News

Así recuerdan los diseñadores a Dolores Navarro Ocampo

Los creativos argentinos despiden conmovidos a la persona que marcó un hito en el diseño local.

La noticia es corta: el domingo 6 de octubre murió Dolores Navarro Ocampo. Muchos en el ámbito del diseño están conmovidos por su partida. No sólo quiénes trabajaron codo a codo con ella, sino toda una generación de diseñadores a la que inspiró por proponer una mirada diferente y a quiénes alentó a mostrar sus ideas. Admirada por el potencial de los emprendedores locales, decidió reunir a creadores de distintas disciplinas en un mismo espacio. Entonces, creó PuroDiseño, la feria que sigue siendo plataforma de despegue para diseñadores.

Así la recuerdan algunos de los creadores más destacados del país.

FEDERICO CHURBA. “Lamento la noticia. Soy un outsider de las redes y tardé en enterarme así que todavía estoy en shock. Dolores fue todo un referente. Aportó algo que es invaluable en nuestro ámbito: su cuota de encanto y buen gusto. Como muchos de nosotros, que pertenecemos a la generación del 2001, de las asambleas y del compre nacional, creo que me hice como diseñador un poco bajo las alas de Dolores. Ella fue una de las primeras personas que creyó en mí y en mi trabajo”.

MARCELO SENRA. “Con Dolores tuve la suerte de hacer mi primer desfile en París, en el año 99. Junto a Juan Rossi armaron una movida en la que seis diseñadores argentinos presentaban en París y seis franceses presentaban en el Centro Cultural Recoleta. Un día sonó el teléfono, yo estaba en mi oficina y ella me anunció que había quedado seleccionado para ir a París. No lo podía creer. Hacía seis años que estaba en la moda y ese era el sueño de todo diseñador. Fue una gran sorpresa escuchar su voz. Dolores Navarro Ocampo siempre fue una persona muy optimista y generosa. Cuando armó PuroDiseño yo la apoyé, aposté a esa nueva forma que ella estaba armando; participé con ella en las dos ediciones que curó de Tendencia Arenales. Era una persona que siempre tenía la palabra justa. Se la va a extrañar. Poca gente llega a trascender como ella y sobre todo… la admiración. Fue una mujer para admirar”.

Era una persona que siempre tenía la palabra justa. Se la va a extrañar. Poca gente llega a trascender como ella y sobre todo… la admiraicón. Fue una mujer para admirar

Marcelo Senra

“La vestí para una fiesta de Ralph Lauren. Ella usó una falda de chaguar, larga, con una blusa de satén, un collar de perlas y chal de fibra de vicuña. Después me contó que había sido una de las mejores vestidas de la noche y eso me honró”.

LAURA VALENZUELA. “Todavia no caigo. Gracias al concurso Diseñador del 2000 que ella y Juan Rossi armaron fui por primera vez a Paris. Gané con otros 5 diseñadores y ellos viajaron con nosotros a Paris. Era una amorosa que nos acompañó en todo el proceso: siempre cálida y muy presente. El consejo que siempre me daba era que fuera más comercial, porque yo soy mucho más arty. Admiré siempre su calidez y su inteligencia, esa cosa visionaria de ser la primera que defendió mucho el diseño argentino. Fomentaba esta cosa de grupo, trataba de juntar a los talentos argentinos y mostrar eso al mundo. Ella y Juan (Rossi) siempre tuvieron esa fuerza y ese ímpetu. Fueron una pareja muy importante en el desarrollo local. La recuerdo con mucho cariño y la admiré por su estilo y elegancia, una mujer muy de avanzada”.

JESSICA TROSMAN. “Más allá de lo que Dolores hizo conmigo creo que es importante lo que hizo en la moda y lo que generó en mí con respecto a la moda. Ella fue quien trajo a los franceses hace muchísimos años e hizo un gran desfile en Recoleta. Ahí fue donde me dí cuenta de que no me estaba equivocando en mi vida. Sin conocernos, ella ya me había empezado a inspirar. Poco tiempo después, vió en Martín (Churba) y en mí mucho potencial y nos hizo participar con Mariano Toledo en un desfile de Roma. Todo fue una aventura. Ella confió mucho en nosotros, hicimos un gran equipo todos: nos generó entrevistas con gente de Fendi, con textileros y así nosotros empezamos a recorrer fuertemente nuestro camino de la moda”.

“Dolores Navarro Ocampo le decía a De la Rúa que tenía que mirarnos porque éramos un gran valor. No sólo nosotros sino toda una generación de creadores. Apostó muy fuerte a la moda. Muchos creen que la moda es algo frívolo y no creen que sea algo que genera trabajo. Ella confiaba en el negocio de la moda como algo real. Logró que estuviéramos en la Semana de la Moda de San Pablo y a partir de ahí generamos muchísimos negocios. Yo le debo a Dolores Navarro Ocampo una gran parte de mi carrera. Se fue una grande de la moda, una guerrera, a la que muchos grandes tendrían que imitar”.

Dolores Navarro Ocampo le decía a De la Rúa que tenía que mirarnos porque éramos un gran valor. No sólo nosotros sino toda una generación de creadores.

Jessica Trosman

LUISA NORBIS. “La conocí cuando todavía era modelo y hacía los desfiles de Grandes Colecciones. Era un honor formar parte de esa movida y eso estaba liderado por ella, quien había convocado a los mejores, a los nuevos talentos. El tiempo se ocupó de mostrar lo acertado de su visión ya que son los consagrados de hoy. Luego, compartí con Dolores distintos ámbitos, como PuroDiseño. Todo lo que ella hacía tenía selo de calidad. Últimamente me la crucé el las clases de bordado de Araceli Porucel. La admiré y me inspira”.

VERO ALFIE. “Conocí a Dolores Navarro Ocampo hace muchos años, cuando estaba en PuroDiseño. Siempre fue una mujer con muchísima inquietud en mejorar el mundo del diseño. Su aporte y su legado son enormes. Ella sabía exactamente lo que quería. Sin lugar a dudas, fue la precursora de lo que se transformó en el diseño de autor local. Siempre nos acompañó mucho y nos ayudó a pararnos de una manera más fuerte. Su visión del diseño, la deco y la moda hizo de ella un referente. Su consejo fue siempre ser uno mismo y no ir atrás de la moda”.

LETICIA CHURBA. “Fue casi como una madrina para Perfectos Dragones. Cálida, sincera y muy generosa”.

MARIANA DAPPIANO. “En el ’99, cuando fue el concurso Diseñador del 2000 y luego ella quiso apostar al diseño emergente y dentro de su pasarela que era bastante clásica introdujo un desfile en el que estábamos Pablo Ramírez, Aída Sirinian, Cora Groppo y yo. Gracias a eso nos animamos a hacer la primera colección y presentarnos en público, algo que no había sucedido nunca en un marco de una Semana de Moda como era esa, que era muy importante. Gracias a ella yo pude armar mi primera colección. Fue mi primera pasarela. Luego, desde su lugar como editora, siguió apostando fuerte por el diseño de autor. Por mucho tiempo para nosotros fue un referente de alguien que tenía una mirada crítica y al mismo tiempo alentaba lo que era nuestro trabajo”.

Desde su lugar como editora siguió apostando fuerte por el diseño de autor.

Mariana Dappiano

MARTÍN CHURBA. “Hace muchos años, cuando Dolores trabajaba en los distintos programas de promoción del diseño afuera nos llevó a Roma y a San Pablo a mostrar colección. Era el año 2000. Ella siempre era muy vital y espontánea; tenía ese humor que yo diría de campo, muy genuino y natural. También recuerdo que en la pared del fondo de la oficina en la que ella trabajaba tenia una foto a gran escala de un desfile de Dries Van Noten en el que se mostraba una belleza muy diferente a la que solía mostrar la moda. Entrar en su oficina era sumergirse en en mundo en el que la moda se volvía intelectual y profunda. Dolores nos llevó a SPFW y fueron momentos increíbles porque claramente había en la gestión una persona con visión. Dolores tenía visión”.

Entrar en la oficina de Dolores era sumergirse en en mundo en el que la moda se volvía intelectual y profunda.

Martín Churba

ANA HECHTLINGER. “Me quedé muy triste con la noticia. Tuve la suerte de conocer a Dolores Navarro Ocampo en los comienzos de PuroDiseño. Ella fue la impulsora y promotora de dar a conocer el diseño de autor local apoyando a las nuevas camadas de diseñadores a través de un evento único como es la feria. ¡Amé formar parte de esa época! Ella tenía visión, buen gusto, exigencia y disciplina: cualidades propias de una persona súper profesional que amaba su trabajo y ponía toda la pasión en ello. Supo además transmitirlo y, obviamente, dejar una huella”.

Notas relacionadas