Agustina Lynch: best-seller de literatura infantil y “funcional”

Su primer cuento, “La vaca en su hamaca”, inducía al sueño de los chicos ¡y fue un éxito! En su nuevo libro, “La vaca y la espinaca”, apunta a promover la alimentación variada. ¿Cómo hace para que la intención no mate la ilusión?
Agustina Lynch dejó la abogacía para dedicarse a hacer libros para chicos y un S:O.S. para padres. Foto: Gentileza autora.

Agustina Lynch vuelve a la fórmula del cuento de su primera obra, “La vaca en su hamaca” –sobre un personaje al que le costaba dormirse- para abordar otro tema que interesa a los padres y que forma parte de los temas recurrentes de la literatura infantil: un personaje y lo que le gusta (y no) comer.

“Cuando mi hijo menor tenía 3 años tardaba siglos en dormirse, casi dos horas. Probé un montón de métodos y ninguno funcionaba. El terminaba agotado, y nosotros también. Hasta que un día se me ocurrió contarle un cuento sobre una vaca que se subía a su hamaca y, a medida que se iba balanceando, se le iban durmiendo, de a poco, cada parte del cuerpo–recuerda Agustina- Repetía frases en cada oportunidad que podía, por ejemplo: la vaca se hamacaba para adelante y para atrás, porque les da seguridad a los chicos saber lo que va a venir. Con mi cuento ¡se durmió en 15 minutos! Al día siguiente probé nuevamente y lo logré una vez más”.

Agustina escribe libros para ayudar a los padres en su tarea diaria, pero que atraen a los más chicos. Foto: Gentileza autora.

Tras escribir el cuento que había inventado unas noches atrás lo compartió con sus hermanas. “Al día siguiente una me llamó y me dijo: Mi hijo se durmió con tu cuento. Entonces decidí que quería publicarlo, y logré editarlo y publicarlo yo misma”, cuenta Lynch, mamá de 3 varones.

El éxito del cuento fue instantáneo, y para Agustina Lynch –con título de abogada pero sin ejercer desde hace 6 años- también empezó una nueva historia como escritora. “Me imagino un cuento dedicado a los chicos, pero que les sirva a los grandes”, explica su punto de partida para empezar a escribir.

Para cada problema y desafío… un libro

La vaca y la espinaca, editado por El Ateneo, es un cuento para ayudar a los chicos a probar nuevas comidas y su origen es similar a su antecesor. “Mi hijo no quería comer nada nuevo, sólo fideos. Así empezó a formarse la idea, ahora mi querida vaca Paca esta vez tenía miedo de probar espinaca”. El libro apunta a chicos a partir de 3 años y tiene ilustraciones de Diego Barletta.

Y, otra vez, la autora se inspiró en las demandas (y adversidades) de la vida diaria de los padres, pero invitando a leerles a los chicos un cuento como a ellos les gusta, con rimas e interpretando los sonidos de los animales. “Poder contar con un cuento que de algunos tips para ayudar en estos temas tan fundamentales es muy valioso. No hay que obligar a los chicos a comer. La idea es tratar de buscarle la vuelta. Si no come, ver la forma de que al menos pruebe nuevos sabores, sin retos, ni amenazas”, advierte Agustina que ya está pensando en su próximo libro que tendrá que ver con otro capítulo clave de la crianza: las pataletas y los berrinches. “Por ahora estoy con la idea. Aún no empecé a escribirlo, pero tengo el título: La vaca se empaca”.

“La vaca y la espinaca” fue publicado por El Ateneo. Foto: Gentileza autora.
Ir Arriba