El polémico negocio que se viralizó en la cuarentena: vender fotos de pies

En los últimos días, las redes sociales son el escenario de un nuevo fenómeno: la venta de fotos de pies para fetichistas. Es un mercado que se ha disparado recientemente, en todo el mundo y en medio de la cuarentena. Pero detrás de este negocio hay estafas y muchas menores involucradas.
Las fotos de pies en alza esta cuarentena pero esconden un negocio “non sanctum”. Foto: 123 RF.

Desde el 7 de junio, Google Trends demuestra un pico que aún se mantiene arriba en las búsquedas de ventas de fotos de pies en Argentina. Esto se debe a un fenómeno que se está dando en plena cuarentena. En Tik Tok y Twitter hay numerosos videos “tutoriales” que explican cómo iniciarse en la venta fotos de pies, un negocio que se disparó en estos días y que atrapa en especial a menores ávidas de conseguir dinero fácil gracias a las redes sociales.

Sin embargo, detrás de este negocio hay muchos riesgos. Por un lado, estafas; por el otro, que menores de edad queden involucradas en un tráfico de fotos que tienen una finalidad sexual.

La argentina que da tips en Tik Tok

Micaela Natali (23) es una “experta” en el tema. En 4 Tik Toks explica cómo incursionó en el negocio de venta de fotos de pies y da recomendaciones para el que se quiera iniciar:

“Hace 5 años subí una foto a Instagram mirando la tele y se veían, por casualidad, mis pies. Una chica que me seguía me dijo tenés lindo pies, tendrías que subir fotos más seguido. Empecé a hacerlo. Sacaban captura de mis fotos y las publicaban en Instagram”, comienza a contar Micaela que tiene 142.6 K en su cuenta de Tik Tok.

Micaela Natali (23) cuenta en su cuenta de Tik Tok cómo se inició.
Foto: captura de video de Tik Tok.

“Me empezó a seguir más gente que le gustaban los pies… Más de 30 mil en Instagram. Me pedían que vendiera. Querían ver más fotos personalizadas. Me parecía raro. Insistieron tanto que empecé a hacerlo”, sigue contando.

“Empecé a vender fotos. Para mí son pies. No significa nada, es como una mano. Necesitaba plata para irme de mi casa. Empecé a ahorrar. Conseguí trabajo y lo dejé de hacer. En un momento me cerraron la cuenta de Instagram”.

“Cuando empecé a trabajar de azafata no publicaba nada. En un momento mi novio se quedó sin trabajo, le conté lo que yo hacía antes y me dijo que lo hiciera, que él me iba a ayudar. Eso nos ayudó un montón. Con la cuarentena, sin trabajo, me vi obligada a hacerlo de nuevo“, se justifica.

“Pagan bien. Arranqué y tenía precios elevados. En general los clientes son extranjeros por eso hablo de dólar. Hoy en día no es tan elevado el precio. Tengo una página privada donde cobro suscripción. En pesos, con el cambio, es algo así 1.600 pesos para entrar a la página y les dura un mes. Si el dólar aumenta, es más. Con solo 5 personas tenés 8.000 pesos y eso poniéndolo barato. No estoy haciendo nada malo”, insiste.

“Por Pay Pal, en lugar de darte la plata en efectivo, te la depositan y la tenés que transferir. Tenés que tener una tarjeta de débito. Es práctico pero te ponen trabas. La otra forma es con Western Union y lo retirás en una agencia. Es para mayores de 18. Si es alguien de Argentina, podés usar Mercado Pago o transferencia bancaria”, recomienda Micaela.

Las redes sociales, escenario del nuevo negocio

Si bien no existe un sitio web especializado en la compra-venta de fotografías de pies, este negocio se hace a través de redes sociales como Twitter, Facebook e Instagram.

Uno de los avisos del negocio de venta de fotos de pies en You Tube.

Hay quienes lo hacen a través de su perfil personal, mientras que otros acuden a páginas en las que la comunidad amante de los pies se ha reunido para compartir fotografías, pero el grueso lo hace desde una cuenta falsa para evitar complicaciones y preservar su identidad.

Según cuentan en algunos sitios de internet, se paga desde 5 a 50 dólares por una foto de pies.

Para clientes fetichistas

¿Por qué esta obsesión de ver fotos de pies? Detrás de esto esta el mundo de fetichismo por los pies: gente que encuentra placer sexual en ver pies. Un fetichismo es la veneración excesiva de algo o de alguien. En el ámbito psicológico consiste en fijar alguna parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo.

Según footfetish, el mayor estudio de fetichismo de pies del mundo, realizado por la psicóloga y sexóloga Arola Poch, un 92 por ciento de los hombres que participaron del estudio sienten atracción por los pies femeninos; un 2.49 por ciento son hombres a los que les gustan los pies masculinos; el 2.28 por ciento son mujeres que prefieren pies de mujeres; y solo el 1.76 por ciento son mujeres con predilección por los pies de ellos.

Puede interesarte

Al fetichismo por los pies se le conoce como podofilia. Se trata del placer que genera besar, tocar, acariciar, oler y chupar los pies. Según explican especialistas en el tema, es importante que no se confunda el gusto con un fetiche o una parafilia (sentir excitación sexual por cosas, situaciones o partes del cuerpo que usualmente no se relacionan con el sexo).

Las adolescentes caen en la trampa

Si en casa hay adolescentes, hay que prestar especial atención a este tema ya que podría ser muy riesgoso que se metieran en este negocio porque esconde una finalidad sexual (y pueden terminar en sitios de pornografía), involucra relaciones con extraños y estafas de dinero. Las redes sociales son una verdadera tentación: allí ofrecen todas las recomendaciones para entrar en el tráfico de venta de fotos de pies, cómo cobrar y hasta cómo tomar las imágenes.

“Abrite un facebook falso”, recomiendan en un hilo de Twitter. “Un lugar donde pueden depositarte el dinero es pay pal. Si sos menor de edad, podés mentir poniendo otra fecha de nacimiento o le podés decir a la persona que te compre algo de mercado libre, o de algún sitio de venta online”, aconsejan en otro. “No envées primero las fotos, que te depositen antes”… “No vendas fotos de tu cara, sí de tus pies”, las recomendaciones son de todo tipo y están dirigidas a las adolescentes, que enseguida se entusiasman con la idea de ganar dinero de manera fácil.

Hay muchos estafadores. Utilizo pay pal a veces te depositan, vos mandás las fotos y después te reembolsan, con lo cual terminan estafándote”, advierten desde algunos tweets. “Te pueden mandar conversaciones falsas, recibos falsos de pay pal para engañarte”, dicen desde otros.

Más allá de la estafa, hay que tomar conciencia del peligro que encierra este negocio que a simple vista parece fácil, pero conlleva riesgos que no vale la pena correr.

Más Semana Para Ti Deco: Zapatos ¡a los zapateros!: el accesorio deco tendencia en tiempos de pandemia

Ir Arriba