Carlo Acutis: Antonia, su mamá, reveló detalles de su hijo que muy pocas personas conocen – Para Ti
 

Carlo Acutis: Antonia, su mamá, reveló detalles de su hijo que muy pocas personas conocen

Antonia Salzano, la mamá del beato millenial, reveló en una entrevista con el National Catholic Register, una serie de detalles poco conocidos de su hijo quien falleció a los 15 años.
News
News

Antonia Salzano se casó con su marido cuando tenía 24 años, y ella tuvo a Carlo en ese primer año. A los 44 años, cree que Carlo intercedió por ella, y quedó embarazada de los gemelos, Francesca y Michele, que ahora tienen 9.

El 10 de Octubre del 2020, Carlo Acutis que amaba profundamente la Eucaristía, se convirtió en beato en Asís "su lugar en el mundo".

Un chico normal, con sus defectos y virtudes, que luchó por colocar a Dios en primer lugar y que usó internet para evangelizar.

Antonia abrió su corazón en una entrevista que le realizaron el National Catholic Register sobre aquello que más le impactó de su hijo, y su gran amor a la Eucaristía. Amor que le llevó a pasar horas y horas de trabajo de investigación para crear una página web y una exposición con los principales milagros eucarísticos que, hoy todavía sigue siendo visitada por miles de personas de todo el mundo.

Antonia Acutis, mamá de Carlo.

Carlo recibió gracias especiales. Yo no era particularmente devota, pero Carlo, desde que era un niño pequeño, siempre quiso ir a las iglesias. Siempre quiso entrar y visitar a Jesús para saludarlo. Era muy bueno, muy educado, un niño muy generoso. Raramente tenía que decirle a Carlo: ‘No hagas esto o aquello’. Él fue muy obediente. Él fue muy especial”, cuenta Antonia al Register, en una entrevista telefónica realizada el 22 de febrero, un día después de que el Vaticano anunciara que Carlos sería beatificado.

“Hace algunos años, tuve un sueño con Carlo, quien me dijo: ‘Seré beatificado pronto y poco después canonizado’. Cuando se estaba muriendo, la última semana de su vida, soñé con San Francisco de Asís, que es el santo patrono de nuestra familia, y me dijo: ‘Tu hijo, Carlo, morirá muy pronto, pero lo hará siendo considerado muy alto en la Iglesia’”, contó. 

“Entonces vi a Carlo en una iglesia muy grande, en lo alto, cerca del techo, y no entendí entonces. Por supuesto que ahora sí. Su muerte, su enfermedad, su corta vida, todo fue por el diseño de Dios. Dios había elegido a Carlo como un ejemplo para los jóvenes de este período en la historia”, añadió.

Al explicar su atracción por documentar los milagros eucarísticos, su madre reveló que Carlo había recibido ciertas experiencias místicas que lo llevaron a la Sagrada Eucaristía, incluso a una edad muy temprana.

“Sí, creo que recibió gracias especiales. No habló mucho sobre esto, pero sí me dijo que cuando estaba frente a la Sagrada Eucaristía, sentía su alma ‘elevada’, de alguna manera. Dijo que la sensación que tenía, muy a menudo, era como estar frente a una fuente que llevaba su alma a grandes alturas. Dijo que era como ser transportado. Cristo en la Eucaristía lo capturó”, indicó Antonia.

En una ocasión la mamá cuenta que Carlo tuvo una visión de su abuelo, quien le pidió rezara por él porque estaba en el purgatorio. 

“Entonces, a partir de ahí, Carlo comenzó a orar por las almas del purgatorio. Siempre, siempre, siempre rezaba por estas almas y buscaba indulgencias por ellas. Él siempre decía que debemos rezar por las pobres almas del purgatorio, que no debemos olvidarlas y que nos ayudarán mucho”, dijo.

Antonia comenta que su hijo, aunque extraordinariamente obediente y maduro para su edad, era un joven que luchaba con defectos, como cualquier otra persona.

No tienes que mirar a Carlo como alguien perfecto. Era un niño muy conectado a tierra. Era un hijo de su tiempo. Jugó con su PlayStation, etc. También entendió, sin embargo, que estas cosas, como la computadora o la PlayStation, podrían reclamar una especie de ‘tiranía’ sobre el alma. Podrías volverte adicto, esclavo de estas cosas. Se podía perder tanto tiempo, y Carlo siempre tuvo la sensación de que no podía perder el tiempo. Entonces se impuso a sí mismo que solo podía jugar en su PlayStation una hora por semana, como máximo. Esto te da una pequeña idea de Carlo”, explicó.

Su madre cuenta también que “era un poco perfeccionista, pero no obsesivo”.

Además, dijo que “tenía la costumbre de hablar mucho (…) sus maestros lo corregían, y descubrió que esto era algo difícil de superar”. 

“También era un payaso de clase, muy divertido. Escribía pequeñas caricaturas, dibujos en 3-D en la computadora, para divertir a sus amigos, pero también tenía que moderar eso, para hacerlo en el momento adecuado”, añadió.

Antonia afirma que Carlo era “un niño normal en muchos sentidos”, y si bien no era perfecto, “tenía una voluntad muy fuerte” y “mejoró de muchas maneras”. 

Entre sus virtudes, su madre enfatizó que “veía Internet como una forma de llegar a las personas”, y además “siempre trataba de ayudar a las personas, a sus amigos, con sus luchas con la pureza y con las drogas”.

Era un líder cuando hablaba, porque cuando lo hacía, estaba lleno de Dios. Él siempre diría que trató de vivir en la presencia de Dios. Tenía una forma especial de acercarse a las personas, creo, debido a esto. Carlo también sabía cuándo evangelizar (…) Usó los dones que tenía para evangelizar este período del tiempo”, comentó.

Cuenta también que cuando iban de viaje para fotografiar los diferentes milagros eucarísticos para que Carlo cree el sitio web, y más tarde, las exposiciones, “sabía que la gente (especialmente los jóvenes) querrían verlos”. 

“Íbamos a estos viajes, y lo primero que hacía cuando llegábamos era ir a buscar una iglesia que estuviera abierta, para que pudiera saludar a Jesús. Jesús fue su primera prioridad”, cuenta Antonia.

Al final de la entrevista, dijo que vivir cerca de alguien como Carlo “significa no permanecer neutral en tu propia fe”. 

“Para mí, Carlo me acercó a Dios. Él hacía preguntas para las que no sabría la respuesta, especialmente en mi propia falta de catecismo. Así que empecé a aprender más sobre mi fe, y esto fue a causa de Carlo. Muchas otras personas también serían testigos de esto: personas que se convirtieron debido a su ejemplo o sus conversaciones. Realmente vivió lo que predicó, un testigo”, acotó.

Sobre la muerte de un hijo, cree que cuando una madre pasa por esta experiencia, debe recordar lo que Carlo diría: “El Gólgota es para todos. Nadie escapa de la cruz”. 

“Me convenció de esto: si soy un buen católico, ¿cómo puedo tenerle miedo?”, agregó.

“Si solo mirara la muerte de mi hijo de una manera terrenal, no habría podido consolarme. Carlo me enseñó a mirarlo a través de los ojos de la fe. Murió sin tener que experimentar tentaciones tan importantes en la vida, o enfrentar obstáculos solo. Fue amado, realmente amado. Fue la forma en que aceptó la voluntad de Dios, con una sonrisa, sin quejarse nunca. Estaba realmente centrado en Dios, y creo que este era su secreto”, relata Antonia.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig