Lifestyle

A partir de su experiencia, descubrió una necesidad y creó un taller de vínculos

Celeste Macagno (38) hace 18 años que vive en Santa Rosa, pero creció en Intendente Alvear, un pueblo de la provincia de La Pampa. En esa adaptación a la vida en la ciudad se dio cuenta que faltaba conectar a emprendedores entre sí para potenciarlos. Así se le ocurrió armar la red de vínculos.
Celeste Macagno
Celeste pasó de vivir en un pueblo a una gran ciudad como Santa Rosa y descubrió una necesidad. Foto: Instagram.

El pueblo de donde proviene Celeste Macagno (38) tiene 14.000 habitantes. Es Intendente Alvear, en La Pampa, a 180 kilómetros de Santa Rosa. Todos se conocen. Allí vivió Celeste hasta los 20 años.

Se mudó a Santa Rosa y sufrió un cimbronazo. Fue un gran cambio pasar de vivir en un pueblo a una gran ciudad como la capital provincial. “Hoy me encanta en Santa Rosa, es una ciudad que me ha hecho conocer muchísima gente”, le cuenta a Para Ti Celeste quien a partir de una necesidad que descubrió viviendo en una ciudad como Santa Rosa decidió crear la Red de Vínculos (@celemacagno) junto a Jesica Lescano. En esta nota nos cuenta cómo surgió la idea de crear este taller para conectar a emprendedoras y ayudarse entre sí.

Celeste Macagno
En uno de los desayunos de la Red de Vínculos.

“En los pueblos uno se saluda con todo el mundo, todos somos vecinos y te pones a hablar en cada esquina, cosa que cuando me vine a Santa Rosa me costó un montón poder modificar. Entonces, me ponía a saludar a todos, cuando iba a la facultad (N.deR.: estudió Turismo) cruzaba la plaza todos los días y saludaba… Así fui conociendo a mis primeros amigos. Debo reconocer que soy amiguera y amo estar rodeada de gente”, continúa contando Celeste.

¿Fue esta cuestión de ser tan social te llevó a pensar en la creación del taller de vínculos?

De hecho creo que así comienza la historia… Hoy pasó ya tiempo de aquello, trabaje en varios lugares, la mayoría de las veces como vendedora y asesora de productos o servicios. Me encanta trabajar con y tratar con las personas. Cada trabajo me llevó a donde estoy hoy. Considero que soy puente entre personas, destinos y experiencias. Mi carrera de Turismo me ayuda a estar en contacto también con el lado de la hospitalidad. Y además veo siempre el potencial que tienen las personas: soy como una detectora serial de gente con habilidades y me encanta motivarla a que pueda hacer algo con eso.

Celeste Macagno
Con Jesica, su socia en esta movida de conectar gente. Foto: Instagram.

¿Cómo plasmaste este descubrimiento en la red de vínculos?

En mi actual negocio donde vendo ropa, cada vez que viene una clienta termino charlando, mentoreando y motivando a que se anime a emprender, a que vaya detrás de sus sueños.

¿Cuál es la manera de motivar a tus clientas?

Tengo dos lemas: “si vas a esperar el momento perfecto, nunca vas a empezar” y el otro es “ que te paguen por hacer lo que te gusta, no tiene precio”.  Así comencé a juntar gente, con las mismas intenciones, energías y motivaciones.

Taller de vinculos
El taller de vínculos a pleno. Foto: Instagram.

¿Cómo funciona la red de vínculos?

Conectar chicas es algo que hago todos los días, todo el tiempo. Hoy, desde la red de vínculos queremos que todas las mujeres curiosas e inquietas puedan acompañarse, ayudarse a emprender, a cumplir sus sueños, a enchufarse con un estilo de vida divertido, que puedan conocer gente nueva y que sientan que no están solas. Muchas veces se ve como competencia aquella persona que tiene un proyecto parecido, creemos que no es así, que entre todas podemos crecer. Se sumó a mi proyecto Jesica Lescano de Moka, un café cultural de Santa Rosa, y le dimos forma a los primeros desayunos. El objetivo es poder seguir sumando emprendedoras de diferentes rubros, compartir charlas, risas, cambio de opiniones, terapia de grupo, apoyo en cada nuevo emprendimiento y por sobre todo divertirnos haciendo lo que más nos gusta.

Notas relacionadas

Bitnami