Quiche florentine (con espinacas) la reina de las «tartas» fáciles y diferentes – Revista Para Ti
 

Quiche florentine (con espinacas) la reina de las "tartas" fáciles y diferentes

Un clásico de la cocina europea para empezar a disfrutar del fin de semana y del tiempo de relax -que tanto ansiamos y nos merecemos- comiendo algo rico y fácil de preparar.

Una receta ideal para esos momentos en los que te faltan las ganas de cocinar pero te sobran las de sentarte a descansar, comer algo rico y ver tus series o películas favoritas.

Los quichés son una especie de pizza o de tarta que se elaboran con una preparación de huevos batidos y crema de leche fresca y espesa (denominada migaine), mezclada con verduras cortadas, y/o productos cárnicos (panceta, jamón en tacos), con la que se rellena un molde que previamente se forra con masa. 

La palabra proviene del vocablo Küche en el dialecto lorenés, hablado en la región de Lorena, en el noreste de Francia y ya fronterizo con Alemania. Deriva a su vez del alemán Kuchen (pastel). El platillo proviene de esta región francesa y consiste en una tarta salada abierta elaborada con masa brisa (masa quebrada) a la que se vierte una salsa batida de nata fresca (en francés, crème fraîche) y huevo denominada migaine.

Tradicionalmente, la "migaine" suele aromatizarse con pimienta negra nuez moscada molidas. Esta receta original es conocida de la que proceden todas las demás variantes de quiche. Al principio, el relleno se componía solo de huevos y crema de leche fresca en algunas ocasiones a la que se le podía añadir queso gruyere rallado, en versiones más actuales. Pero en el siglo XIX, se le añadieron las pequeñas tiras o tacos de panceta magra, fresca o ahumada, que caracterizan la quiche lorraine de hoy en día.

Esta receta se hizo tan popular que cruzó fronteras y actualmente ya hay diferentes variantes, que están alejadas de la receta original.

Esta receta es la famosa quiche florentine, que lleva espinacas y es parte importante de la dieta mediterránea. Para esta versiónla recomendación es servirla con un poco de ensalada fresca, pero en estos días de bajas temperaturas, bien se puede reemplazar por una rica sopa crema.

Ingredientes

4 cucharadas de aceite / 2 cebollas grandes en rebanadas finas / 350  g de espinacas lavadas, sin tallo y picadas / 2 huevos / 2 yemas de huevo / media taza de crema de leche / media taza de leche / 1 cucharadita de mostaza / nuez moscada, pimienta de Cayena, a gusto / 1  taza de queso rallado / sal y pimienta

Preparación

  1. Colocá un disco para tarta en una tartera, cortá los excedentes, pinchá con un tenedor y refrigerá 30 minutos.
  2. Precalentá el horno a 200 °C y horneá la masa sin el relleno durante 10 minutos. Déjala enfriar y reservá.
  3. Ahora, bajá la temperatura del horno a 180 °C. En un bowl batí los huevos con las yemas, la cremar, la leche, la mostaza, las especias, sal y pimienta.
  4. Agregá la cebolla y las espinacas cortadas, incorporá el queso y mezclá muy bien todo.
  5. Rellená la base del quiche con la mezcla y llevá todo al horno durante 45 minutos o hasta que la superficie esté dorada. Retirá del horno y dejá enfriar durante 10 minutos antes de servir.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig