Receta casera (fácil y riquísima) para preparar leche de almendras – Para Ti
 

Receta casera (fácil y riquísima) para preparar leche de almendras

La leche de almendras, no solo es apta para vegetarianos y veganos sino también para aquellos que prefieren llevar un estilo de vida súper saludable. Contiene mucho calcio y un amplio contenido vitamínico. En esta nota te enseñamos como hacerla. ¡Animáte!
Fit
Fit

La leche de almendras aporta muchos minerales, vitaminas y nutrientes al organismo, como así también, proteínas y grasas monoinsaturadas.

No posee ni lactosa ni glútem con lo cual es especial para los celíacos y personas alérgicas a los lácteos.

Además es ideal para aquellas personas que tienen problemas gastrointestinales o dificultades para llevar una digestión adecuada.

Receta para hacer leche de almendras casera

Ingredientes

  • 1 taza de almendras, también podés hacerla con otras semillas oleaginosas o frutas secas como el girasol sésamo, nueces, castañas de cajú o de pará, zapallo, etc.
  • Agua mineral o filtrada

Extras:

  • Endulzante: miel azúcar integral orgánica tipo mascabo, yerba dulce, pasas activadas.
  • Saborizantes: ralladura de cítricos orgánicos extracto natural de vainilla, harina de algarroba, canela, cardamomo, jengibre, coriandro, nuez moscada, etc.
  • Frutas frescas y/o desecadas: banana mango, ciruela, piña, durazno, pera, frambuesas, frutillas, pasas de uva, higos, etc.

Preparación:

  • Paso 1. Enjuagá las almendras en agua oxigenada (2 cdas. x cada litro de agua) durante 15 a 20 minutos.
  • Paso 2. Descartá el agua y enjuagá varias veces las semillas.
  • Paso 3. Activalas (remojalas) al menos 7 hs (o durante toda la noche).
  • Paso 4. Escurrilas desechando el agua de remojo y enjuagalas varias veces.
  • Paso 5. Licuá las semillas remojadas con agua. Para esto, por cada taza de semillas remojadas, se utilizan aproximadamente 2 o 3 tazas de agua, dependiendo del sabor final que queramos lograr. En algunos casos como en el de las almendras o las castañas, puede diluirse la leche aún más. Es conveniente licuar primero las semillas con una taza de agua, así se muelen bien. Luego agregá el resto del agua y volvá a licuar.
  • Paso 6. Pasá u “ordeñá” la leche a través de una bolsa de tela o lienzo de algodón. Esta parte del procedimiento es fundamental realizarla a conciencia, sin apuro. Se debe exprimir hasta la última gota de leche, ya que es la más nutritiva y sabrosa.
  • Paso 7. Se obtiene así la leche de almendras. Luego puedes saborizarla y endulzarla a gusto. También se puede preparar un licuado, con alguna fruta y la leche de semillas.

Esta leche se conserva 3 ó 4 días en la heladera.

Fuente: Alex von Foerster (www.alimentoyconciencia.com)

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig