Harry y Meghan no pueden patentar su marca: otra “crisis de identidad”

Harry y Meghan no pegan una. Desde que se salieron de la Familia Real intentaron crear su organización, una nueva empresa. No pudieron con “Sussex Royal”. Ahora, a pesar de lo que anunciaron, tampoco pueden patentar “Archewell”
Meghan y Harry y otro revés en sus planes.

Meghan y Harry no lo pueden creer. Cuando pareciera que tienen todo el camino allanado, aparecen piedras inesperadas en su camino. Los duques de Sussex deberán volver a cambiar sus planes sobre su fundación.

Meghan y Harry sin “Sussex Royal”

Los duques de Sussex cuando la salida de la Familia Real parecía bien planeada. Foto: Fotonoticias

Y es que, cuando Meghan y Harry anunciaron su salida (abrupta) de la Familia Real a principios de 2020 los duques de Sussex comenzaron a planear su futuro como “civiles”.

En ese organizado plan estaban en carpeta: no solo el traslado a Norteamérica (primero a Canadá y luego a los Estados Unidos), la cantidad de personal con la que querían contar y la forma en que querían criar a su hijo Archie.

También la forma en que iban a seguir sus negocios y actor solidarios, a través de una fundación. Pero, la reina primero en Gran Bretaña y luego empresarios rápidos de reflejos en el resto de Europa y en los Estados Unidos que patentaron primero les quitaron la chance de usar “Sussex Royal” como marca.

Meghan y Harry debieron ir por otro nombre.

Van por “Archewell”, inspirado en su hijo Archie

Meghan y Harry habían pensado (y anunciado) el nombre Archewell para su fundación inspirados en su hijo Archie. No pudo ser. Foto: Fotonoticias

Así fue como, una vez en los Estados Unidos y tras cerrar sus redes sociales cual Sussex Royal, en abril Meghan y Harry anunciaron que su fundación llevaría un nombre inspirado en su hijo Archie, Archewell

¡Tampoco! Parecer ser que, otra vez, los duques se adelantaron con el anuncio.

Puede interesarte

Una y otra vez… Negocios frustrados

Los duques de Susses deberán volver a cambiar sus planes.

Según el tabloide británico The Sun (que sigue cada uno de sus pasos a la distancia) Meghan y Harry no presentaron la documentación necesaria ni pagaron las tasas para poder patentar Archewell como nombre para su nuevo proyecto. Y el pedido les fue negado en marzo.

Pero que volvieron a la carga (ya habían anunciado su proyecto al mundo) pero que no lograron cambios: el 26 de mayo a los duques los volvieron a rechazar. Su petición, el proyecto para el cual querían la exclusividad del nombre, era demasiado vaga e inconsistente.

Lo extraño es que los duques están bien asesorados, se han puesto manos de Marjorie Witter Norman una conocida exasesora del multimillonario Bill Gates.

Meghan y Harry lo volverán a intentar, pero si el 22 de agosto (fecha final) no logran su cometido, desistirán: irán por otro nombre. ¿La tercera es la vencida?

Ir Arriba