#BookDeLaSemana Lola Latorre: “Mi mamá es también mi mejor amiga porque ella siempre me escucha, alienta y aconseja: disfruto de todo lo que hacemos juntas” – Para Ti
 

#BookDeLaSemana Lola Latorre: “Mi mamá es también mi mejor amiga porque ella siempre me escucha, alienta y aconseja: disfruto de todo lo que hacemos juntas”

Tiene 20 años, es modelo, influencer, estudia Derecho y también actuación en la academia de Cris Morena. Lola Latorre vive a mil pero asegura que disfruta de cada una de las actividades que emprende y, si bien aún no tiene definido cuál será su futuro profesional, se relaja porque sabe que tiene tiempo para decidir. De novia desde hace 4 años con Jerónimo González Chávez admite ser "una auténtica Susanita", según sus propias palabras, que sueña con casarse y tener muchos hijos. 
News
News

Lola Latorre confiesa que ama el calor. "Yo soy de las que puede estar todo el día en la playa porque soy fanática del sol y el mar", nos cuenta (vía zoom) mientras disfruta de sus vacaciones en Miami, junto a su familia: Yanina, Diego y Dieguito Latorre.

-Hiciste las fotos del Book de Para Ti y, a las pocas horas, ya estabas viajando a Estados Unidos. ¿Estás disfrutando de esas vacaciones?

-Sííí… ¡Muchísimo! Aunque te aclaro: todavía no terminé de cursar -estudia Derecho en la universidad Torcuato Di Tella- así que paso varias horas del día encerrada con clases por zoom.

-¿Pero no es un planazo terminar de cursar y partir a la playa?

-Total. Estudiás con otra energía porque sabés que después te espera el relax total. Eso, justamtente, es algo que me encanta de las vacaciones: no tener horarios ni compromisos, poder organizar planes para el día, en el momento y sin obligación alguna. Por suerte, a los cuatro nos gustan más o menos las mismas actividades así que no resulta difícil ponerse de acuerdo para ir a la playa, de shopping o salir a comer a la noche, solos o con amigos.

-¿Y suelen estar siempre juntos o cada uno arma su plan?

-La verdad es que somos una familia unida: de esas que va todos lados junta. Ojo, esta vez, sólo estamos nosotros 4 pero en enero vinieron Dora y Jerónimo, mi novio (Jerónimo González Chávez), así que éramos un súper equipo (se ríe). A ver, igual, tenemos cierta independencia: cada uno se levanta a la hora que quiere -papá es fanático del gimnasio y yo lo acompaño a entrenar a la mañana-, cocinamos y a la tarde vamos a la playa pero, si alguno prefiere quedarse en el departamento, lo hace. Lo de salir juntos es una elección no una obligación que nos imponen nuestros padres.

Destinos ideales

-Viajaste mucho con tu familia… ¿Podés decirnos cuál es tu ciudad favorita en el mundo?

-Sí, tenés razón: soy una privilegiada por haber podido conocer tantos lugares increíbles en el mundo. ¡Lo valoro y agradezco mucho! Mi ciudad preferida es Nueva York. ¡Me encanta! Pero también tiene que ver con el plan que organiza mi mamá todos los años: una semana de mujeres solas allí. Caminamos mucho, conocemos todos los lugares nuevos que nos recomendaron, hacemos compras, comemos rico… Es como nuestro momento madre/hija y lo disfrutamos a pleno.

-Sospecho que las tarjetas de crédito deben volver un poquito explotadas luego de esa semana….

(se ríe) Un poco, tal vez. Igual, te aclaro que no es un viaje de compras -aunque obvio: entramos a todos los locales que nos gustan mil veces para probarnos ropa y elegir bien, sin hombres apurándonos fastidiosos- también vamos mucho al teatro, por ejemplo. A las dos nos encantan las comedias musicales de Broadwa y es un plan que, en familia, no tiene tanta aceptación.

-Es decir que, de todos los destinos posibles, siempre volverías a Nueva York.

-Y a París…. ¡Otra ciudad que amo! Pero te aclaro: yo soy muy fan del calor así que los destinos de playa me enloquecen. Antes de la pandemia tuve la suerte de conocer el sudeste asiático -me invitó la familia de mi novio- y quedé alucinada con las playas de Tailandia, por ejemplo. Me queda pendiente recorrer Indonesia y, especialmente, la isla de Bali. Ése podría ser un destino futuro, cuando la situación mundial se acomode.

Madre y compinche

-Por lo que contás sos muy unida a Yanina, tu mamá. ¿Es así?

-Yo siempre digo que es mi mamá y también mi mejor amiga porque yo le cuento todo y ella siempre me escucha, alienta y aconseja: disfruto de todo lo que hacemos juntas. Además, nos parecemos mucho, aunque tal vez, a simple vista, no se note porque soy mucho más tranquila que ella. De hecho, si tengo que criticarle algo es que se enoja muy rápido y yo no. Creo que ahí me suma la genética de mi papá, que es súper relajado.

-Sé que no te gusta mucho cuando hace historias en Instagram en ropa interior y la llamás “madre pornográfica”….

-(Se ríe) Es verdad, lo admito: la censuro un poco. De hecho, hace poco hizo unas fotos muy sexies para revista GENTE -que creo salen publicadas a fin de mes- y mucho no me gustaron. No sé por qué. ¿Será que me cuesta verla en esa pose de mujer fatal?

-Pero son fotos, es como un juego, no es su actitud en la vida… ¿O sí?

-Noooo… Mi mamá está en rol seductora, ni bebotea en cámara. Nunca. Además, a mí me encanta su estilo, creo que es elegante y sofisticada así que sé que esas fotos van a ser una bomba y nada vulgares. Pero bueno, en el momento, mientras las hacía, me las mostraba y no me convencían. Reconozco que es verdad.

-¿Suelen discutir por algo en especial?

-Poco. Así como digo que se enoja muy rápido, ella considera que yo soy demasiado relajada, que nada me preocupa y eso puede generar alguna discusión. Pero son peleas tontas, duran 5 minutos y al rato ya estamos charlando como si nada. Mi mamá es lo más.

Heridas que sanaron

-¿Cómo ves la relación de tus papás ahora, después de la crisis que pasaron en el 2017?

-Los veo súper bien. Creo que lograron recuperar el amor después de todo lo que pasó pero tampoco quiero entrar mucho en este tema porque es algo que pertenece a su intimidad. De hecho, yo conté un poco en la tele y dije que, al principio, cuesta perdonar estas cosas y todo empeora cuando se trata de una pareja tan mediática. Transitar la la crisis fue muy duro porque en televisión hablaban todo el tiempo de ellos y agrandaban la situación.

-En PH Podemos Hablar contaste justamente eso: que te costaba ir al colegio porque sentías todas las miradas puestas en vos...

-Es que fue así: me daba vergüenza ir al colegio y me preguntaba qué pensaban mis compañeros de mí, de nosotros. Después, con el tiempo, y charlando con algunas amigas, entendí que son cosas que pasan en cualquier familia sólo que nuestro caso quedó expuesto en los medios y eso empeoró todo.

-¿Y tu relación con Diego (Latorre) está mejor?

-Yo a mi papá lo amo y lo voy a amar toda la vida. Lo perdoné, comprendí que todos cometemos errores y, entender eso, consolidó nuestra relación que hoy es muy hermosa.

-Tu papá tiene fama de celoso y sé que lo sufriste en varias ocasiones.

-Ay, ni me lo recuerdes… ¡Los papelones que me ha hecho pasar! Se aparecía, a las 4 de la mañana -todo despeinado y en pijama- en el house del barrio porque yo no había vuelto a casa aún.  ¿Pero te digo algo positivo? Cambió mucho, mejoró. A ver, digamos todo: estoy con Jerónimo hace cuatro años y él lo considera un hijo más, es parte de nuestra familia. No sé qué haría si mañana tuviera otro novio porque es el típico padre "metiche".

Un amor adolescente

-¿Por qué no viajó Jerónimo, tu novio, con ustedes esta vez?

-La verdad es que estaba invitado pero, unos meses antes de viajar, se rompió los ligamentos cruzados y lo tuvieron que operar de la rodilla. Por eso se quedó en Buenos Aires… ¡Pobre! Está en recuperación, con muletas y un poco dolorido pero, si mejora, la idea es que venga en julio porque, mi hermano y yo, nos quedamos hasta el 31.

-Contame cuándo y cómo se conocieron

-Nos conocimos muy chiquitos: creo que yo tenía 14 años y él 15 pero, al principio, no éramos novios, salíamos cada tanto y recién 2 años, después nos pusimos de novios: exactamente el 11 del 2017. ¡Ese día es nuestro aniversario oficial! Nos conocimos en el 2015 través de una amiga mía de hockey que me dijo: "Te quiero presentar a un chico que está muerto por vos" (se ríe). La realidad es que los dos íbamos al mismo colegio, sólo que el él iba a la sede de Pilar y yo a la de Belgrano así que no era tan simple que nos crucemos de casualidad. Fui con esa amiga a una fiesta de 15, me lo presentó y me encantó.

-¿Por qué tardaron dos años en ponerse de novios oficialmente?

-Creo que yo era muy chica, me gustaba salir con mis amigas y, obvio, a él también con su grupo. Pero siempre nos veíamos, hablábamos y recuerdo perfecto el día en que dije: "Este chico me gusta en serio". Habíamos ido a un torneo de hockey y rugby (deporte que él practica), lo vi y me flechó así que a la noche le escribí y, a partir de ese momento, no nos separamos más. Por eso cuento nuestro noviazgo desde ese día y no antes.

-¿Hablan ya de casarse o es algo que ni se les pasa por la cabeza?

-¡Siempre lo hablamos! La verdad es que nos amamos mucho y queremos casarnos jóvenes y con una mega fiesta. Yo admito que soy muy Susanita: sueño con el vestido blanco, la fiesta y luna de miel, quiero ser mamá de varios hijos. Tal vez no es muy centennial lo que estoy diciendo pero quiero mentir: soy así. Me encantaría darle a mis hijos todo lo que me dieron mis papás a mí.

¿Abogada, modelo o actriz?

-¿Jerónimo apoya tu carrera de modelo?

-Me apoya 100 %. El banca todo lo que me haga feliz y a mí me pasa lo mismo con él: lo voy a ver jugar al rugby porque sé que es el deporte que lo apasiona. Somos muy compañeros y eso me enamora cada día más. Cuando yo estaba en Bailando por un sueño –en el 2019- no venía a verme al piso y Marcelo (Tinelli) me lo recriminaba pero la realidad es que él es muy tímido y perfil bajo: no quiere tener nada que ver con la televisión y yo lo súper respeto.

-¿Lo pasaste bien en el programa? ¿Aceptarías sumarte a La academia si te lo propusieran?

-¡Fue una experiencia increíble! Lo pasé súper. Pero es un trabajo intenso y a mí me costó mucho compatibilizar el baile con la carrera de Derecho que, para colmo, en ese momento, recién comenzaba. Llevaba los apuntes al camarín y estudiaba ahí, antes de que me llamaran para salir al aire. Tendría que organizarme muy bien para sumarme a La academia ahora pero claro que lo pensaría. ¡Yo amo bailar!

-Tengo la sensación que la experiencia del Cantando por un sueño no fue tan positiva…. ¿Puede ser?

-Es que el 2020 fue un año tan raro y difícil que es casi imposible compararlo con cualquier otro momento de tu vida. Por otra parte, la cuarentena y el aislamiento generó mucho enojo y resentimiento en algunas personas que se pusieron muy agresivas: yo cerré mi cuenta de twitter porque me lastimaban los comentarios de algunos usuarios. Y es feo vivir una situación así, sinceramente.

-Por eso decidiste renunciar, me imagino.

-Y… Sí. La crítica dañina y despiada me dolió mucho. Yo amaba a mi equipo -Lucas Spadafora y Natalia Cociuffo- y trabajar con él era genial pero en un momento, ante tanta agresión, consideré que era más sano alejarme.

-Estás en la mitad de la carrera de Derecho… ¿Te imaginás ejerciendo como abogada?

-Todavía me cuesta verme como abogada, ya recibida, pero supongo que sí, que voy a ejercer. La realidad es que hoy trabajo como modelo y también estoy estudiando actuación en la academia de Cris Morena así que es difícil saber para qué lado se inclinará la balanza el día de mañana. No me gusta proyectar mucho, prefiero que todo fluya y se encamine solo.  Además, tengo 20 años, creo que me sobra tiempo para decidir a qué me voy a dedicar definitivamente en el futuro… ¡Por ahora disfruto de todo!

Producción: Marité Rizzo

Fotos: Chris Beliera

Peinó: Eddie Rodríguez para Frumboli Estudio (@eddierodriguez_23 y @frumboliestudio)

Ropa: Ginebra

Edición de videos: Cris Calvani

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig