La trágica historia de amor de John Kennedy Junior y Carolyn Bessette: llevaban 3 años de casados, tenían una relación intensa y estaban haciendo terapia de pareja – Revista Para Ti
 

La trágica historia de amor de John Kennedy Junior y Carolyn Bessette: llevaban 3 años de casados, tenían una relación intensa y estaban haciendo terapia de pareja

Una historia de muy alto perfil mediático, ya que él era el heredero de uno de los clanes más prestigiosos de la política norteamericana y su vida -desde niño,-ya había sido marcada por la tragedia. Todo parecía encaminarse cuando contrajo matrimonio con la bella publicista que la prensa y el público adoraban y, si bien luchaban por mantener su relación a flore, la muerte se cruzó en sus caminos prematuramente. Y también sumó elementos a la teoría que habla de los Kennedy como una familia "maldita".
News
News

Carolyn y John John habían sido participados a la boda de su prima Rory Kennedy, la hija menor de los hijos de Bobby y Ethel Kenney. Sin pensar ni por un segundo lo que les pasaría, invitaron a viajar junto a ellos a Lauren, una de las hermanas de Carolyn. Eran John quien iba a pilotear la flamante avioneta Piper Saratoga que había comprado solamente tres meses atrás.

John y Carolyn paseando su mascota en Nueva York. Foto: Internet

Era 16 de julio de 1999 y a las 8.38 pm local partieron desde Nueva Jersey rumbo al aeropuerto de Hyannisport de Martha's Vineyard, en Masschussets. Tras una hora de vuelo entraron en una zona de dense niebla en la que el heredero de la dinastía Kennedy tuvo que volar a ciegas y, fruto de su inexperiencia (se dijo una vez acaecido el accidente) la aeronave se precipitó al medio del océano, y sus tres ocupantes murieron en el acto.

Foto: IG

Tardaron dos días encontrar sus cuerpos y hubo todo tipo de especulaciones al respecto: se llegó a decir que había sido un atentado. Aunque, quienes conocían de cerca a JFK Jr. pensaron que su personalidad, aventurera y despreocupada, lo había llevado a ese trágico final.

Foto: IG

Acostumbrado desde muy chico a estar en el ojo público, el joven de 38 años vivía el acecho de los medios como algo cotidiano. Era el único hijo varón de John Fitzgerald Kennedy y de Jackeline Bouvier Kennedy y reunía todas las características para ser reconocido en el clan más famosos y poderoso de EE UU como su príncipe, heredero natural de las aspiraciones políticas de su familia.

Foto: IG

Los que lo conocieron afirmaban que era un triunfador en su vida profesional, que físicamente había heredado lo mejor de sus padres y que también tenía un carisma indiscutible que le veneraban mucho los integrantes de su partido ( el Demócrata) y también los del bando contrario. Aunque, por otro lado, también dicen que poseía una personalidad compleja, curtida por el asesinato de Dallas y por esa misma exposición pública que vivió desde muy chico.

Foto: IG

“Fue su error de juicio lo que llevó a su muerte, la de su mujer y la su cuñada”, sentencia el historiador Steven Gillon en una extensa biografía bajo el título America´s Reluctant Prince, en la que examina su vida y trata de recomponer las horas previas al trágico accidente. “No hay que darle más vueltas. John es responsable de su imprudencia y solo John”, añadió.

Foto: IG

Dicen que era un adicto a la adrenalina al que le gustaba coquetear con el peligro. Volar, dice, era un escape físico para él, que usaba al deporte como método para calmar su ansiedad. Cuidaba mucho su físico y hacía de todo: era común verlo por las calles de Nueva York andando en bicicleta.

Foto: IG

Como es sabido, esta no fue la única tragedia que sacudió a la familia Kennedy, ya que John era el hijo de John F. Kennedy, uno de los presidentes de Estados Unidos convertido en mito por su forma de gobernar y por su trágica muerte tras el disparo de un francotirador mientras saludaba desde su coche oficial al público que le esperaba en Dallas, un hecho que sin dudas no sólo cambió su vida y la de su familia, sino de la política (y la historia) de los Estados Unidos.

Foto: IG

Por su parte, Carolyn era una atractiva y elegante publicista que fascinó a los admiradores del "príncipe" de la familia Kennedy, considerada la "realeza" estadounidense. La prensa adoraba verlos juntos y sus salidas ocupaban las tapas y páginas de las principales revistas de la época.

Foto: IG

Se casaron en una ceremonia muy íntima en Cumberland Island, el 21 de septiembre de 1996. Dicen que el matrimonio no fue tan idílico como se creía y que, de hecho, tuvieron que luchar bastante para no separarse. Estos datos están detallados en The Kennedy Heirs (Los herederos de Kennedy), un libro del escritor J. Randy Taraborrelli.

Foto: IG

El autor, según detalla la revista People, afirma que John y Carolyn se amaban pero que tenían enormes diferencias y que desde el principio tuvieron una "relación intensa".

Foto: IG

Él quería que ella lo conociera más allá de la imagen que todo el mundo tenía –el hijo del presidente–, y ella tuvo que luchar mucho para encajar en aquella familia tan poderosa: los primeros encuentros con el clan la dejaron descolocada, enfrentada a un símil de exámenes de conocimientos de actualidad que a veces la aturdían y ante los que no sabía cómo contestar.

Foto: IG

Su novio y después esposo no terminó de darse cuenta de lo difícil que le resultaba a ella estar en el punto de mira, familiar y público. Tampoco ayudó demasiado a apaciguar las aguas la enfermedad de Anthony Radziwill, hijo de Lee Radziwill (primo de John) cuya prematura muerte fruto de un cáncer lo devastó por completo, dado que tenía una relación muy cercana con él. Dicen que se encerró en el dolor y que se distanció de su mujer: "En aquel tiempo a Carolyn le resultó muy difícil acceder a él".

Steven Gillon afirma que ella “se sentía atrapada”, basándose en las conversaciones personales que mantuvo con John y con amigos muy próximos. Por su parte, Taraborrelli afirma que en 1988 Bessette volvió a acercarse a un viejo amigo, alguien en quien confiar y que una noche fue a su departamento para charlar y hubo un momento en que se besaron. Ella se dio cuenta, le dijo que no entendía lo que estaba haciendo y se fue. Contó el incidente a su marido y dos días después el timbre de la puerta de ese amigo lo despertó a las dos de la madrugada. Cuando abrió se encontró a un John Kennedy Jr. enfurecido que le dio un puñetazo y le adviritió: "Aléjate de mi maldita esposa".

En abril de ese mismo año la pareja acudió a terapia para mejorar su relación. Según el autor del libro porque "John no quería ser uno de esos hombres Kennedy a los que no les importaba cómo se sentían sus esposas".

Meses después llegó la invitación de boda a la que jamás pudieron llegar. Carolyn al principio no quería asistir pero después cambió de opinión porque sabía lo que significaba para su marido e invitó a su hermana a acompañarlos en ese fatídico vuelo.

Foto: IG

Según Taraborrelli, cuando murieron ambos trabajaban en su relación y pensaban que tenían todo el tiempo del mundo para resolverlo. Su conclusión es sencilla y complicada al mismo tiempo: "Realmente se amaban pero ¿fue suficiente considerando todo lo que funcionaba alrededor en su contra". Una pregunta que jamás tendrá una respuesta.

 

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig