Así se recicló un antiguo PH en San Telmo, pensado para vivir y crear – Para Ti
 

Así se recicló un antiguo PH en San Telmo, pensado para vivir y crear

Es el nuevo espacio del arquitecto Julio Oropel que, además de su vivienda, funciona como un refugio creativo. El metal es protagonista de una casa llena de colores, verde y objetos de arte.
Deco
Deco

La nueva casa del arquitecto Julio Oropel, en San Telmo, es un verdadero refugio creativo. Es una antigua casona porteña reciclada con el metal como protagonista, y con grandes ventanales con visión al verde.

Un living lleno de arte e identidad. Foto: Diego García.

Los colores, formas y texturas de su colección de  objetos -joyas de diseño- le dan su sello más particular.

El diseño de autor es clave en el interiorismo de este viejo nuevo PH porteño. Foto: Diego García.

“Estuve buscando un lugar en la ciudad durante mucho tiempo. Quería que tuviera un espíritu diferente y que fuera no solo una casa sino también un centro de inspiración, creatividad e investigación”, cuenta Julio Oropel.

La mesa es la estrella de la casa. Foto: Diego García.

La reina de este ambiente es una mesa de cinco metros. “Es el lugar para comer, hablar, investigar, disfrutar”, se entusiasma el arquitecto y diseñador.

Un rincón especial, con un sillón y parte de la colección de teteras del dueño de casa.

Esculturas, tallas de madera, muñecos, piezas de céramica… La casa de Oropel es un festival de objetos, muchos de ellos recuerdos de sus viajes por el mundo. Funcionan como si fuera un ecléctico museo, frente a la rampa que conecta con el piso superior y son la base de la deco de este ambiente.

Objetos de arte, diseño y recuerdos de viajes. Foto: Diego García.
Los objetos aportan calidez a la estructura metálica. Foto: Diego García.
"Objetos con alma, identidad y recuerdos". Así los define el dueño de casa, Julio Oropel. Foto: Diego García.

Además, le aportan a la estructura metálica un abanico de texturas y colores únicos. “La casa está llena de objetos. Me gustan los que identifican lugares, los que cuentan historias, las artesanías, libros, revistas, las lámparas de diseño. Estos elementos tienen alma, identidad y recuerdos. Dan riqueza al espacio. Todos esos objetos están poblando el lugar y son mi gran fuente de inspiración y placer”.

La luz que llega del patio interno baña el ambiente principal de la planta baja de la casa. Foto: Diego García.

El estilo industrial enriquecido con arte y calidez

Uno de los sellos distintivos de “la casa Oropel” es la fuerte presencia del metal que aporta un toque industrial que combina perfectamente con la antigua estructura de la casa.

La mesa colmada de objetos, igual que los estantes. Foto: Diego García.

“La idea es que la presencia de metal, del plateado del mismo, pueda permanecer como un elemento expresivo, casi brutalista”.

Una gran rampa con malla metálica conecta la planta baja con el piso superior.

La cocina mantiene el sello de metal más objetos que está presente en toda la casa.  El piso es de cemento alisado. Tiene una isla de acero quirúrgico con el horno y el anafe y lámparas colgantes blancas en la parte de trabajo.

La cocina del arquitecto, mini y cancherísima. Foto: Diego García.

La mesada es de acero, con la bacha integrada. Los estantes, de perfiles galvanizados, exhiben objetos de madera, de viajes, y parte de la colección de teteras.

El escritorio de Julio Oropel. Foto: Diego García.

El estudio superior es un lugar reservado para la creación, “para generar corrientes de investigación en diseño y espacialidad”.

El arquitecto mantuvo la fachada original y el viejo ladrillo colonial de tamaño que pintó con cal. La idea fue contar con esta permeabilidad y transparencia visual a través de la malla, a través del ventanal que da al jardín delantero.

Un PH porteño con naturaleza viva. Foto: Diego García.

Las plantas y espacios verdes son fundamentales. “Planeo hacer un invernadero para insectos y plantas especiales. Quiero disfrutar de la naturaleza, el sol, el verde”.

El dormitorio en la planta alta. Foto: Diego García.

Grandes ventanales le aportan al dormitorio una luminosidad excepcional y privilegiada vista al verde. El detalle más llamativo es el respaldo de cama: un panel de Paula Herrero. Este encubre un placard espejado detrás. Sobre la cama, un cover de Ikea y un pie de cama artesanal de lana tejido.

Un rincón del dormitorio, con superficies y accesorios para el relax. Foto: Diego García.
Otro detalle arty de la casa, en el cuarto. Foto: Diego García.

El piso tiene malla metálica y debajo de la cama se colocó una piel de oveja. Siguiendo el mismo patrón de toda la casa, las bibliotecas son del mismo perfil que se usó en la obra: acero galvanizado. También hay un sector de plantas de exterior.

La terraza del PH de San Telmo. Foto: Diego García.

Producción. Marité Rizzo. Fotos. Diego García.

Más información: parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig