News

La empresa de la maquinita de la cara, cada vez más complicada (ahora imputada)

Sigue la polémica por la empresa Nu Skin. Un tuit de la China Suárez sobre este aparato fue el puntapié inicial para una serie de denuncias acerca de su sistema de venta y promoción. Ahora, la Secretaría de Comercio de la Nación acaba de imputarla.

Imputan a la empresa Nu Skin Argentina por difundir información falsa y engañosa“, así dice el comunicado de la Secretaría de Comercio de la Nación. Se trata de la “maquinita de la cara” que la China Suárez mencionó en Twitter y que promocionan muchas famosas e influencers locales. El tuit de la China disparó una serie de denuncias y ahora, la Secretaría de Comercio tomó cartas en el asunto.

La maquinita de la cara (y de la polémica). Foto: IG

“La empresa de cosméticos y máquinas para el cuidado de la piel incurrió en la violación a la Ley de Defensa del Consumidor 24.240 por realizar anuncios que inducen al engaño y la confusión“, dice el comunicado de la Secretaría de Comercio.

Famosas e influencers promocionan la maquinita. Foto: twitter.

El organismo dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo actuó de oficio tras verificar que la firma realizaba anuncios que inducían al engaño y la confusión, acción que incurre en la violación a la Ley 24.240 de Defensa del Consumidor.

Según la imputación, la compañía habría incumplido con el deber de suministrar en forma cierta y objetiva información veraz sobre los productos que comercializa. El modelo de venta se presenta como salida laboral, cuando en realidad era un esquema piramidal o multinivel, donde no hay ingreso seguro pero sí se requiere que la vendedora/promotora realice una inversión inicial. Y además se premia si se consiguen más vendedores dispuestos a invertir.

También fue cuestionado su sistema de venta

A partir de la investigación que realizó el organismo se determinó que el modelo de negocios de la empresa consiste en comercializar un catálogo de productos promocionados por “influencers” -personas con alto grado de exposición en las redes sociales-, que venden directamente a los clientes y, con ello, obtienen un margen de ganancia.

En caso de vender los productos a través de su sistema de oferta personal, promete la posibilidad de ganar un bono minorista. Estos ofrecimientos aportan confusión e inducen a engaño ya que para incorporarse al mecanismo de venta de la empresa, se debe abonar una suma de dinero inicial que, en muchos casos, supera los $ 20.000.

También la firma fue imputada por publicidad engañosa ya que promete que sus productos garantizan una “juventud duradera”. Además, la promoción se hace a través de su página web, Facebook y mediante la utilización de influencers, lo cual vulnera la obligación de brindar atención y dar trato digno y equitativo a los consumidores.

Por otro lado, la empresa establece cláusulas abusivas en su contrato ya que si el consumidor tuviese algún problema se le induce a reclamar en el estado de Utah, Estados Unidos. Esto está prohibido por la legislación argentina.

La Ley de Defensa del Consumidor establece sanciones que llegan a los 5 millones de pesos para aquellos proveedores que no respeten los derechos de las y los consumidores.

Notas relacionadas