Consciencia ecológica: Tenían una marca de moda y ahora con residuos de la industria del petróleo hacen accesorios – Para Ti
 

Consciencia ecológica: Tenían una marca de moda y ahora con residuos de la industria del petróleo hacen accesorios

Conscientes de que la industria de la moda contamina, las hermanas Ornella, Carla y Mora Basilotta, decidieron pasarse al lado sustentable y convertir los residuos plásticos de los yacimientos petroleros de Vaca Muerta en tela. Así nació su línea de accesorios reciclados de calidad premium.
Moda
Moda

Corría 2018 cuando Ornella Basilotta, una de las tres hermanas fundadoras de la marca que lleva su apellido, las otras son Carla y Mora, conoció la planta de residuos petroleros del yacimiento Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén.

Mora, Carla y Ornella Basilotta.

Allí supo que para la actividad diaria conocida como fracking o extracción de petróleo no convencional, se usaba arena, material que llegaba al lugar envasado en grandes bolsas plásticas o Big Bags. Esas bolsas no se reciclan en el lugar, sino que van directo a convertirse en residuo eliminado por quema o combustión.

Ornella en la planta de residuos de Vaca Muerta, donde descubrió los bolsones que eran incinerados.

Ornella, que estaba en la búsqueda de hilados naturales para comenzar a reconvertir su negocio, supo que en esas Big Bags estaba el camino hacia el cambio y el nacimiento de Fracking Design. "Mis hermanas y yo somos tres emprendedoras que en 2009 fundamos la marca de indumentaria tradicional Basilotta, como un hobbie", nos cuenta la empresaria.

Ornella Basilotta junto a los bolsones convertidos en tela, listos para la confección de accesorios.

"La marca creció y llegamos a tener 5 franquicias en el exterior, más de 100 clientes y dos locales propios en Palermo. Pero pasó el tiempo, fuimos madres y nos fuimos involucrando en lo que es la moda sustentable", afirma.

Mochila armada con el plástico reciclado de Vaca Muerta.

Según Ornella, la industria de la moda es una de las que más contamina después de la del petroleo. Y las hermanas Basilotta sabían que estaban aportando a esa industria. "Teníamos ganas de cambiar y no sabíamos cómo", recuerda Ornella.

Bolso hecho con tela reciclada del plástico de Vaca Muerta, con detalles de cuero descartado por curtiembres.

"En ese momento surgió la idea de comenzar con una colección de moda sustentable de fibras naturales de todo el país para ver cómo funcionaba y si nuestros clientes estaban dispuestos a comprar este tipo de prendas", continúa la emprendedora.

Fue en ese momento que la empresario decidió hacer "viajes de producto" -tal como ella los nombra- por todo el país buscando materiales nobles. Y al llegar a Neuquén, donde iba en busca de mohair para tejer prendas de abrigo, tuvo la posibilidad de conocer la planta tratadora de residuos petroleros de Vaca Muerta.

Los productos reciclados de la marca son atemporales y no tienen género.

Allí Basilotta supo que la arena que se usaba para la extracción del petroleo -nada menos que un millón de toneladas por año-, llegaba al lugar envasada en bolsas plásticas, las cuales se descartaban una vez vacías. "Cuando ví esas bolsas me enamoré. Dije 'esto es una tela', y no podía creer la cantidad que había y que se tiraba", recuerda.

Bolso circular de la marca, con detalles de cuero reciclado.

"E inmediatamente me pareció una locura que todo ese material no se reciclara, sino que se quemara o terminara como relleno sanitario", agrega. "Esto es tela y yo la quiero usar, fue amor a primera vista", rememora con determinación.

A su regreso a Buenos Aires, Ornella contagió su entusiasmo a sus hermanas y así nació la primera colección de accesorios sustentables dentro de la marca Basilotta. "Fue tal la energía que le pusimos y la pasión que encontramos por emprender con impacto y por haber inventando esta tela a partir del plástico, que una marca se comió a la otra; es decir, la colección cápsula se comió a la marca y se convirtió en Fracking Design", explica.

Ornella Basilotta con los plásticos que recicla en su fábrica.

Y agrega: "Lo que hacemos es recuperar esos bolsones, con un propósito principal que es mitigar la huella de carbono, que se agranda con la quema de las Big Bags. Pero también fomentamos el trabajo justo y la inclusión, toda la cadena de producción está atravesada por distintas cooperativas y unidades productivas, tanto en Neuquen como en Buenos Aires".

El proceso de recuperación de los bolsones comienza en Vaca Muerta, donde son separados y limpiados por una unidad de producción. Luego son enviados a Buenos Aires, donde con máquinas industriales se convierten en rollos de tela para la confección en escala de accesorios, como carteras, billeteras y mochilas.

Otro diseño de mochila hecha con materiales reciclados.

"Lo combinamos con descartes de cuero de segunda y tercera selección que las curtiembres descartan", explica Ornella. "Toda la filosofía del producto es el reciclado, ciento por ciento argenitno, atemporal y sin género", agrega.

Basilotta afirma estar orgullosa de que sus clientes "no tengan que sacrificar estilo por ética". "Porque logramos una calidad de producto premium, tanto por estética como por terminanción de calidad", afirma.

Las hermanas Basilotta recibieron varios reconocimientos a su labor por un mundo más sustentable.

Las hermanas Basilotta fueron reconocidas por su trabajo sustentable. El Ministerio de Producción les extendió el Sello del Buen Diseño Argentino y en 2020 fueron nombradas Emprendedoras del Año en la Legislatura Porteña. "Estamos felices", aseguran. Y les creemos.

#Sumergidos2021 #Principios2021

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig