News

Este es el protocolo para los locales de ropa en tiempos de coronavirus

Si bien en algunos lugares, los locales de ropa ya están funcionando, en otros aún no han podido abrir sus puertas debido a la cuarentena impuesta por la pandemia de coronavirus. Cuando los habiliten para hacerlo deberán seguir un protocolo de seguridad. Este es el que sugirió INTI Textiles.
Comprar ropa respetando las medidas de seguridad que nos impone la pandemia. Foto: 123RF.

INTI Textiles emitió un protocolo a seguir con respecto al manejo de prendas en tiendas del sector indumentaria y moda, así como también sobre algunos aspectos a tener en cuenta para la apertura y funcionamiento de los locales comerciales. En este sentido, propone fomentar prácticas que permitan aumentar los niveles de prevención frente al Covid-19, para favorecer una interacción segura tanto para empleados como para clientes.

“Estas recomendaciones son un instrumento más en la concientización y el ejercicio de la responsabilidad individual de clientes y profesionales del sector que son los principales agentes de prevención. No son
de carácter obligatorio, sino que cada empresa evaluará qué aspectos serán posibles de implementar en función de su disponibilidad de recursos”, insisten desde INTI Textiles.

Recomendaciones generales

  • El área de Seguridad e Higiene de la empresa debe tener un papel activo en la nueva situación de pandemia: evaluará, informará y formará a los trabajadores sobre los riesgos de propagación y contagio del coronavirus, con especial atención a las vías de transmisión, y a las medidas de prevención y protección adoptadas.
  • Se deberá elaborar un protocolo de actuación en caso de identificar personas con síntomas, contagiadas o que tengan relación estrecha con individuos contagiados (incluyendo abandono de puesto de trabajo, información al centro de salud, limpieza y desinfección de espacios y notificación al servicio de prevención), respetando lo establecido por reglamentaciones locales.

Medidas de prevención

  • Establecer medidas de distanciamiento social con un mínimo de dos metros entre personas. Para esto, se podrán incorporar marcas para asegurar la separación y en algunos casos como la
    zona de cajas, adicionar mamparas o elementos divisorios.
  • Utilizar mascarillas higiénicas dentro del establecimiento, tanto clientes como empleados. Pueden ser provistas por la empresa al ingresar.
  • Los empleados podrán disponer de otros elementos de protección personal provistos por la empresa (protección ocular, guantes, indumentaria, etc.). Dependiendo el puesto de trabajo, se
    podrán utilizar otras medidas tendientes a la seguridad, por ejemplo la instalación de mamparas en el sector de cajas.
  • Tomar la temperatura de clientes y empleados al ingreso al local. Establecer protocolo de acción ante la presencia de personas con temperatura superior a 37.5°C
  • Proveer elementos de desinfección para la limpieza de manos en los sectores de ingreso, probadores y cajas.
  • Habilitar papeleras herméticas con bolsa de basura y tapa accionable con el pie para desechar barbijos y otros elementos descartables. Gestionar especialmente el manejo de estos residuos.
  • Se recomienda la limpieza y desinfección de todo el espacio comercial al menos dos veces al día o en cada cambio de turno. Para tal fin es aconsejable elaborar un plan de limpieza y desinfección.
  • La limpieza se debe realizar de forma previa a la desinfección. Se podrá utilizar agua y jabón o detergentes de uso habitual en el ámbito doméstico en las concentraciones sugeridas por el fabricante del producto. Para más información sobre recomendaciones de limpieza se puede consultar con el Ministerio de Salud.
  • Contemplar especialmente la limpieza y desinfección de probadores, zona de cajas, posnets y cestos de basura.
  • Se debe prestar especial atención a la desinfección de aquellas zonas que tienen un contacto más frecuente con las manos (vidrios, puertas, pomos, espejos, estanterías, muebles, lavabos, maquinaria, etc.). Tras cada limpieza, los materiales y los equipos de protección individual empleados deberán desecharse de forma segura.
  • Ventilar el establecimiento de forma periódica mediante sistemas automáticos de ventilación (no recirculación de aire) o, en su defecto, abriendo puertas y ventanas.
  • Evaluar la implementación de sistemas de accionamiento con el pie o automáticos para puertas, papeleras, baños, lavatorios, etc.

Aspectos a tener en cuenta en espacios, ingreso y circulación

  • Considerar la redistribución de los espacios y puestos de trabajo para facilitar la circulación y asegurar la distancia mínima entre personas. Evaluar la posibilidad de reducción o eliminación de mobiliario, estanterías, mesas de exhibición y otros objetos.
  • Contemplar la implementación de superficies de fácil limpieza y desinfección. Evaluar el reemplazo de cortinados en probadores, mesas, mobiliario o superficies difíciles de desinfectar por otras que faciliten el proceso.
  • Limitar la cantidad de clientes que ingresan al local estableciendo una capacidad máxima en relación a la superficie del mismo y que deberá incluir a los propios trabajadores. Esto favorecerá mantener el distanciamiento social de dos metros entre las personas. Se podrán implementar herramientas de conteo manual, tracking, mapas de calor, etc., para monitorear la afluencia de personas. La capacidad máxima deberá ser informada al público y, en caso de completarse, los clientes deberán esperar fuera del establecimiento de forma organizada y guardando rigurosamente la distancia de seguridad.
  • Evaluar la posibilidad de atención por cita previa, tanto para el momento de la compra como para el retiro de la mercadería.
  • Respetar el horario de funcionamiento establecido por la autoridad local.
  • Mantener informado al consumidor sobre las medidas adoptadas por el local respecto a la desinfección de los ambientes.
  • Evaluar la incorporación de la figura del greeter o recepcionista (es decir, la persona en la entrada de la tienda), que estará encargada de controlar el ingreso y afluencia de clientes.

Acciones con respeto a la exhibición de productos

  • Reducir la cantidad de productos en exposición, idealmente a una unidad por artículo, tanto en percheros como en mesas y maniquíes. Esto favorecerá la circulación y permitirá reducir las fuentes de propagación del virus. Estos productos se someterán a ciclos de limpieza y desinfección periódicos, para esto, se podrá adoptar alguna de las metodologías sugeridas.
  • Animar a las personas a probar la menor cantidad de prendas posible.
  • Disponer de la menor cantidad de unidades posibles por talle destinadas para prueba y mantener a las demás guardadas en su bolsa.
  • Evaluar la posibilidad de incorporar información en las prendas a fin de reducir el uso de probadores.


Mecanismos de compra y devolución de mercadería

  • Incrementar el funcionamiento de sistemas de compra on-line. Trasladar a la tienda la tecnología de plataformas de e-commerce para que los consumidores puedan hacer uso desde el celular al momento de la decisión de compra.
  • Considerar la implementación de catálogos digitales y/o probadores virtuales como opciones para enriquecer la experiencia de compra y reducir y optimizar el tiempo en la tienda.
  • Incorporar opciones de envío a domicilio, retiro en tienda con horario pautado y servicio click and collect (reservar y retirar) para evitar la prueba de ropa manteniendo la visita a la tienda y a su vez fomentar la venta cruzada entre canales. Se podrá incluir una línea de atención por whatsapp para pedidos.
  • Separar sectores de entrega de pedidos online y filas de pago.
Medidas de seguridad en el trato con el cliente. Foto: 123RF.

Manejo de personal

  • En tiendas con gran cantidad de empleados, promover turnos fijos, es decir que se trabaje siempre con los mismos compañeros.
  • Se recomienda aumentar la frecuencia de lavado de los uniformes del personal. En los casos en que la etiqueta de cuidado de las prendas lo permita, lavar a temperatura superior a 60⁰C.
  • Evaluar la posibilidad de disponer de lockers cerrados para empleados donde puedan dejar la ropa de calle, de forma que no se mezcle con la de trabajo.

Gestión de probadores

  • Los probadores deberán utilizarse sólo cuando sea necesario. Animar a las personas a probar la menor cantidad de prendas posibles.
  • Antes de entrar al probador se recomienda la desinfección de manos con desinfectantes recomendados provistos por la empresa.
  • Es altamente recomendable el uso de mascarillas higiénicas por parte del cliente dentro del probador ya que es la instancia de mayor contacto con la prenda.
  • Se recomienda realizar rutinas de limpieza, desinfección y ventilación luego de cada cliente.
  • Limitar el acceso a los probadores. Se recomienda un sistema de uso de cabinas alternadas: una ocupada, una desocupada, para permitir respetar el distanciamiento social y facilitar la desinfección luego de cada prueba.
  • Se sugiere separar aquellas prendas que fueron probadas por el cliente y no seleccionadas para su compra y aplicar el procedimiento detallado para tratamientos para prendas manipuladas.
  • En el caso de utilizar cortinados, instrumentar un plan de limpieza y desinfección de los mismos.
  • Respecto al calzado, se recomienda que las pruebas del producto se realicen mediante calcetines desechables o bolsa plástica proporcionados por el comercio.
Poca gente en los locales y clientes con barbijo. Foto: 123RF.

Manipulación de prendas

“Según una investigación publicada en la revista The Lancet Microbe2 el virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19, puede persistir en diversas superficies u objetos durante más de 7 días, siendo más estable a bajas temperaturas, y puede inactivarse mediante métodos de desinfección estándares como el etanol (alcohol) al 70% o el hipoclorito de sodio (lavandina) al 0.1%, entre otros”, explican desde INTI TExtiles.


Y sigue comentando: “En el caso de los productos textiles, los resultados obtenidos sobre ensayos realizados a 22⁰C y 65% de humedad relativa, indicarían que a partir de las 48 horas de producida la contaminación, no se detectaría la presencia de virus infeccioso en este tipo de superficie. Sin embargo, podría permanecer hasta por 7 días en superficies plásticas o metálicas. Actualmente no hay estudios que determinen exactamente cuánto tiempo puede sobrevivir el virus en los diferentes tipos de textiles; menos aún en prendas que podrían combinar no sólo diferentes tejidos, sino también contener avíos plásticos y/o metálicos”.

Ante esta resistencia del virus, las tiendas necesitarán tomar medidas de prevención de cara a la atención de sus clientes y empleados.

Recepción de prendas provenientes de fábrica

  • Mantener las medidas de higiene y protección del personal.
  • Se recomienda realizar la desinfección del envoltorio, cajas y/o bolsas con desinfectantes estándar como el etanol (alcohol) al 70% entre otros al momento de la recepción de mercadería proveniente de fábrica o talleres.
  • Reducir al máximo las instancias de traslado de cajas y lotes para mantener un rastreo confiable del itinerario que han sufrido las prendas y así minimizar su potencial exposición al virus.
  • Se recomienda minimizar las visitas de proveedores y coordinarlas fuera del horario comercial, manteniendo las mismas medidas de seguridad que para el personal propio

Recepción de prendas provenientes de cambios o devoluciones

  • Se recomienda realizar la desinfección del envoltorio, packaging y/o bolsas con desinfectantes estándar como el etanol (alcohol) al 70%, entre otros.
  • Mantener las prendas en su embalaje, en un lugar apartado y destinado para tal fin, durante un período no inferior a las 48 horas antes de ser manipuladas y utilizadas. Esta medida debe ir siempre acompañada de un registro con fecha y clasificación que permita garantizar el tiempo transcurrido antes de incorporarlas al circuito comercial. Evaluar en todos los casos la necesidad de un período mínimo de 7 días o desinfección especial en prendas que presenten elementos metálicos o plásticos, por ejemplo en avíos.
  • Se podrá optar por utilizar métodos alternativos de limpieza y como lavado con jabón o detergente a la máxima temperatura indicada en la etiqueta de cuidado de la prenda, o desinfección con etanol (alcohol) al 70%, entre otros. En la actualidad se están explorando métodos alternativos de desinfección que incluyen la utilización de ozono, rayos UV, calor, limpieza al vapor, etc. Sin embargo, aún no existen estudios concluyentes sobre su efectividad en artículos de indumentaria, ni sobre los efectos que podrían ocasionar al tratar las prendas. En estos casos se debe tener cuidado con el uso de diversas sustancias o mecanismos empleados para la desinfección ya que podrían alterar las propiedades de la prenda.
  • También se sugiere para estos métodos definir un espacio destinado a tal fin y en caso de ser necesario, utilizar los elementos de protección personal que correspondan según la metodología seleccionada.
  • Una vez dispuesta la prenda para su exhibición en tienda o entrega a clientes podrá realizarse, en los casos en los que sea posible, una desinfección de avíos o elementos metálicos o plásticos que sean especialmente manipulados por el cliente en la prueba.

Asimismo se recomienda no agitar o sacudir la ropa para minimizar la posibilidad de dispersar el virus.

  • Inmediatamente después de manipular los productos, lavarse las manos con agua y jabón, o usar un desinfectante para manos a base de alcohol.


Qué debe hacer el cliente una vez que adquirió el producto

  • Limpiar y desinfectar o descartar la bolsa o packaging entregado.
  • No agitar el artículo comprado para minimizar la posibilidad de dispersar el virus por el aire.
  • Si las características del artículo lo permiten, lavarlo con jabón o detergente a la máxima temperatura indicada en la etiqueta de cuidado de la prenda antes de usar. Se recuerda respetar siempre los cuidados pertinentes para no dañar la prenda, según recomendaciones del etiquetado.
  • Otra alternativa es dejar la prenda sin uso durante un período no inferior a las 48 horas.
  • Inmediatamente después de manipular los productos recién comprados, lavarse las manos con agua y jabón, o usar un desinfectante para manos a base de alcohol.

Podés leer también: Así será la venta en locales de ropa después de la cuarentena (ya lo están haciendo en China y Europa)

Notas relacionadas