¿Mito o realidad? La verdad detrás del aceite de ricino para el crecimiento del cabello

El aceite de ricino es un producto vegetal compuesto por vitamina E, ácidos grasos y minerales. Pero… ¿es el ingrediente ideal para acondicionadores y mascarillas? Leé con atención.

Gracias a sus propiedades antibacterianas, este aceite vegetal es el socio perfecto para el cuidado capilarSus ácidos grasos pueden mejorar la calidad del pelo y reducir su fragilidad. Pero además de restaurar la dureza, hidrata y humecta.

También es una opción muy popular para tratar el cuero cabelludo irritado, el exceso de grasa y la caspa.

Este aceite se extrae de la planta Ricinus communis, un arbusto de tallo grueso y leñoso proveniente de África. Entre sus nutrientes encontramos:

  • Ácido ricinoleico: inhibe el aumento de bacterias y hongos.
  • Vitamina E: se puede consumir en cápsulas o directamente en productos para el cabello que la contengan.
  • Ácidos grasos Omega 9: cubren la fibra capilar.
  • Ácidos grasos Omega 3 y 6: activan la circulación del cuero cabelludo y fortalecen los folículos capilares.

Pero atención: no hay ninguna evidencia científica que demuestre que el aceite hace crecer el peloPor lo tanto si alguien utiliza esta versión, cualquiera sea su fin, no es veraz pero tampoco falsa. Simplemente tenés que dejar un pequeño margen paras las dudas hasta que se demuestre lo contrario. Si tu meta es tener el cabello súper largo, tampoco hay razón para que dejes de usarlo.

Ahora sí… ya sabés las propiedades y los beneficios, ¿pero cómo se usa? Tomá nota:

Según los expertos, es mejor usarlo dos veces por semana durante dos meses y la cantidad debe depender del tipo de cabello que tengas: fino, grueso, lacio, con rulos, sano, dañado, etc. Pasado ese lapso, podés seguir con el tratamiento pero cada 15 días o una vez al mes.

En primer lugar lavá tu pelo con un shampoo natural, si está libre de siliconas y sulfatos mejor aún. Luego eliminá el exceso de agua con una toalla y dejá secar el cabello al aire libre por 5 minutos. El tercer paso es aplicar el aceite de ricino desde la raíz (si no están grasas) hasta las puntas.

En cuarto lugar, colocate un gorro de baño y dejá actuar el producto durante 15 minutos, cumplido el tiempo enjuagá con agua tibia y volvé a lavártelo con shampoo.

También, si querés, podés dejarlo actuar toda la noche.

¡Consejo! Tené paciencia, si no ves los resultados de forma inmediata no te preocupes, después del mes notarás la diferencia.

¿Te animas a usarlo?

Ir Arriba