La Belle Époque: un hotel con estética art nouveau ubicado en el centro porteño y ambientado con fragancias Dior y Hermès – Revista Para Ti
 

La Belle Époque: un hotel con estética art nouveau ubicado en el centro porteño y ambientado con fragancias Dior y Hermès

Uxell, Hotel, La Belle Epoque
En un rincón del microcentro porteño se sitúa La Belle Époque, el hotel petit con estilo art nouveau soñado por Tamara Pont durante el inicio de la pandemia y que se convirtió en patrimonio cultural de la ciudad. La puesta en valor incluyó un monto cercano al millón y medio dólares y la transformación fue posible gracias al apoyo de la empresas que confiaron en el proyecto.
Deco
Deco

Una soga finita cruza la totalidad de una terraza y se vence por el peso de la ropa que cuelga de ella. El sol calienta el asfalto de la calle. Es viernes y es un día como cualquier otro en Buenos Aires. En medio de esa monotonía en la que se sumerge la ciudad, se alza rosa y gigante La Belle Époque, el hotel petit con impronta art nouveau que Tamara Pont se animó a crear en medio de la pandemia y que logró terminar en solo nueves meses de obra. 

El edificio, catalogado como patrimonio histórico de la ciudad, se compone por dos pisos y un subsuelo. Se trata de una construcción característica de aquella Buenos Aires que se animaba a soñar con ser la París de Latinoamérica. Al momento de realizar la compra, el terreno se vendía como lote. La primera vez que Para Ti Deco visitó el lugar, en agosto de este año, todavía dejaba ver un poco de esa faceta de edificio tomado, con las paredes descascaradas, escritas, manchadas. 

“Yo no llegué al lugar, el lugar llegó a mí. Estaba buscando otra cosa y cuando lo ví dije 'lo voy a comprar'. La primera vez que entré me sentía en un capítulo de Okupas: era un edificio habitado, muy difícil de transitar y más aún con mi condición de salud. Tan es así que los primeros meses de obra los tuve que dirigir con cámaras, porque no podía acceder a los pisos”, explica Tamara desde uno de los balcones del hotel. Es un espacio intervenido en su totalidad con un tono rosa casi blanco (al igual que toda la fachada) con una rosa roja en un florero y pertenece a una de las habitaciones que se van a alquilar por 200 dólares la noche. La Belle Époque no es solo un hotel, es una experiencia que se adapta a cada pasajero, en la que utilizan fragancias Dior y Hermès como ambientación. 

En reiteradas ocasiones durante la entrevista se menciona que el proyecto no podría existir sin el apoyo de las marcas que se interesaron en él. Uxell es la firma de pintura y revestimientos que aportó todos los materiales necesarios para la transformación estética del hotel y para hacer posible la idea de resguardar sus paredes originales, protegiéndolas de la humedad y agentes externos. Para el salón Piano Nobile (el principal) se eligió un tono blanco que contraste con el resto de los colores que se pueden encontrar en otras áreas de la construcción: el lugar transmite paz y pureza y se trata de un tono soñado para lograr armonía a cada rincón.

Deslizá para ver uno de los cambios más impactantes dentro del hotel:

El primer piso es el lugar destinado a las habitaciones. Pueden ofrecer alojamiento para 25 personas en caso de pasar la noche en el lugar y tienen permitido un caudal mayor para eventos durante el día. La Belle Époque está pensada en su totalidad para que las personas que lo visiten se encuentren con una Buenos Aires distinta y se dejen llevar por las distintas épocas sociales de la ciudad. 

La historia de Tamara es un ejemplo de resiliencia. Recibió un diagnóstico de esclerosis múltiple cuando era chica, una patología que todavía la acompaña y, lejos de darse por vencida, fue lo que la impulsó a seguir con sus sueños, conocer el mundo, inspirarse y nutrirse de él y seguir adelante con su vida. Se reconoce como una mujer empoderada: cuando comenzó la obra en el hotel tuvo que dirigir la obra con cámaras porque le era imposible ingresar a la residencia. 

Pink is the new black: así se pensó la decoración (y pintura) del hotel

El cambio estético (otorgado por la pintura) es uno de los mayores atractivos que tiene el hotel. Desde los colores claros hasta los oscuros, arenosos y pasteles: todo parece salido de un cuento de hadas en medio de una campiña. Los tonos de Uxell acompañan cada espacio a la perfección generando una ambientación soñada (que te podés animar a replicar en casa). Cuando Tamara le contó a la marca sobre el proyecto el entusiasmo fue absoluto y decidieron acompañar desde la experiencia y con sus productos a la creación del petit hotel. Puntualmente la fachada utiliza la Línea Impermeabilizante  Armonía de color de Uxell Pinturas en su tono rosado tendencia en este 2021.

Ver esa fachada con detalles y al mejor estilo art nouveau es lo que mayor impacto causa en los vecinos que pasan por el lugar y se quedan encantados con el cambio: pasó de ser una casa en ruinas a un hotel boutique que revaloriza la zona. Al igual que en las habitaciones, la cara del edificio se pintó de rosa claro porque, al ser patrimonio histórico, deben seguir una serie de reglas a la hora de realizar una intervención arquitectónica. Según explica Tamara, los colores permitidos son el gris, verde, rosa y los tonos terrosos. 

Vi que había oficios que se habían perdido, desde frentistas a gente dedicada a hacer fraguas, herrería. Creo que el art nouveau le haría muy bien a Buenos Aires para fomentar la preservación histórica y edilicia de nuestra ciudad”, cuenta. En líneas generales trataron de mantener la construcción original, pero en el salón principal fue necesario colocar un tocador. El resto sigue como lo era en un inicio. 

Baños y toilettes: entre lo nouveau, lo romántico y lo minimalista

Para los baños la idea fue conservar la estructura edilicia original, pero incorporando objetos de un estilo clásico o moderno en lo que comprende a los sanitarios. Espejos con aspecto antiguo, toallas con perlas y el logo de Dior, jabones con una fragancia inigualable: cada toilette del hotel es un mundo en sí mismo con detalles imposibles de conocer en su totalidad.

Con Cristal Sanitarios, una empresa con más de 20 años en el rubro, pensaron que lo ideal sería recuperar los artefactos emblemáticos de los baños antiguos, como las piletas de pie y, principalmente, la bañera. En la compañía modifican constantemente los métodos de trabajo para brindar mejores terminaciones y alternativas que resulten beneficiosas en consecuencia del proceso de restauración. 

El toilette que está integrado al salón Piano Nobile, uno de los principales del hotel.

La experiencia de Cristal Sanitarios en el tratamiento de estas reliquias, combinado con la  tecnología en pinturas de la línea Epoxi y poliuretanos de Uxell lograron llegar a resultados como la inigualable tina rosada, protagonista del Spa de 1900 recreado en el subsuelo de la Mansión.

Se realizaron murales inspirados en la época donde Tamara dejó lucir su veta artística dirigiendo su equipo y dando a princess eventos un nuevo rumbo DECO. Para lograrlo se  combinó la línea de Latex interior Natural Sense y Pintura a la Tiza Art Decó de Uxell con acabados ultra mates y tonos soñados.

La Belle Époque es la primera propuesta que invita a conocer en su esplendor a la Buenos Aires del progreso y la ilusión. Por el momento no dieron a conocer la fecha exacta de inauguración, pero todo indica que será diciembre el mes donde el petit hotel abrirá sus puertas para recibir al 2022 de la mejor manera y con un clima mágico.

Agradecimientos: @uxellpinturas / @cristalsanitarios / @princesseventospuertomadero

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig