tiene 17 años y de Gloria, una perrita. Soy publicista. Soy parte del directorio familiar del grupo y Directora de Mujeres al volante. Tengo 3 hermanos, dos varones y una mujer. Madre y Padre copados y que me acompañan siempre.

-En pocas palabras…

-Soy una mujer al volante de su vida, acompañada por grandes personas que transforman positivamente el paisaje.

Ir Arriba