Los amores de película de Alain Delon – Revista Para Ti
 

Los amores de película de Alain Delon

El reconocido actor francés que hoy tiene 85 años tuvo una vida amorosa tan cinematográfica como su carrera: una personalidad enigmática y una apariencia casi magnética lo volvieron un hombre irresistible para muchas mujeres, que fueron sus grandes amores.
News
News

Alain Delon, la leyenda del cine tiene actualmente 85 años y se recupera de un ACV que el año pasado lo dejó entre la vida y la muerte. Vive recluido en su mansión de Douchy, al sur de París, donde asegura que quiere ser enterrado.

Su última aparición pública fue en mayo de 2019 (tres meses antes de su accidente cerebro vascular), en el Festival de Cannes, un certamen en el que había presentado El gatopardo (Il Gattopardo) (1963), Nouvelle Vague (1990) o El regreso de Casanova (Le retour de Casanova) (1992), donde recibió una Palma de Oro de Honor por su trayectoria.

Alain Delon ante de sufrir un ACV. Foto: IG

En Cannes, justamente, fue donde comenzó su carrera: allí por primera vez en 1956, fue invitado por una de sus muchas conquistas, pese a que todavía no había rodado ninguna película su físico y descaro no tardaron en darlo a conocer y en facilitarle el salir de esa edición con una buena agenda de contactos.

Foto: IG

"Si no hubiera sido actor estaría muerto. El cine era mi destino", reconoció en 2017 en la revista Paris Match el intérprete, nacido en Sceaux, en la periferia de la capital francesa y en el seno de una familia desestructurada que le hizo acabar en manos de unos padres adoptivos.

Se inició en su profesión de forma autodidacta por petición expresa de su primer director, Yves Allégret, quien en 1957, con Quand la femme s'en mêle, le dio un consejo que se convirtió en su mantra: "Sé tú, no actúes".

Foto: IG

Trabajó con cineastas que lo convirtieron no sólo un ícono del cine francés de los años '60 y '70, sino en uno de los grandes emblemas de la cinematografía internacional.

En 1960 llegó su consagración de la mano de Luchino Visconti con Rocco y sus hermanos (Rocco e i suoi fratelli), pero en su filmografía destacan igualmente títulos como La piscina (La Piscine) (1969), de Jacques Deray, o, en ese mismo año, El clan de los sicilianos (Le clan des siciliens), de Henri Verneuil.

"Fueron las mujeres que me han amado las que me hicieron meterme en esta profesión y las que lucharon por mí", recordó el actor en Cannes. Sus ojos azules, su estilo elegantemente desprejuciado y su apariencia lo convirtieron en un ícono de la sexualidad masculina.

Sus romances

En los años ´50, el protagonista de Borsalino conoció a la cantante italiana Dalida. Mantuvieron un romance tan fogoso como secreto. En 1972 grabaron a dúo la versión de Parole, dado que Delon también fantaseó con cantar aunque sin mayor repercusión. En aquella grabación, las miradas cómplices entre él y ella hablaban de una gran relación y un fuego que aún no se había apagado. "Guardo una gran fidelidad a la amistad con Dalida. Comenzamos juntos nuestras carreras, siendo muy jóvenes éramos vecinos en un hotel cerca de los Campos Eliseos y creo que la grandeza artística de ella, más que su voz y cómo cantaba, era su gran humanidad", reconoció el actor. Dalida se suicidó en 1987. Alain, consternado, no dudó en asistir a los funerales.

Delon y Dalida grabaron Parole, un éxito musical de la época. Foto: IG

Con quien sí mantuvo Delon una larga relación de amor, que se transformó en uno de los romances más sonados de todos los que tuvo con compañeras de trabajo, fue con Romy Schneider. El actor la conoció en 1958 en el rodaje de Christine, de Pierre Gaspard-Huit, cuando ella ya era famosa gracias al éxito de Sissi, mientras el recién iniciaba su carrera.

Delon y Schneider, la pareja "it" del cine. Foto: IG

Los llamaban los "novios de Europa": en 1959 se habían comprometido en la casa de los padre de ella. Pero, tras cinco años de relación, Delon rompió con ella por carta para irse junto a la modelo y actriz Nathalie Canovas. Cuenta la leyenda que a su regreso a París, tras una estadía en Hollywood, Schneider descubre un ramo de rosas Baccara (de un rojo tan intenso que casi parece negro) y unas breves líneas: “Me he ido a México con Nathalie. Mil cosas. Alain”. Algo más tarde recibe una carta más completa —de 15 páginas— en las que el actor se despide con algo más de elegancia y explica su marcha con la que se convertirá en su primera esposa y con quien tendrá a su primer hijo, Anthony. “La razón me obliga a decirte adiós. Hemos vivido nuestro matrimonio antes de casarnos. Nuestro trabajo nos arrebató toda esperanza de sobrevivir (…) te devuelvo tu libertad dejándote mi corazón”, escribió Delon. Aunque el actor habría desmentido esa escena, esta sigue rememorándose cuando se evoca su relación.

Alain y Nathalie. Foto: IG
La pareja junto a Anthony, su primer hijo. Foto: IG

Nathalie conoció a Delon en 1962 por casualidad en una discoteca de París, cuando la fama del actor estaba en pleno auge. Dos años después, en los Estados Unidos, hace su hijo Anthony. La pareja se divorció en 1969, pero mantuvo una relación cercana desde entonces. Ella siempre asumió que Delon nunca había dejado de estar enamorado de Schneider con la que ese año se reencontró en la película La piscina, un filme con una importante carga erótica en cuyo rodaje volvió el romance entre ambos actores acabando de nuevo poco tiempo después, según se rumoreaba en aquel entonces. De cualquier manera, los actores siguieron teniendo contacto hasta 1982 cuando la actriz austríaca se suicidó por no haber podido superar la pérdida de uno de sus hijos.

La vocalista de Velvet Underground encandiló al actor francés. Foto: IG

Sin embargo, entre ambos episodios, el actor tuvo tiempo para cruzarse con la cantante alemana Christa Päffgen, mucho más conocida como Nico y por su participación en los primeros tres álbumes de la banda Velvet Underground, formada por Lou Reed y John Cale. Nico era parte de la escena artística (era amiga personal de Andy Warhol) una mujer enigmática y muy atractiva que encandiló al actor. De ese encuentro habría nacido su hijo Christian Aaron Boulognecuya paternidad al actor nunca admitió.

El pequeño Christian quien hoy sigue luchando por el reconocimiento de su padre. Foto: IG
Nico y Chris. Foto: IG

No obstante, pese a que su demanda inicial fue rechazada en 2001, Ari Boulogne sigue empeñado en lograr el reconocimiento. Lo curioso del caso es que el fotógrafo fue criado por la madre de Delon, Edith Boulogne, y hasta lleva su apellido. Además, tiene un parecido innegable con el francés.

No obstante, si hay que hablar de una relación duradera en la vida del actor, la que mantuvo con la famosa actriz Mireille Darc sobresale de entre las demás, con sus 15 años compartidos, justamente hasta el año de la muerte de Schneider. "Soy un hombre muy difícil, celebro que Mimi haya estado conmigo tanto tiempo", reconoció alguna vez.

Delon y Mimi, su relación más duradera. Foto: IG

"Hago tres cosas muy bien: mi trabajo, tonterías e hijos", dijo alguna vez el actor. En 1987 se concretaría el inicio de su último romance formal con la modelo, actriz y escritora holandesa Rosalie Van Breemen. La conoció en el rodaje de su clip Comme au cinema. La atracción fue tal que, inmediatamente, comenzaron a salir. Él le llevaba 31 años, pero la diferencia de edad no se notaba. Tuvieron dos hijos: la actriz Anouchka, que es la debilidad de su padre, y Alain-Fabien.

Con Rosalie tuvieron dos hijos. Foto IG

En 2002, la relación terminó: según trascendió, por primera vez en su vida, fue la mujer quien decidió dejar al eterno galán. Esta vez, el tercero en discordia dicen que fue un empresario multimillonario de la industria óptica. La ruptura fue un shock para el actor, desacostumbrado a que sean ellas la que tomaran la decisión de poner punto final a la pareja.

Foto: IG

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig